¿Cuáles son las profesiones más felices?

El ranking lo encabezan profesionales de recursos humanos y de áreas tecnológicas

La revolución tecnológica tocó en lo más hondo de los profesionales: su felicidad. Hace unos años, los rankings que miden las profesiones que generan un mayor bienestar a los trabajadores estaban copadas por oficios tradicionales, como directores de colegio, agentes inmobiliarios, bomberos, chefs, escritores o artistas figuraban como "los trabajos más felices" en las clasificaciones laborales.

Pero las cosas cambiaron. Ahora, las "profesiones más felices" están dominadas por la tecnología, según el último ranking elaborado por CareerBliss, un popular sitio web norteamericano especializado en empleo.

Según sus resultados, obtenidos tras encuestar a cientos de trabajadores, cinco de los seis oficios más satisfactorios se enmarcan en la nueva era digital e implican el uso de ordenadores y altas dotes de procesamiento de información.

Se trata de los "desarrolladores full stack" (algo parecido a programadores informáticos de altísimo perfil), de los asistentes de investigación de datos, de desarrolladores Java y Android, y de jefes de grupos de desarrolladores para distintos productos. Sólo escapan de este dominio tecnológico los reclutadores de personal quienes, según los autores del estudio, se sienten animados por el hecho de encontrar buenos trabajos para otras personas. Tras este sexteto de la felicidad, figuran otras profesiones como ingeniero de calidad o jefe de ingeniería, un trabajo que, en ocasiones, también está relacionado con la tecnología.

Les acompañan dos cargos ejecutivos englobados en el C-Suite, como se conoce en inglés al grupo de líderes de alta dirección en una compañía.

Se trata del Chief Technology Officer o gerente de tecnología (CTO), que es el encargado a nivel técnico del desarrollo y gestión de los sistemas de información y que de nuevo es otra profesión relacionada con la tecnología, y del Chief Operating Officer (COO), conocido como director de operaciones.

Para elaborar este ranking, los encuestados por CareerBliss no sólo tienen en cuenta el paquete retributivo, sino que también valoran otras cuestiones importantes para los profesionales como la relación con los superiores y los colegas, el ambiente de trabajo, las oportunidades de crecimiento laboral, la carga de tareas, la cultura de la empresa, su reputación o el grado de independencia de un trabajador. Según estos criterios, otorga a cada profesión una nota entre 0 (mínimo) y 5 puntos (máximo). El top ten de la lista obtiene en todos los casos calificaciones superiores a los 3,5 puntos.

Los peores

En el otro lado de la balanza hay otros trabajos que generan infelicidad en los trabajadores y que, en este caso, no varían demasiado en las distintas ediciones del ranking.

El más odiado sería el puesto de director de ventas, encargado del control de las cuentas más importantes de la empresa. Es una de las pocas profesiones que obtienen un suspenso (2,34 sobre 5), seguida de agente de seguridad (2,36), comerciante (2,40) y cajero (2,49).

Con un aprobado raspado figuran los conductores (2,51), los jefes de mantenimiento (2,55) o los guardias de seguridad (2,55) que, según CareerBliss, se diferencian de los agentes de seguridad en que necesitan mayores requerimientos físicos: los primeros se dedican a proteger a otras personas de lesiones o secuestros, y los segundos a labores como los controles de visitas en una empresa o la comprobación de las identificaciones de los trabajadores. Les siguen en la clasificación el personal de ventas, operadores de maquinaria y servicio técnico no ejecutivo.


Fuente: Expansión / Ripe

Populares de la sección