Cristina Fernández visitó el diario atacado Tiempo Argentino

No todos los periodistas la recibieron con flores

Después de declarar en los tribunales porteños y anoticiarse de que le trabaron una inhibición de bienes, la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner fue a visitar la redacción del diario Tiempo Argentino, brutalmente atacada por una patota este lunes.

La visita forzó un debate entre los propios periodistas del medio que hoy funciona como cooperativa en medio de demandas judiciales entre su antiguo dueño, el excandidato K a la intendencia de Tigre Sergio Spolski, y su presunto nuevo titular, Mariano Martínez Rojas.

Un grupo de trabajadores apoyaba la visita de la exmandataria y no rechazaba tampoco la posibilidad de que hubiera un acto político en la sede del periódico. Pero otro reclamaba que la visita no se transformara en un acto pro kirchnerista; ese grupo le echa en cara a la exmandataria nunca haber mencionado a Spolski, al que acusan por la situación en la que dejó al diario. Y se negaba a que la visita sirviera para "lavar culpas".

El empresario y dirigente kirchnerista Spolski fue uno de los principales beneficiarios del reparto de la pauta estatal durante el gobierno de Cristina.

Según informaron desde la redacción de Tiempo Argentino a Cronista.com, los trabajadores le señalaron a la expresidenta su responsabilidad por la situación en la que quedó el diario, algo que habían acordado antes de que Cristina llegara a la redacción.

Los mismos trabajadores señalaron esto en un comunicado, en el que aseguraron que le reprocharon la candidatura de Szpolski en Tigre.

"Hubo muchos candidatos del FPV. No me hagan hablar de todos porque la lista es larga. Me hago cargo de lo que me toca, como hice siempre cuando fui presidenta hasta el 9 de diciembre", les respondió CFK, de acuerdo con lo que señalan los trabajadores.

"Fue el momento más tenso", comentó a Cronista.com un trabajador que estuvo en la visita, y remarcó que la situación fue "tranquila" y "sin enojarse nadie".

Desde el sector más crítico para con la expresidenta, aseguraron que hasta hubo quien refutó que en su gobierno no hubiera habido patotas y le recordó la muerte del gremialista docente Carlos Fuentealba, entre otros hechos.


Fuente: El Cronista/RIPE

Populares de la sección