Cuando la historia es la protagonista

La Cámara Uruguaya del Libro entregó el sábado los Bartolomé Hidalgo 2011, destacándose el premio trayectoria para el escritor Tomás de Mattos

Uno de los galardones más importantes de las letras uruguayas, el premio Bartolomé Hidalgo, fue entregado el sábado por la Cámara Uruguaya del Libro, que con esto no solo reconoce los mejores títulos publicados en el país sino también el incansable trabajo realizado por muchos escritores nacionales a lo largo de su vida, como es el premio a la trayectoria, que este año recayó en manos del escritor Tomás de Mattos.

Entre los 18 candidatos que integraron las ternas de cada categoría, seis fueron los nombres que se hicieron de los laureles de este premio, entregado en el Salón Azul de la Intendencia de Montevideo en el marco de la 34ª Feria Internacional del Libro.

En esta oportunidad, el Bartolomé Hidalgo de narrativa –cuyo jurado estuvo integrado por Rómulo Cosse, Alicia Torres y Wilfredo Penco– fue también para De Mattos, por su obra El hombre de marzo. La búsqueda, una novela biográfica acerca de José Pedro Varela, de Editorial Alfaguara.

En la categoría álbum infantil el premio fue para Así reinaba el rey reinante, de Virginia Brown e ilustrado por Valentina Echeverría, mientras que en el género literatura infantil y juvenil el premio fue para Tamanduá Killer, de Germán Machado, publicado por Editorial Fin de Siglo.

En la categoría poesía, un jurado integrado por Roberto Appratto, Rafael Courtoisie y Ricardo Pallares decidió que el título ganador fuera Después del nombre, de Mariella Nigro, quien publicó sus versos en Editorial Estuario.

Por su parte, en ensayo histórico el premio fue para Cultura popular en el Uruguay de entresiglos (1870-1910), de Carlos Zubillaga, mientras que el Bartolomé Hidalgo para la categoría ensayo político-periodístico fue para Milicos y tupas, de Leonardo Haberkorn, un libro publicado por Fin de Siglo.

Finalmente, el premio revelación 2011 recayó en manos de Marcia Collazo por su trabajo Amores Cimarrones. Las mujeres de Artigas.


Comentarios