Cristina volvió y confirmó que seguirá en la palestra política

La expresidenta se defendió de la Justicia, atacó a Macri y pidió una militancia organizada
Cristina Fernández volvió como se la esperaba: igual que antes. Después de meses alejada del poder y sin comparecencias públicas, ayer debía declarar ante la Justicia por su supuesta responsabilidad en la compra de dólar futuro -algo que acabó con pérdidas para el Banco Central- y aprovechó la ocasión para conducir un gran acto de masas. El regreso fue un acto político con todos sus ingredientes: militancia, defensa de su gestión, ataque a la del opositor y llamado a la acción.

La escala previa fue la comparecencia ante el juez Claudio Bonadio donde presentó un escrito como defensa. Allí hizo un racconto histórico de situaciones comparables, con comentarios más políticos que judiciales.

En resumen, su argumento es que es víctima de una persecución organizada por el gobierno y con ayuda de la Justicia.

"Esta hipótesis de asociación ilícita, construida capciosamente por el magistrado, es otra muestra de la arbitrariedad con que ha procedido y revela además la intención del gobierno con la colaboración imprescindible del Poder Judicial de 'plantar', a quien suscribe, una causa penal que me prive de la libertad", apuntó Fernández en su escrito.

"Como ya he dicho públicamente y reitero una vez más: no les tengo miedo. Afrontaré este proceso y cualquier otro que quieran fabricarme", lanzó. "Como ya he dicho públicamente y reitero una vez más: no les tengo miedo. Afrontaré este proceso y cualquier otro que quieran fabricarme", lanzó.
Luego salió y se subió a un escenario. Y, como en sus buenos tiempos, la expresidenta habló durante poco más de una hora ante una militancia que la acompañaba desde horas antes y que no dejaba de cantar y gritar.

Primero fueron las aclaraciones del caso. Agradeció "la bienvenida y el amor" de su gente y aseguró que no debían temer por el futuro. "Estén tranquilos, muy tranquilos. Me pueden citar, meter presa. Pero lo que no van a poder es hacerme callar lo que pienso", desafió.

Lo mismo que en el escrito que presentó ante el juez, comenzó con un repaso de los personajes que, a lo largo de la historia, fueron "perseguidos" por la Justicia. Hipólito Yrigoyen, Juan Domingo Perón, Eva Duarte. En su caso, el odio que genera es radical, según dijo, y "si pudieran prohibir la letra 'K' del abecedario, lo harían".

A su entender, tanto en el pasado como ahora, lo que la Justicia procura es dejar atrás los logros y conquistas de los gobernadores que ayudaron a que los argentinos tuvieran un pasar mejor. "Yo soy el obstáculo", indicó en este sentido.

Ataques a Macri

Pero la defensa no es completa sin un ataque, y por eso la expresidenta dedicó parte de su intervención a Mauricio Macri, su sucesor en el cargo, al que acusó de corrupción: "Quien hoy es presidente fue procesado por contrabando de autos y director de una sociedad offshore", comentó. Luego, con mayor ironía, se refirió a las investigaciones sobre su presunto enriquecimiento ilícito.

"Investigaban la 'Ruta del Dinero K' y se encontraron con la 'Ruta del Dinero M'. ¿Se imaginan si hubieran encontrado sociedades a nombre mío, de mis familiares, de mis colaboradores?"

La "ofensiva judicial" en su contra es una estrategia para "tapar el sol con el dedo" y distraer a la opinión pública de las acusaciones sobre Macri, indicó.

Llamado a la acción

La militancia no dejaba de corear, desde "Macri, basura, vos sos la dictadura" hasta "ooohhh vamos a volver". Y Fernández les habló de modo directo, con un llamado a que formen un "frente ciudadano organizado, participativo". Les pidió no discutir entre sí sino, por el contrario, trabajar juntos. Impulsó la iniciativa personal, diciendo que "cada uno es un dirigente en sí mismo" que puede nuclear a más personas a su alrededor.

Uno de los objetivos de estos nuevos grupos será recuperar la libertad pues, a su entender, se está perdiendo. "El gobierno debe garantizarla, sin censuras", indicó Fernández.

El acto, en definitiva, fue una presentación política masiva, con alguna defensa, mucho ataque al contrincante y diversos llamados a la acción. Las elecciones son dentro de algunos años y todavía no queda claro qué rol ocupará la expresidenta hasta entonces. Lo que quedó claro es que no se resignará a ver las cosas pasar y que, por el contrario, seguirá buscando ser protagonista de las derivaciones nacionales.

Las causas en las que está involucrada Fernández

Dólar. Es la causa por la que declaró ayer. Es sospechosa de haber ordenado acciones de venta de dólar futuro que derivaron en pérdidas millonarias del Banco Central. También están implicados el expresidente del Banco, Alejandro Vanoli, y el exministro de Economía Axel Kicillof.

Ruta del dinero K. La expresidenta fue imputada después de las declaraciones de Leonardo Fariña, ex "valijero" de Lázaro Báez, empresario allegado a los Kirchner. Investigan una presunta trama de lavado de dinero por medio de la financiera conocida como "La Rosadita". Otros implicados en la causa son Báez –que está detenido- y el ex ministro de Planificación Julio de Vido.

Hotesur. Es un caso relacionado con el de la Ruta del dinero. La expresidenta es sospechosa de lavado de dinero en los hoteles de su propiedad en El calafate, donde Lázaro Báez y otros empresarios reservaban habitaciones que no ocupaban y así transferían dinero mal habido.

Los Sauces. Es una sociedad de la familia Kirchner que se usó para operaciones inmobiliarias junto con la constructora de Lázaro Báez. Lo que declaró Los Sauces ante la Administración Federal de Ingresos Públicos no se corresponde con lo que figura en el Registro de Propiedad Inmueble y por eso Fernández es investigada por "falsificación de documentos públicos".

Populares de la sección

Acerca del autor