Crecimiento para la estadística

La principal consecuencia del dato del PIB fue alejar el fantasma de que Uruguay cayera en una recesión técnica

El optimismo oficial por el crecimiento de 1,4% del Producto Interno Bruto (PIB) en el segundo trimestre del año no disimula la realidad de que, detrás de esa medición, sobrevive el estancamiento de la casi totalidad de la estructura económica. La principal consecuencia del dato del PIB fue alejar el fantasma de que Uruguay cayera en una recesión técnica, luego de una caída del 0,1% en el último trimestre de 2015 y una ínfima suba global de 0,1% en los tres primeros meses de 2016. El ministro de Economía, Danilo Astori, celebró el resultado del período abril-junio como certeza de que el año cerrará con el crecimiento del 0,5% del PIB previsto en la cuestionada Rendición de Cuentas, en sus enredadas idas y venidas en el Parlamento.

Pero omitió señalar que la suba trimestral se debió fundamentalmente a un salto del 145% en la generación eólica de electricidad, actual vedette indiscutida del marco energético. Cayeron, en cambio, todas las demás áreas principales de actividad. Si se elimina el efecto de la suba en energía en los dos primeros trimestres del año, la actividad global se contrajo un 0,2% en abril-junio, precedida por una del 0,3% en enero-marzo. El debilitamiento de la actividad en el segundo trimestre fue del 5,5% en el agro con respecto a igual período del año pasado, del 3,6% en la industria, del 1,8% en el comercio y del 5,1% en la construcción. Bajaron las exportaciones y el consumo público sigue restringido. Mejoró apenas 0,2% y sigue amenazado por los ajustes fiscales y los aumentos de impuestos resueltos por el gobierno para tratar de capear el estado endeble de las cuentas fiscales.

En discrepancia con la esperanzada estimación de Astori de alcanzar la modesta meta oficial de crecimiento para este año, en la última Encuesta de Expectativas Económicas de El Observador el promedio de los analistas estimó una contracción general del PIB del 0,1% este año y un crecimiento de 0,5% recién en 2017. El horizonte resultante de estos datos indica que el país sigue sumido en un estancamiento que bordea la contracción recesiva para lo que queda de 2016. Lo atenúa pero no lo elimina el buen resultado de la producción energética y de algunos otros pocos rubros. Evitar que el panorama se agrave en los tres sectores básicos –agro, industria y comercio – depende de lo que haga el gobierno en varios frentes débiles.

Es engañoso el aumento de la inversión porque no marca una tendencia pues se dio casi exclusivamente en nuevos parques eólicos ya financiados. Persiste el elemento distorsivo del gasto público en áreas que no lo justifican, como la desbarrancada educación pública. En este campo el gobierno cedió a presiones sindicales y de sectores del Frente Amplio al dar marcha atrás en previstos ahorros, en detrimento del programa social de cuidados, de la seguridad pública y otras prioridades. El efecto pernicioso de estas presiones se evidenció en el paro del PIT-CNT, con un acto central en el que oradores divagantes hasta defendieron los monopolios estatales como panacea de prosperidad, soslayando los desastres financieros y de gestión de ANCAP. Si el gobierno no logra poner orden en los desvaríos en sus propias filas partidarias y en el PIT-CNT, vigilar mejor el gasto improductivo y generar más inversión privada sostenida, corren serio peligro sus propias predicciones humildes de crecimiento.


Populares de la sección

Acerca del autor

El Observador

El Observador