"Creo en la lechería porque siempre que aposté a este sector como negocio gané"

Entrevista al nuevo presidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL)
¿Desde qué año es tambero?
Desde octubre de 1966, y vengo de familia de tamberos. Precisamente nací en un tambo que tenía mi padre próximo a la localidad de 25 de Mayo, en Florida, en la época en que las parteras iban a las casas a prestar sus servicios. Actualmente desempeño mi actividad en Villa Vieja y en Berrondo, próximo a la ciudad de Florida, donde junto a mis hijos explotamos siete tambos. Somos seis familias que trabajamos en los tambos.

¿Qué le significa ser nuevamente presidente de la ANPL?
Como ya le comentaba mi vida estuvo siempre alrededor de la lechería. Es un sector con el cual me siento muy comprometido porque he desarrollado a toda mi familia junto a esta actividad.
Cuando me retiré del Directorio de Conaprole y me ofrecieron esta posibilidad me pareció que era una obligación acompañar a la gente de la ANPL, institución a la cual estoy vinculado desde 1980, donde me inicié como vocal de su Consejo Directivo y que presidí entre los años 2003 y 2007.

¿Sigue creyendo en la lechería como negocio?
Sigo creyendo porque siempre que aposté a la lechería gané. No me equivoqué, porque siempre fui para adelante a pesar de todas las crisis que hemos atravesado. Y pienso que tiene futuro.
En su retorno a la ANPL como presidente llama la atención su optimismo.

Tenemos optimismo y siempre tuvimos mucha actividad en el sector. Hemos participado y lo seguimos haciendo en grupos de productores lecheros. Uno de ellos sobre siembra directa, impulsado por el vecino José Enrique García, con quien nos agrupamos para aprender en prácticas agrícolas.

Eso nos permitió de forma importante ir mejorando hasta ahora en la siembra de los cultivos. Además estamos participando en el grupo Sarandí Torre de Pintado, que comenzamos por el año 1978, y luego en 1982 me integré al grupo CREA Tambo 81, que integramos junto a viejos compañeros, como el presidente de la Sociedad de Productores de Leche de Florida (SPLF), Horacio Rodríguez. Por lo tanto, seguimos aprendiendo y seguimos apostando a la lechería.

¿Con el paso de los años se fue mejorando la productividad?
Continuamente. Eso no tiene línea de llegada. Siempre estamos aprendiendo, las tecnologías van cambiando y hay que ir adaptándose a esos cambios. Y la mejor herramienta que hemos encontrado es juntarnos con los compañeros del grupo y aprender con ellos.

La productividad se menciona como una buena herramienta para superar la crisis.
Siempre apostamos a la mejor productividad que nos permmita ser más eficientes para bajar costos. Es decir, seguir produciendo más por hectárea, pero bajando costos también. Es la única alternativa segura que tiene el productor, porque ahí no tenemos que pedirle nada a nadie. Es una decisión que puede manejar el productor y lo hace porteras hacia adentro.

¿Trabajarán en la ANPL en otras herramientas que no las puede manejar el productor?
Sí, efectivamente. Vamos a estar accionando desde la ANPL en esa dirección. Tenemos que seguir convenciendo a la gente de la nobleza que tiene la lechería, donde cada dólar que se invierte en el sector es bueno para el país, no solo para los productores.

Además, el productor lechero es un empresario que siempre invierte, si le va bien invierte mucho más, crea más mano de obra, da trabajo a los talleres, a los transportistas, etcétera. Por eso es que vamos a insistir desde la ANPL ante quienes toman las decisiones que ayuden a los productores.

Porque los tamberos pagan con creces esa ayuda, no es que sea una plata tirada o que se da por una mala administración a un ente público. Nosotros trabajamos con ese dinero, lo pagamos y lo volvemos a reinvertir y eso nos ayuda a mejorar el estándar de vida de los productores y también de todos los que trabajan prestando servicios a la lechería.

En materia de colocación de productos, ¿están trabajando para una demanda creciente?
La demanda de lácteos en el mundo tiene muchos altibajos, es uno de los problemas que tenemos y que analizamos con actores de la industria y del gobierno para ver qué giro le podemos dar para tener un colchón que amortigüe cuando caemos en un pozo, porque se pasa por ejemplo de un precio de leche en polvo entera de US$ 6.000 la tonelada a US$ 1.800 la tonelada. Es difícil, es complicado. Nos pega muy fuerte, como lo hizo esta crisis que comenzó en 2014 y de la que ahora estamos tratando de salir.

¿Sería un fondo para amortiguar las caídas de precios que reciben los tamberos?
Exacto. Es como hizo Conaprole con el fondo de estabilización que fue creado cuando los precios de la leche en polvo estaban cerca de US$ 6.000 la tonelada: retuvo del precio a los productores entre 5 y 7 centavos de dólar por litro, porque nuestras empresas podían seguir trabajando con los US$ 0,45 que se les pagaba.

Fue así que en un año y medio, la cooperativa pudo integrar un fondo que ascendió a US$ 75 millones y que nos ayudó mucho a pasar la crisis durante casi un año y medio. Esa fue la gran diferencia con otras industrias lácteas para enfrentar la crisis.

¿Se va a encarar el problema de desaparición tamberos?
Ese punto nos preocupa. Es lo que ocurre cuando hay caída de precios importantes. Cuando ello sucede son muchos los productores que dejan de producir. Cierran y se van de la producción lechera, por la incertidumbre que tienen. Sobre todo los que no tienen mucho capital.


FICHA PERSONAL

Edad: 68 años
Estado Civil: Casado
Hijos: cinco y siete nietos
Actividad: Productor lechero en Florida
Hincha de Nacional

Acerca del autor