Cuál es la naturaleza alimentaria del hombre

Para saber si el hombre es por naturaleza omnívoro, carnívoro o herbívoro es importante conocer qué comían nuestros ancestros

Hay quienes consideran que los seres humanos estamos hechos para nutrirnos únicamente a expensas del mundo vegetal y ya sea por salud, por placer, por moda o por conciencia hacia los animales, deciden seguir una dieta vegetariana o vegana. Muchos argumentan su elección en el hecho de que los seres humanos carecemos de garras para cazar, de dentaduras lo suficientemente fuertes para despedazar otros seres vivos y de que tenemos intestinos más largos que los de otros carnívoros.

Sin embargo, la ciencia desmiente lo anterior. El paleontólogo Eudald Carbonell y la arqueóloga Cinta Bellmunt afirman que "la carne nos hace humanos". Y así lo constatan los avances científicos acerca de la evolución humana, según los cuales los hombres de la prehistoria no comenzaron a comer carne por capricho, sino que existe una clara relación entre la expansión del cerebro humano y un mayor consumo de alimentos de origen animal.

La necesidad evolutiva de incorporar proteína animal dio lugar al desarrollo de técnicas de caza y consumo de alimentos animales que dieron lugar a una adaptación del organismo para poder transformarlos y aprovecharlos. La ingesta habitual de carne dio lugar, entonces, a una disminución en la longitud del intestino (especialmente largos en los herbívoros para poder digerir bien los vegetales), que a la vez facilitó el crecimiento del cerebro. Según la paleo-antropóloga Leslie Aiello, "Cuando el cerebro humano comienza a expandirse, hace aproximadamente 2,5 millones de años, también hay evidencia arqueológica de un mayor consumo de alimentos de origen animal, que son enérgicamente ricos y fáciles de digerir". "Los hombres de la prehistoria empezaron siendo herbívoros, pero la misma evolución los llevó a comer alimentos de origen animal"

Además, agrega: "Podemos asegurar que la tecnología es en gran parte responsable de nuestro cambio en la alimentación. Sin ella habríamos tenido que utilizar nuestros propios órganos y extremidades, con lo cual nuestro repertorio alimentario hubiera sido mucho más reducido", refiriéndose a la aparición de las herramientas y utensilios, claves en la evolución de la alimentación humana. Razón por la cual menciona que "ser omnívoro es una ventaja evolutiva". "Ser generalista tiene muchas ventajas frente a los cambios de clima y de territorios. Los omnívoros podemos abarcar gran parte de la cadena trófica y esto nos permite vivir en diferentes ecosistemas".



Otro descubrimiento influyente en el consumo de carne fue el fuego, que facilitó su digestión y mejoró su sabor. Pero además permitió la cocción de alimentos vegetales, así como de otros solo comestibles gracias a la cocción.


Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy




Fuente: La Vanguardia