Coronel uruguayo de la dictadura fue condenado en Argentina

Manuel Cordero fue sentenciado a 25 años por su participación en Plan Cóndor
Varios ex militares de Argentina y Uruguay, entre los que se encuentra el coronel uruguayo retirado Manuel Cordero y el último dictador argentino Reynaldo Bignone, fueron condenados ayer por la Justicia argentina, acusados de participar en el Plan Cóndor durante las dictaduras que asolaron el continente sudamericano durante las décadas de 1970 y 1980. Cordero, de 77 años, fue sentenciado a 25 años de prisión, mientras que Bignone, de 88, deberá cumplir una condena de 20 años.

Manuel Cordero había sido extraditado desde Brasil hacia Argentina en 2010 y estaba detenido en su domicilio hasta que el año pasado la Justicia argentina decidió revocar esa condena domiciliaria para trasladarlo a un centro de reclusión. Cordero fue el único extranjero enjuiciado ayer.

El exmilitar uruguayo fue sentenciado como "partícipe necesario, penalmente responsable de privación de libertad en once casos", según estableció la sentencia. Entre los casos probados contra Cordero destacó el vinculado con la desaparecida María Claudia García, nuera embarazada del poeta argentino Juan Gelman, fallecido en 2014. La diputada Macarena Gelman, nieta del poeta, estuvo presente en los tribunales. Sin embargo, ni Cordero ni Bignone estuvieron presentes mientras se leía su veredicto.

Bignone, por su parte, fue condenado a 20 años como autor "penalmente responsable de integrar una asociación ilícita en el marco del denominado Plan Cóndor", según sentenció el juez Oscar Almirante, quien tuvo la responsabilidad de leer el veredicto.

Bignone fue el último presidente de facto que tuvo Argentina en la dictadura militar que entre 1976 y 1983 dejó unos 30 mil desaparecidos, según contabilizan organismos humanitarios.

La mayoría de los 18 acusados de este juicio, iniciado en 2013 en Buenos Aires, fueron condenados por "asociación ilícita", según el veredicto del juez. Los implicados, en su mayoría sentenciados por otras causas, dieron forma al plan de secuestro, tortura y asesinato de opositores denominado Plan Cóndor, gestado bajo los regímenes dictatoriales en Chile, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia.

En la causa abierta a fines de la década de 1990 y que llegó a juicio recién en el año 2013, se abordó el caso de 105 víctimas del operativo, de los cuales 45 eran uruguayos, 22 chilenos, 13 paraguayos, 11 bolivianos y 14 argentinos.

Algunos testigos viajaron desde distintas partes del Cono Sur para escuchar en Buenos Aires una sentencia que fuera más allá de la condena, como el caso del periodista Federico Tatter, hijo de un militar paraguayo desaparecido tras pasar por el centro de tortura argentino el Olimpo.

"Este es el primer juicio en Latinoamérica que logra arribar a una sentencia que dé por cierto lo que sabemos desde hace décadas: la existencia del plan criminal que significó el Plan Cóndor", destacó la abogada Luz Palmas, del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), una ONG argentina de derechos humanos que representa a varias familias querellantes.

Se considera que es el primer proceso "que permitió desentrañar al Plan Cóndor como sistema criminal e institucionalizado", dijo Palmas.

Fuente: Agencias

Populares de la sección