Cristina Fernández se alista para organizar la oposición a Macri

Expresidenta empieza a definir su futuro político y defiende el modelo K
Aunque de momento evita referirse a si volverá ser candidata a la presidencia, la exmandataria argentina, Cristina Fernández de Kirhcner, comienza de a poco a asomar la cabeza para reconfigurar el espacio opositor al gobierno de Mauricio Macri. En su vuelta al ruedo, la dirigente aprovecha además las presiones inflacionarias y el incremento del desempleo que enfrenta el macrismo para enaltecer el relato kirchnerista y mostrar los logros sociales de las administraciones K (2003-2015).

La dirigente del Frente Para la Victoria sumó el domingo una nueva aparición a una seguidilla de salidas públicas realizadas en el último mes donde puso el foco en criticar el manejo económico del actual gobierno y deslindó su responsabilidad de las causas de corrupción que investigan a jerarcas de los gobiernos kirchneristas y empresarios vinculados a la familia que gobernó Argentina por 12 años.

Además de los reiterados cuestionamientos a Macri, durante una entrevista con el periodista Roberto Navarro del canal argentino C5N, Fernández de Kirchner profundizó sobre su futuro político.

La expresidenta advirtió que retomará el protagonismo militante para reorganizar la oposición, aunque no aclaró desde qué lugar. "Discutir ese tipo de cosas hoy me parece una falta de respeto a la gente y además me acostumbré a no planificar mi vida, y menos en la política", dijo sobre si volverá a ser candidata.

Sin embargo, recogió el guante al ser consultada sobre si volverá al primer plano político en los próximos años. "Sí creo que tengo una responsabilidad histórica como militante política, que es la de ayudar a construir una nueva mayoría, que no necesariamente me tiene que tener a mi como protagonista, porque además esto de los egos le hace mucho daño a la política", dijo.

El modelo

La expresidenta argentina defendió su gestión al frente de la Casa Rosada, en particular en materia económica, y dijo, con ironía, que más que una "persecución judicial" a su gobierno deberían darle el premio Nobel de economía.

Fernández de Kirchner también sostuvo que en la actualidad hay "más cartoneros", "más gente en situación de calle", y advirtió que "se está rediseñando la economía" para que, según ella, haya menos industrias en busca de seguir un modelo agroexportador.

El gobierno de Macri admitió a fines de julio que en los primeros cinco meses de 2016 se perdieron 52.516 puestos de trabajo en el sector privado. Según informó la agencia AFP, el Observatorio Social de la Universidad Católica de ese país reveló que la pobreza sumó 1,4 millones de personas en el primer trimestre de 2016 y trepó a 34,5%.

En su defensa, Fernández de Kirchner sostuvo que las administraciones K lograron resultados como la reducción de la pobreza y del desempleo.

"Nosotros recibimos un país en default y lo desendeudamos. Cuando dejamos el gobierno los argentinos debían únicamente en moneda extranjera el 11%. Si además de hacer todo eso, hablan de lo que se robó el gobierno anterior, entonces me parece que más que perseguirnos judicialmente deberían darnos un premio Nobel de economía, porque (pudimos) dar buenos salarios, sistema jubilatorio excepcional, pagar la deuda, lograr hacer obra pública por US$ 107 mil millones, terminamos rutas...", dijo.

Apunta a empresarios

La dirigente del Frente Para la Victoria fue consultada por el caso de José López, el exsecretario Obras Públicas de su gobierno que apareció con casi US$9 millones en un convento. La exmandataria acusó, sin dar nombres, al empresariado de darle ese dinero, volvió a insistir con una auditoría de la obra pública, y pidió una investigación a fondo.

"Nadie puede ir al Estado, agarrarse US$9 millones y llevárselo; por eso hay que investigar a los empresarios", dijo.

Sobre la detención de López con ese dinero en un monasterio, afirmó que no quiso "ni ver" las imágenes y afirmó que sentía "indignación" e "injusticia" por "tanta gente que se rompió el alma con el proyecto político".

"No quise ni ver las escenas; simplemente me lo comentaron. Vi las últimas escenas y la verdad es que me sigo preguntando qué empresario le dio eso, porque eso tiene que haber venido de los empresarios", insistió.

La dirigente repitió en varios pasajes de la entrevista el pedido de auditar la totalidad de la obra pública de los gobiernos kirchneristas y apuntó en particular al empresario y primo hermano de Macri, Ángelo Calcaterra. "¿Quién auditó a Ángelo Calcaterra y ECSA, la tercera empresa contratista a nivel nacional? ¿Quién lo auditó? ¿Macri? No lo creo. Quiero que auditen toda la obra pública", cuestionó.

La expresidenta también aludió en distintos pasajes del reportaje al "partido judicial", en alusión a una supuesta operación de opositores al kirchnerismo. "Cada vez que le pasa algo malo al gobierno aparece una noticia policial o judicial. Vino la feria judicial y el gobierno hizo agua por los cuatro costados", dijo. "Mientras estas cosas pasan vienen las tarifas, los despidos, la pérdida de derechos", concluyó.

Populares de la sección