Cristina Fernández declarará en torno a maniobras en el Banco Central

Es sospechosa de haber tomado decisiones que afectaron a Macri
La expresidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, tendrá que comparecer ante la Justicia, después de que el juez Claudio Bonadío decidiera citarla por supuestas irregularidades en los contratos de futuros de dólar operados por el Banco Central durante su gestión.

La causa que investiga Bonadío, que también pidió investigar en otros casos a otras figuras del kirchnerismo, responde a una denuncia presentada en noviembre pasado, cuando Fernández todavía era presidenta. La iniciaron los diputados Federico Pinedo, del ahora oficialista PRO, y Mario Negri, de la Unión Cívica Radical. Los legisladores también pidieron investigar al exministro de Economía, Axel Kicillof, y a Alejandro Vanoli, en ese entonces presidente del Banco Central.

El expresidente del Banco Central acudirá a declarar el 7 de abril y el 12 lo hará Kicillof. La expresidenta comparecerá el 13 de abril.

Según los denunciantes, mediante la celebración de contratos de futuros de dólar, el Banco Central habría vendido dólares a un precio que rondaba los 10,65 pesos por unidad, por debajo del precio establecido en la Bolsa de Nueva York para este tipo de contratos (por entonces, alrededor de 14 pesos por unidad).

En una resolución de tres páginas divulgada ayer, Bonadío señala que de las pruebas recogidas y las declaraciones de los testigos "se desprende que el Banco Central de la República Argentina ha tenido un quebranto por las posiciones vendidas de futuros de dólar en el Mercado Rofex (mercado de futuros de la Bolsa de Rosario) en los meses de diciembre de 2015 y enero del año en curso de 7.575,6 millones de pesos" (US$ 485,6 millones).

Además, en virtud de estos contratos, el Banco Central deberá afrontar un pago por las posiciones abiertas de febrero a junio próximo por 39.879,2 millones de pesos (US$ 2.556,3 millones), según detalla la resolución judicial.

"Asimismo, el Banco Central debió abonar sumas millonarias además por las operaciones de venta de dólar futuro concertadas en el Mercado Abierto Electrónico (MAE) por las posiciones de diciembre 2015 a junio 2016", agregó el juez.

De la diferencia entre el precio pactado y el del mercado, se desprende que "por los contratos cerrados (setiembre a diciembre 2015) el Banco Central registró una pérdida de US$ 99,5 millones, mientras que por los contratos que se encontraban activos (enero a junio 2016) se registró un saldo negativo de US$ 1.777 millones".

En noviembre, la entonces conducción del Banco Central había asegurado en un comunicado que su intervención en el mercado de futuros se realizaba "en los términos establecidos por la normativa vigente y de acuerdo con las disposiciones de la Carta Orgánica de la institución".

"Se trata de una operatoria normal y habitual que utilizan los bancos centrales con un objetivo de regulación y para brindar previsibilidad en el mercado cambiario", había alegado por entonces la autoridad monetaria.

Fuente: Basado en EFE

Populares de la sección