Crecen dudas sobre las monjas de los bolsos

Cuando la Policía tocó timbre, las religiosas demoraron más de 40 minutos en contestar y dijeron que nadie había estado

Nuevas revelaciones echaron más dudas este jueves sobre dos religiosas ancianas que viven en el monasterio donde el exviceministro argentino José López fue atrapado hace un mes cuando ocultaba bolsos con casi 9 millones de dólares, y que la fiscalía considera sospechosas de complicidad.

Testimonios y pruebas de la Policía divulgadas el jueves mostraron que el exviceministro sostuvo varias llamadas con las religiosas antes de llegar al monasterio y que demoraron casi una hora en abrir a los oficiales que llegaron tras la llamada de un vecino que vio a un hombre lanzar bolsos sobre el muro del lugar.

Los policías que el 14 de junio detuvieron a López, el hombre que manejó los fondos de las obras públicas durante los 12 años de gobiernos kirchneristas, declararon ante la justicia.

"Tardaron entre 40 minutos y una hora" para responder el portero eléctrico y una persona a la que no pudieron identificar les respondió: "Acá no entró nadie", según fuentes judiciales citadas por la prensa.

López, acusado de enriquecimiento ilícito, está alojado en un pabellón psiquiátrico desde que fue sorprendido 'in fraganti' tratando de esconder una fortuna y con un arma de guerra en el monasterio Nuestra Señora de Fátima, 50 km al oeste de Buenos Aires.

Los policías dijeron que cuando les permitieron ingresar, al recorrer los 100 metros que separan la reja de la entrada con la casa principal, se toparon con López, que iba "comiendo bizcochos".

La situación de las religiosas quedó en la mira el miércoles al hacerse público un video donde se ve el momento en que López toca el timbre de la casa donde de madrugada dormían las religiosas. Apoya los bolsos en el piso y junto a la pared deja un rifle, que quedará allí.

La hermana Celia Inés Aparicio abre la puerta e introduce los bolsos dentro de la casa. El dinero envuelto en fajos fue llevado a la cocina de la residencia donde lo encontró la policía.

A otra monja que estaba ese día en el monasterio, Alba Día de España Martínez Fernández (madre Alba), de 95 años, se le deben realizar estudios para determinar si puede ser llamada a declarar.

Además, cruces de llamadas telefónicas detectaron que la noche del 14 de junio hubo once comunicaciones entre el teléfono de María Amalia Díaz, esposa de López, y la de la madre Alba, que "resultan por demás llamativas", dijo la fiscalía.


Fuente: AFP

Populares de la sección

Comentarios