Corea del Norte aumentó la vigilancia a sus ciudadanos

Los norcoreanos deben recurrir a métodos ilegales para comunicarse
Amnistía Internacional (AI) denunció el viernes en Corea del Sur que el gobierno de Kim Jong-un ha endurecido las medidas de control de las comunicaciones de sus ciudadanos con el mundo exterior, medida que se enmarca en un crecimiento en el desarrollo de las telecomunicaciones del país.

"El régimen de Kim Jong-un cuenta ahora con equipos de telecomunicaciones para vigilar a sus ciudadanos y reprimir contactos ilegales, como llamadas internacionales", denunció Arnold Fang, investigador en Asia Oriental de AI, en una rueda de prensa en Seúl.

AI presentó en la capital surcoreana su informe "Conexión denegada: restricciones a los teléfonos móviles y la información del exterior en Corea del Norte", en el que denuncia el "control total" de la información por parte de Pyongyang y las violaciones de los derechos humanos derivadas de esta situación.

Corea del Norte suma unos tres millones de usuarios de teléfonos móviles pero éstos no pueden realizar llamadas internacionales ni tampoco acceder a internet ya que el gobierno no lo permite.

Esto ha desencadenado que los norcoreanos con familiares en el extranjero recurran a móviles de contrabando adquiridos en zonas fronterizas o en el mercado negro, lo que para la mayoría de la población igualmente es casi inaccesible, según expresa el informe de AI.

Incluso quienes logran hablar con un pariente, luego deben pagar sumas que llegan hasta los US$ 200 por minuto. Según AI, estos se enfrentan a fuertes castigos si las autoridades norcoreanas pinchan la conversación y descubren a los culpables.

"Hablar con un familiar que ha huido a Corea del Sur es considerado un delito de espionaje o incluso traición, y se paga con la reclusión en un campo de trabajos forzados", explicó Fang.

Al margen de las llamadas telefónicas, desde su llegada al poder en 2011 Kim Jong-un ha reforzado el control de la frontera con China para evitar deserciones y contactos no autorizados con el exterior, según el informe de AI, elaborado a partir de los testimonios de 17 refugiados y 19 expertos de diversas áreas.

La organización internacional busca destacar la represión de las comunicaciones en la campaña internacional para denunciar los abusos del régimen norcoreano, que incluyen desde ejecuciones sumarias hasta torturas y persecuciones por motivos políticos, religiosos o de género, según un informe de la ONU de 2014.

El pasado noviembre la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó una resolución no vinculante para condenar las violaciones de los derechos humanos del régimen norcoreano.
Fuente: EFE

Populares de la sección