Costo sanitario por tabaquismo triplica la recaudación de Imesi

Estado recauda US$ 193 millones por impuestos pero gasta US$ 711 millones en paliar las consecuencias de fumar
Un uruguayo muere cada dos horas por problemas de salud provocados por el tabaco. Si bien desde el primer gobierno de Tabaré Vázquez se aplican políticas para disminuir su consumo, en el Centro de Investigación para la epidemia del tabaquismo (Ciet) consideran que los esfuerzos no son suficientes.

"Esto se viene abajo en cualquier momento porque nos faltan medidas", dijo a El Observador el presidente de la organización, Eduardo Bianco.

Una caja de cigarros cuesta $130 al público y $60 de ese total corresponden al Impuesto Específico Interno (Imesi). Según informó Telenoche, el Estado recauda cada año US$ 193 millones a través de este tributo, pero el costo directo atribuible al tabaquismo es de US$ 711 millones. En otras palabras, el Imesi no cubre ni un tercio de los gastos que el cigarrillo produce en el sistema de salud.

"Una cosa fueron los primeros cinco años de Vázquez y otra fueron los siguientes de Mujica, en los cuales no hubo aumento de impuesto durante prácticamente cinco años", afirmó Bianco. El segundo gobierno del Frente Amplio subió el Imesi al tabaco una sola vez, por lo que la inflación y el aumento del ingreso de los hogares erosionaron el impuesto. "Hay un indicador que se llama asequibilidad (que mide el poder de compra de cigarros) y Uruguay ahí estuvo desastroso", expresó Bianco.

El Ciet está realizando un estudio en donde aplican un modelo internacional para evaluar la sustentabilidad de las políticas antitabaco uruguayas. ¿Se pueden seguir reduciendo las tasas de consumo?, se preguntan desde la organización.

Si bien el informe va a ser presentado en marzo, Bianco adelantó que de los 130 puntos que se miden, Uruguay obtuvo 63 y está en un rango de no sustentable.

"No es aumentar cada determinado tiempo y lo que me parezca. Se trata de aumentar con criterio de reducir el consumo", dijo.

De hecho, aunque nuestro país está en el puesto 7 de América Latina con respecto a los impuestos al tabaco, baja al lugar 23 en la región si se mide el índice de asequibilidad. "Todavía hay margen para aumentar, estamos hablando de llevarlo a 6 o 7 dólares para que tenga impacto", sostuvo Bianco. En ese caso, las cajillas de cigarros costarían alrededor de $200.

Por otra parte, las políticas antitabaco uruguayas no son sustentables porque el Estado no destina ni un peso de lo recaudado por Imesi en medidas que ayuden a disminuir el consumo. "No lo invierte porque hay una especie de religión en las economías en la que no se pueden destinar cosas específicas a lugares específicos: todo tiene que ir a Rentas Generales", agregó.

Bianco dijo que hay "grupos vulnerables" que necesitan ayuda del gobierno para dejar de fumar: "La personas más pobres tienen el doble de prevalencia que las de mejor nivel socioeconómico". De hecho, el presidente de la Ciep hizo hincapié en "los resultados que se podrían alcanzar" si se destinaran fondos, teniendo en cuenta lo que ya se logró. "En un gobierno que se llamó progresista no se está invirtiendo", afirmó.

Todo lo que se podría evitar

El informe del Centro de Investigación para la epidemia del tabaquismo (Ciet) también tiene en cuenta todo lo que se podría evitar en 10 años si el precio de los cigarros aumentara 30%. Los costos sanitarias disminuirían ya que se ahorrarían US$ 430 millones. Asimismo, el Estado recaudaría US$ 417 millones más por concepto de impuestos. Por otra parte, 2.725 uruguayos menos morirían a raíz de enfermedades vinculadas con el consumo de tabaco y habría 4.491 infartos y eventos cardíacos menos. Además, podrían evitarse 812 accidentes cerebrovasculares y se diagnosticarían 1.591 cánceres menos. Finalmente, no se perderían 65.215 años de vida vinculados a muerte y discapacidad.

Populares de la sección