Cosse ve señales de recuperación en industria tras estancamiento

Ministra considera que Uruguay tiene las bases para iniciar una nueva era
La ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, trazó ayer el estado de situación del sector con los desafíos y oportunidades que tiene el país para ser más productivo y competitivo en sus distintos eslabones de la producción nacional. Durante su disertación en ADM dijo que la producción industrial uruguaya –que se ha mostrado prácticamente estancada en el último par de años– comienza a dar "algunas señales de mejora" que podrían indicar un camino de recuperación.

Sectores como la malta o la industria frigorífica están hoy mostrando un "mayor nivel de actividad" que podrían marcar un quiebre de la tendencia al final de este año, proyectó. Cosse explicó que Uruguay "no está ajeno" a lo que ocurre en la industria mundial y los países vecinos. La pérdida de puestos de trabajo en la industria parece ser una constante no solo de Uruguay. Se trata de un sector cuyo salario está 20% por encima de la media. "Eso es algo bueno", rescató.

Por otro lado, la ministra instó a "tener perspectivas" y "ver los desafíos" a los que puede enfrentarse el país, como un cambio en el modelo de negocios de las empresas con el surgimientos de "grandes monopolios" o el surgimientos de multinacionales tecnológicas como Uber o Airbnb. "No solo es la relocalización de las industrias", advirtió.

La era del robot

El crecimiento "exponencial" de la robótica en la industria y la agricultura es otro de los fenómenos a los que también se debe prestar atención. Según Cosse, para 2019 está previsto que existan en el mundo 2,6 millones de robots industriales. Esa cifra implica un crecimiento de 1 millón respecto a lo que estaban operativos cinco años atrás y 50% de crecimiento respecto al total de 2009. También destacó el crecimiento del 43% en tres años que registraron las impresiones 3D. "Me impresiona el salto en tan poco tiempo", indicó. Además, consideró que la industria 4.0 "es una realidad irreversible". La tecnología que se aplica en estos procesos permite que, por ejemplo, los robots que fabrican distintas línea de producción, accedan a información electrónica con exactitud para conocer cómo deben proceder con cada pieza. Eso permite que cada cliente pueda exigir qué características específicas tenga el producto que desea adquirir.

Pilares

A juicio de Cosse, Uruguay cuenta con un "conjunto de pilares" que pueden ser vitales para la industria del futuro. En primer lugar citó un crecimiento económico sólido basado en fundamentos. Asimismo, destacó el importante stock de maquinaria y equipos que logró incorporar la industria local, por lo que no sería necesario sumar un elevado monto de inversión para elevar la capacidad productiva en lo inmediato. También destacó la calidad del capital humano con el que cuenta el país para esa rama de actividad. De todas formas, consideró que se hace necesario apelar a un "acuerdo nacional para la educación en la ciencia", algo fundamental para mejorar la productividad y competitividad de las empresas.

Por último, la ministra destacó la mejora de la infraestructura física, como ser el tercer país en contar con acceso a fibra óptica en el mundo, "una realidad que no existía hace cinco años". En la misma línea, destacó el cambio de la matriz energética y eléctrica con una sensible disminución del petróleo durante la última década gracias al inversión público-privada.

"Esta matriz se tiene que transformar en una nueva industria", aseveró. En ese marco, adelantó que para el próximo año se buscará ampliar el beneficio en la tarifa de UTE que otorga hoy el decreto para aquellas industrias que son intensivas en energía eléctrica para aprovechar los excedentes a otras empresas que tienen una dependencia menor de esta variable en su estructura de costos.

Populares de la sección