Cristina: "Podrán meterme presa, pero no podrán callarme"

Su discurso estuvo plagado de llamados a la acción y críticas a sus adversarios políticos

Cristina Fernández volvió como se la esperaba: igual que antes. Después de meses alejada del poder y sin comparecencias públicas, esta mañana protagonizó un acto a la salida de los tribunales, donde presentó una declaración para la causa que la investiga por la compra de dólar futuro.

Su intervención, en un escenario armado ante miles de militantes que acamparon desde horas antes, fue más un acto político que un discurso tras una comparecencia judicial. De hecho, fue poco lo que dijo la expresidenta sobre la investigación de los magistrados.

Como en sus tiempos de gobernante, Fernández habló poco más de una hora y su discurso estuvo plagado de llamados a la acción, críticas a sus adversarios políticos y promesas de mejora.

Primero fueron las aclaraciones del caso. Agradeció "la bienvenida y el amor" de su gente y aseguró que no debían temer por el futuro. "Estén tranquilos, muy tranquilos. Me pueden citar, meter presa. Pero lo que no van a poder es hacerme callar lo que pienso", desafió.

Lo mismo que en el escrito que presentó ante el juez, comenzó su intervención con un repaso de los personajes que, a lo largo de la historia, fueron "perseguidos" por la Justicia. Hipólito Yrigoyen, Juan Domingo Perón, Eva Duarte.

En su caso, el odio que genera es radical, según dijo, y "si pudieran prohibir la letra 'K' del abecedario, lo harían".

A su entender, tanto en el pasado como ahora, lo que la Justicia procura es dejar atrás los logros y conquistas de los gobernadores que ayudaron a que los argentinos tuvieran un pasar mejor. "Yo soy el obstáculo", indicó.

Ataques a Macri

Cristina Kirchner desde Comodoro Py

Pero la defensa no es completa sin un ataque, y por eso la expresidenta dedicó parte de su intervención al presidente Mauricio Macri, al que acusó de corrupción: "Quien hoy es presidente fue procesado por contrabando de autos y director de una sociedad offshore", comentó. Y luego, con mayor ironía, se refirió a las investigaciones sobre su presunto enriquecimiento ilícito.

"Investigaban la 'Ruta del Dinero K' y se encontraron con la 'Ruta del Dinero M'. ¿Se imaginan si hubieran encontrado sociedades a nombre mío, de mis familiares, de mis colaboradores?"

La "ofensiva judicial" en su contra es una estrategia para "tapar el sol con el dedo" y distraer a la opinión pública de las acusaciones sobre Macri, indicó.

Llamado a la acción

La militancia no dejaba de corear, desde "Macri, basura, vos sos la dictadura" hasta "ooohhh vamos a volver". Y Fernández les habló de modo directo, con un llamado a que formen un "frente ciudadano organizado, participativo". Les pidió no enfrentarse entre sí y, por el contrario, trabajar juntos. Impulsó la iniciativa personal, diciendo que "cada uno es un dirigente en sí mismo" que puede nuclear a más gente a su alrededor.

Uno de los objetivos de estos nuevos grupos será recuperar la libertad pues, a su entender, se está perdiendo. "El gobierno debe garantizarla, sin censuras", indicó.

El acto, en definitiva, fue una presentación política masiva, con alguna defensa, mucho ataque al contrincante y diversos llamados a la acción. Las elecciones son dentro de algunos años y todavía no queda claro qué rol ocupará la expresidenta hasta entonces.


Populares de la sección