Crónica desde la cuna del motor de Estados Unidos

Todos los años, el Salón del Automóvil de Detroit ofrece un panorama de la industria local

Salón del Automóvil de Detroit 2017

Detroit respira al ritmo de la industria automotriz. Cuando las tres gigantes locales –Chrysler, Ford y General Motors– gozan de buena salud, la ciudad y todo el estado de Michigan suelen dormir tranquilos. Si el contexto económico apremia, la Motor City lo padece. Así fue que desde mediados de la década de 1970 Detroit transitó un camino de decadencia generalizada, del que recién comenzó a apartarse en los últimos años.

El sector automotor estadounidense se recupera a paso firme desde la última recesión y terminó el año 2016 con un récord histórico de 17,5 millones de vehículos vendidos. Ahora el mercado se encuentra expectante, entre otras cosas por las novedades que pueda traer el gobierno de Donald Trump.

La semana pasada, El Observador accedió al evento de autos más característico de Estados Unidos, invitado por la marca General Motors: el Salón Internacional del Automóvil de Norteamérica (Naias, por su sigla en inglés). Durante las jornadas dedicadas a la prensa antes de la apertura oficial del auto show de Detroit, más de 5.000 periodistas conocieron de primera mano las novedades de las marcas con presencia en EEUU y Canadá.

La megaferia se desarrolla anualmente en la planta principal del Cobo Center, un espectacular complejo de convenciones de 220 mil metros cuadrados. En más de 40 stands, las automotrices lucen sus vehículos mientras hablan de movilidad, confort, diseño, seguridad y conectividad. Este año, como ya es tendencia, además de los modelos tradicionales, los autos eléctricos (ver Apunte) y autónomos captaron la atención. Algunos vehículos destacados del Naias 2017 fueron los prototipos de Audi Q8 y de la Volkswagen I.D. Buzz (eléctrica y autónoma), la Honda Odyssey, la Chevrolet Traverse, la Ford F-150, el Toyota Camry y el Kia Stinger.

Federico Ovejero, vicepresidente de Asuntos Públicos de General Motors para Argentina, Paraguay y Uruguay, destacó así la relevancia del Naias: "Es el salón más importante que se realiza en EEUU y no solo están presentes las marcas norteamericanas, sino las principales marcas de todo el mundo". Ovejero señaló que la ciudad "está viviendo la recuperación del sector automotor".

Detroit Michigan
El río Detroit divide la Motor City de la ciudad canadiense de Windsor
El río Detroit divide la Motor City de la ciudad canadiense de Windsor

El efecto proteccionista
Durante los días previos al salón, Trump manejó la tensión a golpes de mensajes en su cuenta de la red social Twitter. Primero con amenazas y acusaciones a las automotrices que invierten fuera de EEUU, luego con agradecimientos y mensajes reconciliadores ante anuncios que el magnate republicano capitalizó como victorias. A comienzos de enero, Trump atacó públicamente a Ford (las amenazas venían desde la campaña) y días después la empresa canceló una inversión de US$ 1.600 millones en México. El grupo Fiat Chrysler no recibió críticas, pero igualmente anunció una inversión de US$ 1.000 millones en EEUU. General Motors, amenazada con aranceles aduaneros para sus productos fabricados en México, se había plantado firme ante los embates del nuevo presidente. Sin embargo, esta semana comunicó que invertirá US$ 1.000 millones en sus plantas locales. Todo indica que la cuna del motor estadounidense se mecerá un tiempo con vientos proteccionistas.


Ocaso y futuro en la Motor City

En 2013, Detroit se declaró en bancarrota. La que una vez fuera la cuarta ciudad de Estados Unidos sufrió una de las peores crisis económicas y demográficas en la historia del país. La población cayó de 1.850.000 en 1950 a 700 mil en 2013.

La competencia internacional afectó a las automotrices locales, que buscaron competir sacando sus fábricas de Detroit. La ciudad quedó prácticamente abandonada. La delincuencia y la pobreza se ubicaron en los primeros puestos a nivel nacional. Si bien Detroit no es la que era, el panorama ha mejorado sustancialmente, en paralelo a la industria del motor. En esta línea, la promesa electoral de más trabajo para los estadounidenses fue efectiva en Michigan, donde Trump se impuso a Clinton por 0,3%.


El auto del año, un eléctrico de Chevrolet

Chevrolet Bolt EV Mary barra
Mary Barra, CEO de General Motors, posa junto al Chevrolet Bolt EV
Mary Barra, CEO de General Motors, posa junto al Chevrolet Bolt EV

General Motors recibió uno de los reconocimientos anuales del Salón Internacional del Automóvil de Norteamérica. El Chevrolet Bolt EV, un coche totalmente eléctrico, fue elegido Auto del año 2017 por 60 periodistas especializados de Estados Unidos y Canadá.

"No es solo un vehículo eléctrico. Es un gran auto que también es eléctrico", dijo la CEO de General Motors, Mary Barra, en entrevista con la agencia Bloomberg. "Es el comienzo de una plataforma que usaremos para ampliar la electrificación en diferentes vehículos", agregó la ejecutiva.

El precio base del Bolt en Estados Unidos es de US$ 37.500, el más accesible para los coches de su categoría. La batería de este auto tiene autonomía para unos 380 kilómetros.


Populares de la sección

Acerca del autor