Cuando el gobierno es su propio enemigo: la disputa por las pautas salariales

El MTSS quiere cambiar los lineamientos que aprobó y defiende el Poder Ejecutivo

La lucha de poder entre el "equipo oficial" y el "equipo paralelo" se está tornando un problema habitual dentro de los gobiernos frenteamplistas que termina por exponer las debilidades que tiene la coalición para coordinar la diversidad de posturas que convergen bajo una misma figura política.

Encontronazos en la estrategia económica, educativa y exterior se han sucedido en estos tres gobiernos de izquierda como consecuencia de un Frente Amplio que no puede evitar ser, en la interna, distinto. Y a pesar de eso, parecería que la experiencia nunca es suficiente aprendizaje.

En el primer gobierno, cuando el excanciller Reinaldo Gargano evitó la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos que Tabaré Vázquez y su ministro de Economía, Danilo Astori, tanto defendían. O cuando, en el gobierno de José Mujica, el equipo económico astorista liderado por Fernando Lorenzo, competía en el tire y afloje con el emepepista Gabriel Frugoni, entonces director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP).

Ambos casos inspiraron a Vázquez a escoger para su segundo mandato personalidades que estén en sintonía con su nuevo equipo económico, liderado una vez más por Astori. Fue así que como canciller escogió a Rodofo Nin Novoa, ex vicepresidente e integrante del Frente Liber Seregni; y como director de la OPP a Álvaro García, sustituto de Astori al frente del Ministerio de Economía (MEF) cuando este se postuló a las elecciones presidenciales.

Pero a pesar de sus intentos, el recelo no fue suficiente ya que la ofensiva interna no demoró en aparecer al comienzo de su segundo gobierno; esta vez en Educación. Las diferencias entre el director de la Administración Nacional de Educación Pública (Anep), Wilson Netto, y autoridades del Ministerio de Educación y Cultura (MEC) fueron evidentes en temas como el "marco curricular común", uno de los postulados de Vázquez para este gobierno. "Si sigue hablando, me voy", fueron las palabras de Netto a la ministra de Educación, María Julia Muñoz, durante la presentación de este marco a cargo del ex subsecretario del MEC, Fernando Filgueira.

Ahora, de manera impredecible, Vázquez se enfrenta a una disputa interna por las pautas salariales donde los principales contrincantes son su ministro de Economía, Danilo Astori, y su ministro de Trabajo, Ernesto Murro.

En los últimos meses Astori ha defendido sus pautas frente a críticas del PIT-CNT y de la oposición, contando con el apoyo directo de Vázquez quien, en reiteradas ocasiones, se encargó de manifestar que los lineamientos salariales no se cambian.

Ahora, la situación es diferente porque no es un externo el que sale a decir que las pautas son negativas, sino la persona que Vázquez designó para gobernar en materia laboral y con argumentos que, a primera vista, simulan una alerta más que una crítica: gran parte de los convenios se están firmando entre trabajadores y empresarios, por encima de las pautas, sin la aprobación del Poder Ejecutivo, y el ministerio nada puede hacer contra eso.

"Yo sé que al ministro le preocupa. Y cuando al ministro le preocupa algo, ocupa muchas horas del día tratando de resolverlo", dijo a El Observador el director nacional de Trabajo, Juan Castillo. La disputa ya quedó instaurada y los jugadores comenzaron a mover sus fichas. Pero, al final del día, ¿a quién priorizará Vázquez?


Populares de la sección

Acerca del autor