Corea del Norte prueba nuevo misil y desafía a Estados Unidos

La tensión crece luego de sanciones impuestas contra Kim Jong-Un
Corea del Norte efectuó ayer un tiro de prueba de un misil balístico lanzado desde un submarino (SLBM), un día después del anuncio de Washington y Seúl del despliegue de un avanzado sistema de defensa antimisiles en Corea del Sur. El lanzamiento fue al parecer un éxito pero el misil explotó luego durante el vuelo, declaró el ministerio surcoreano de Defensa en un comunicado.

El misil, lanzado desde un submarino de 2.000 toneladas de clase Sinpo, alcanzó una altitud de 10.000 metros antes de explotar en pleno vuelo, explicó la agencia de prensa surcoreana Yonhap. Corea del Norte ya había probado un SLBM el pasado 23 de abril.

El lanzamiento fue saludado por el número uno norcoreano, Kim Jong-Un, que lo calificó de "éxito revelador" y afirmó que Pyongyang disponía de la capacidad de golpear a Corea del Sur y Estados Unidos cuando quisiera.

"Corea del Norte no cesa de violar las resoluciones de la ONU lanzando constantemente misiles balísticos", declaró el ministerio surcoreano de Defensa.

La tensión va en aumento desde que Pyongyang efectuó en enero su cuarto ensayo nuclear, seguido de una serie de disparos de misiles con la intención, según los analistas, de demostrar que Corea del Norte progresa en su objetivo de poder alcanzar a Estados Unidos. El lanzamiento norcoreano se produjo al día siguiente del anuncio por Washington y Seúl del despliegue en Corea del Sur de uno de los sistemas de defensa antimisiles más perfeccionado del mundo, el THAAD (Terminal High Altitude Area Defence).

El THAAD dispara misiles capaces de interceptar y destruir misiles balísticos cuando aún están en el exterior de la atmósfera, o que acaban de entrar en ella.Una batería THAAD ya está instalada en la isla estadounidense de Guam, en el océano Pacífico. Japón también está analizando la posibilidad de equiparse con este sistema.

Los dos aliados llevaban desde febrero hablando del proyecto, justo después de que el Norte disparara un cohete de largo alcance, lo que se consideró como un ensayo balístico disimulado.

El plan de despliegue del sistema THAAD en Corea del Sur desató la indignación de China y Rusia que consideran que se trata de una maniobra peligrosa de Estados Unidos en la región.
Este despliegue fue anunciado después de que Washington incluyera el miércoles a Kim Jong-Un en su lista negra de sanciones contra individuos, alegando graves violaciones de los derechos humanos.Dichas sanciones podrían resultar fundamentalmente simbólicas, pero Corea del Norte reaccionó el viernes con extrema virulencia y avisó de que rompería todos los canales diplomáticos si no se levantaba la medida.

El ministerio norcoreano de Exteriores dijo que estas sanciones constituyen "el acto más hostil" de Estados Unidos y equivalen a "una declaración de guerra abierta". El ministerio prometió que Pyongyang tomaría "réplicas extremadamente fuertes" en respuesta a estas sanciones, sin dar más precisiones. Añadió que los problemas que surjan en las relaciones con Estados Unidos "serán inmediatamente tratados de acuerdo con las leyes en tiempos de guerra".

Corea del Norte difunde a menudo declaraciones beligerantes contra Estados Unidos pero esta última referencia a los "tiempos de guerra" es inusual. Los analistas estiman que habrá más reacciones de este tipo en respuesta a las sanciones estadounidenses.

El régimen de Kim Jong-Un ha multiplicado los disparos de misiles, y según los expertos, está avanzando para poner a punto un misil intercontinental capaz de llevar una carga nuclear hasta el continente americano. (AFP)

Populares de la sección