Crece la incertidumbre sobre el futuro de planta regasificadora

La continuidad del consorcio GNLS está cada vez más comprometida
El gobierno le comunicó por diferentes vías al consorcio GNLS –integrado por la francesa GDF Suez y la japonesa Marubeni– que debe cumplir el contrato vigente o de lo contrario se le ejecutará la garantía de US$ 100 millones que presentaron ante un posible incumplimiento.

Según supo El Observador, la comunicación fue transmitida tanto antes como después de que GNLS comunicara el lunes que no está en condiciones de seguir, como informó ayer El País. La comunicación de GNLS del lunes no decía explícitamente que abandonarán la obra de la regasificadora, pero daba a entender que no está en condiciones de cumplir con el contrato por responsabilidades que adjudica al Estado. El consorcio francés-japonés entiende que hubo un cambio de reglas.

Pero en el gobierno uruguayo entienden todo lo contrario. Según dijeron a El Observador fuentes políticas, en el oficialismo advierten una actitud de la empresa de querer negociar para no tener que pagar la totalidad de los US$ 100 millones de multa.

"Con retiro o sin retiro nuestra posición es muy clara: exigimos el cumplimiento del contrato que entre otras cosas prevé consecuencias para quien no lo cumple. Si esta empresa (GNLS) se retira es evidente que no está cumpliendo el contrato que suscribió con Uruguay", advirtió ayer el ministro de Economía Danilo Astori en el espacio de preguntas del ciclo de almuerzos de ADM. Asimismo, señaló que "consumados los hechos, si es que transcurren por ese sendero (por el retiro de GNLS), el país tendrá que decidir cómo vuelve a encarar esta obra que es muy importante para el Uruguay y en qué momento y criterios", adelantó. El presidente del Sunca, Faustino Rodríguez, aseguró ayer que "oficialmente" nadie les comunicó que GNLS se retira del proyecto de la planta regasificadora. "Le vamos a pedir una reunión a Gas Sayago", anunció.

La postura del Ejecutivo sigue siendo la misma que planteó Tabaré Vázquez en mayo, cuando GNLS ya había manifestado su interés por renegociar el contrato. El presidente se reunió el martes 5 de ese mes con directivos del consorcio y le transmitió que no aceptaba la posibilidad de cambiar el contrato inicial de la obra.

GNLS –que fue la adjudicataria para la construcción y operación durante 15 años de la planta regasificadora en Puntas de Sayago– tuvo problemas luego de que la constructora OAS, contratada para la obra, tuvo que abandonar la el proyecto por objeciones técnicas. La construcción está detenida desde mediados de febrero.

Populares de la sección