CPA prevé que inflación alcance 10% en mayo

Obligaría a convocar a Consejos de Salarios del sector público y afecta las expectativas de agentes privados
La consultora CPA Ferrere ajustó sus proyecciones de inflación al alza y reforzó su estimación de que los precios puedan superar la barrera psicológica de los dígitos en los próximos meses. En marzo la inflación se ubicaría en 9,9% y "virtualmente en 10%" en mayo.

"Concretamente, la proyección puntual a mayo es de 9,96%, lo que deja los dos dígitos dentro del margen de error estadístico de los modelos de proyección. Naturalmente, shocks a la baja sobre los componentes volátiles del IPC (frutas, verduras y carnes) podrían evitar que la inflación 12 meses supere el 10%. En ausencia de eventos de este tipo u otras innovaciones, por definición impredecibles, Uruguay podría tener registros de inflación en dos dígitos en la primera mitad del año, algo que no ocurría desde agosto de 2004", recordó CPA.

La consultora explicó que debió revisar al alza sus proyecciones, producto de dos "innovaciones relevantes" como un aumento mayor al esperado del precio del dólar y una política de ajuste de tarifas de servicios públicos y combustibles mayor a la prevista "que priorizó evitar un deterioro adicional del balance fiscal".

Los efectos

Según CPA, actualmente no existen gatillos automáticos que disparen ajustes de salarios ni pasividades en caso de que la inflación supere el 10%. Sin perjuicio de ello, una inflación superior al 10% llevaría al Poder Ejecutivo a convocar al Consejo Superior de Negociación Colectiva del Sector Público aunque no necesariamente para negociar salarios, sino para los efectos de compartir información y analizar las medidas más adecuadas a adoptar.

En tanto, en el sector privado –en los acuerdos salariales firmados desde junio hasta el presente–, prima el criterio definido por Ejecutivo de establecer cláusulas de salvaguarda en caso de que la inflación 12 meses supere el 12%.

Por su parte, el canal de las expectativas, "si bien los efectos indexatorios por motivos contractuales no serían significativos a corto plazo, un aspecto a tener en cuenta es que el compromiso de mantener inflación por debajo del 10% ha sido hasta ahora la única ancla de las expectativas de todo el sistema de precios", señala la consultora.

Por eso, sostiene que una suba de precios por arriba de los dos dígitos "supondría resignar el compromiso creíble sobre la inflación y, en consecuencia, afectar las expectativas favoreciendo un reajuste generalizado de precios". Agrega que dado que la política fiscal "no podrá ser una herramienta" para morigerar la presión de los precios, "es muy probable que a muy corto plazo las autoridades terminen tolerando un nivel de inflación levemente superior al 10%".

Populares de la sección