Cristina Fernández y sus hijos indagados por lavado de dinero

Hoy serán interrogados Florencia y Máximo Kirchner; la expresidenta lo hará mañana

La expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) y sus dos hijos serán indagados esta semana por las supuestas maniobras de lavado de dinero y cohecho a través de una empresa familiar.

El juez de la causa, Claudio Bonadio, que en los últimos días ya recibió las declaraciones de varios involucrados en el caso, interrogará hoy lunes a Florencia, de 26 años, y a Máximo, de 40, ambos hijos de Fernández y del también exmandatario argentino Néstor Kirchner, que murió en 2010.

A la expresidenta le tocará ir al despacho de Bonadio mañana, que ya le procesó en otra causa relativa a contratos de dólar a futuro celebrados durante su gobierno y que en este otro caso tiene en la mira a la empresa Los Sauces, fundada por Néstor Kirchner en 2006.

Los Sauces suele encargarse de administrar activos inmobiliarios de la familia Kirchner y se la investiga por presuntas maniobras de lavado de dinero relacionadas con supuestas transacciones con empresarios cercanos al kirchnerismo.

En abril de 2016, ya habían denunciado que Los Sauces recibía transferencias millonarias por parte de los empresarios acusados a través del alquiler de propiedades de los Kirchner.

La denuncia fue realizada por la diputada de centroizquierda Margarita Stolbizer, que comenzó a sospechar previamente sobre las adjudicaciones de obras públicas con sobreprecios.

La exmandataria de 64 años deberá verse de nuevo con Bonadio, a quien lo acusó por supuesta falta de imparcialidad, en los tribunales federales del barrio de Retiro, en una jornada que no solo estará marcada por esta comparecencia sino también por protestas sindicales contra el actual gobierno de Mauricio Macri.

La expresidenta afirmó en reiteradas oportunidades que es objeto de una persecución política, que al igual que algunos de sus principales allegados atribuye al actual presidente y a funcionarios del gobierno.

Por otra parte, Fernández les pidió a los militantes kirchneristas que en lugar de movilizarse a los tribunales para acompañarla, como ya hicieron en anteriores oportunidades, acudan a la marcha de protesta contra el gobierno.

"Está preocupada por su familia, pero no por ella en absoluto. Ella sabe que esto es una persecución absolutamente política, derivada de las inconsistencias del gobierno de Macri para tapar todo lo que sucede en Argentina en este momento", dijo a EFE Gregorio Dalbón, abogado de Fernández de Kirchner.

El juez ya indagó a posibles involucrados en los últimos días, entre ellos Cristóbal López y Lázaro Báez, empresarios cercanos al kirchmerismo.

En un escrito presentado ante Bonadio, López aseguró ser "ajeno a la supuesta organización delictiva" que está bajo investigación y aseguró que ninguna de las empresas con alquileres de propiedades a Los Sauces fue adjudicataria de contratos de obra pública.

Por su parte, Báez, detenido en otra causa por presunto lavado de activos, dijo en su declaración desconocer detalles de operaciones entre Los Sauces y sus empresas.

También fueron citados a declara Romina Mercado, sobrina de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, y presidenta de Los Sauces desde marzo de 2015, quien en un escrito aseguró que la empresa "jamás cometió delito alguno, siendo la hipótesis de lavado de dinero una elucubración de características insólitas". Mercado sostuvo además que los alquileres pactados con los empresarios fueron "absolutamente genuinos".

Diputado cree que los hijos Kirchner pueden ir presos

La comparecencia de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner y sus hijos ante Bonadio está precedida de un pedido formulado por la propia exmandataria, en su calidad de abogada, para que se exima a su hija Florencia de la posibilidad de ir a prisión bajo el supuesto de que el juez pretende detenerla. En este pedido, la familia prometió que si no es enviada a prisión no huiría y de esa manera podrá afrontar todo el proceso judicial en libertad.

“En las últimas horas nos han informado que en el marco de la descomunal campaña de persecución mediático-judicial, Bonadio intentará privar a mi hija Florencia Kirchner de su libertad”, dijo Fernández el viernes, tras presentar un escrito en favor de su hija que fue aceptado por el juez, ya que finalmente concedió la exoneración de prisión para la joven.

El abogado Gregorio Dalbón dijo que Fernández, en su caso, no teme quedar detenida e “irá a enfrentar a Bonadio”, aunque no responderá las preguntas del juez, sino que declarará por escrito.

Por su parte, su otro hijo, Máximo –uno de los dirigentes más relevantes de La Cámpora– no tiene esa preocupación porque sus fueros como diputado nacional le confieren inmunidad frente a una eventual detención.

Sin embargo, según La Nación, el diputado del Frente Para la Victoria, Andrés Larroque, dijo que “es absolutamente posible que Máximo y Florencia Kirchner terminen presos”. Asimismo, agregó en declaraciones al programa El fin de la metáfora de Radio 10, que no se descarta “ningún tipo de provocación. Ninguno de los tres debería estar en (los juzgados de) Comodoro Py; esta discusión tiene que darse en la política. El gobierno lo hace porque la intención del voto de Cristina sigue creciendo y la de Macri encuentra el piso”.


Fuente: EFE

Populares de la sección