Corea del Sur en vilo por moción para destituir a su presidenta

La mandataria está acusada de corrupción y hoy se resuelve su futuro
El Parlamento de Corea del Sur dio entrada ayer a una moción de destitución de la presidenta Park Geun-hye, implicada desde hace semanas en un escándalo de corrupción que sacude al país y paraliza el gobierno. El texto, que acusa a Park de haber violado la Constitución y de delitos penales por no haber protegido al pueblo de la corrupción y el abuso de poder, será votado hoy en la asamblea nacional.
Si finalmente se adopta la moción, el Tribunal Constitucional deberá aprobarla y, si lo hace, Park se convertiría en la primera presidenta surcoreana elegida democráticamente en no terminar su mandato de cinco años.

La presión de la opinión pública fue clave para que un número suficiente de diputados del partido conservador de la mandataria, el Saenuri, decidiera apoyar la moción junto a la oposición. Para ser adoptada necesita dos tercios de los votos del parlamento.

La semana pasada, el texto tenía el apoyo de 171 diputados independientes y de oposición de un total de 300, por lo que todavía faltaba el apoyo de los 29 miembros del Saenuri, que ahora parecen estar dispuestos a votarlo.

La presidenta dijo que aceptaría una destitución parlamentaria pero que seguiría en el cargo durante el análisis del Tribunal Constitucional, un proceso que puede durar meses.

Durante ese período quedaría suspendida de sus funciones, que asumiría el primer ministro, con lo que en los hechos no ejercería como presidenta.

Este proceso es el resultado de semanas de crisis, que llevó a millones de personas a salir a las calles para pedir a los partidos políticos que destituyeran a Park en caso de que rechace dimitir.
"El proceso de destitución y su resultado establecerán nuevas normas para la gobernanza del Estado", dijo Kim Moo-sung, el líder de los diputados opositores. "Estoy seguro de que los abusos de poder se reducirán", añadió.

El principal grupo de oposición, el Partido Democrático, rechazó predecir el resultado del voto pero parece optimista.

¿Por qué la juzgan?

El caso que hace tambalear la política surcoreana gira alrededor de Choi Soo-sil, confidente e íntima amiga de la presidenta, que habría usado su influencia sobre ella para enriquecerse e incidir en sus decisiones políticas.

Choi Soon-sil fue detenida en noviembre y está esperando a ser juzgada por coacción y abuso de poder.

Park está acusada de haber ayudado a Choi a operar sobre varias empresas para que hicieran donaciones controladas por la confidente y que presuntamente usaba para sus gastos personales.
Samsung hizo la mayor donación, de 20.000 millones de wones (unos US$ 17 millones), seguido por Hyundai, SK, LG y Lotte, cuyos responsables comparecieron el martes ante una comisión investigadora.
Los diputados también agregaron como motivo para apoyar la moción de destitución el papel de la mandataria tras el naufragio de un ferry en 2014 en el que murieron 304 personas, en su mayoría estudiantes.

La gestión del gobierno durante la catástrofe fue muy criticada y la prensa se preguntó por qué Park tardó siete horas entre el momento del naufragio y la primera reunión del gabinete sobre el tema.
Los medios manejan distintas teorías, ninguna de ellas confirmada, como que Park estaba en una cita amorosa, celebrando un ritual chamánico o en una operación de cirugía estética.

La Casa Azul, la sede de la presidencia surcoreana, desmintió todas estas teorías pero no explicó dónde estaba la mandataria.

La moción de destitución acusa a Park de no haber reaccionado de manera adecuada al naufragio, violando su deber constitucional de proteger la vida de sus conciudadanos.

Fuente: AFP

Populares de la sección