¿Cuándo no negociar un salario?

A veces aceptar la primera oferta es la mejor opción, se advierte en un artículo de la revista Time

Una negociación salarial puede resultar un proceso incómodo, pero necesario (y gratificante) que toda persona con experiencia profesional vive en diferentes momentos a lo largo de su carrera.

El proceso requiere de la investigación, la comprensión de los valores del empleado, la estrategia reflexiva, y la confianza.

Los profesionales de reclutamiento esperan por sus candidatos para negociar y buscan defender la enseñanza de los profesionales nuevos y experimentados. Además les enseñan a negociar ofertas y pedir un aumento de la manera correcta . Un error común acerca de la negociación salarial, que rara vez se habla, es que siempre tiene que suceder. Mientras se cree que los empleados deben tratar de negociar siempre, hay algunos casos donde no se debe.

Aunque estos casos son raros, hay situaciones en las que es necesario parar y entender que la aceptación de la primera oferta es la mejor opción. En un artículo de la revista Time se plantean los siguientes escenarios como "buenos puntos de referencia" para tener claro cuándo no llevar la negociación más allá.

Una vez aceptada la oferta: Hay varias maneras de recuperarse de una negociación salarial defectuosa. Negociar después de haber aceptado la oferta no es una de ellas. Esta estrategia pone al empleado en riesgo de perder la credibilidad profesional y no se considera como una buena práctica empresarial.

Si se cae la negociación en la fase de oferta, el mejor momento para negociar es durante una conversación con el gerente de la empresa, para hablar de opiniones y de la comprensión de rendimiento cuando existe la posibilidad de un aumento del mérito.

Si la compañía ha proporcionado la mejor oferta posible: El empleado ha hecho su tarea. Si la compañía que lo está entrevistando le hace una oferta que es superior a la anterior y ​​ha expresado verbalmente que le están haciendo su mejor oferta ¿qué hacer? ¡Esperar! No aceptar de inmediato.

En su lugar, es necesario validar la oferta investigando acerca de toda la información adicional que se pueda encontrar en la empresa y la información del sueldo en otras empresas del sector o inclusive en el sector público. Una vez que los datos han sido validados, y la persona está conforme con sus hallazgos, recién ahí debe aceptar la oferta (¡y celebrar!).

Volver a entrar en el mercado laboral: Este es un asunto difícil y varía con las circunstancias individuales. Cuando se vuelve a entrar en el mercado después de un tiempo fuera, es difícil saber siquiera por dónde empezar con el cálculo de su valor. Por lo general se aconseja al trabajador en esta situación utilizar como punto de partida su último salario antes de salir del mercado.

A veces, sin embargo, dependiendo de la profesión, la industria en la que trabaja y la cantidad de tiempo que ha tomado lugar, la persona puede necesitar considerar una oferta de salario más bajo. Lo recomendable es tener una buena comprensión de las siguientes preguntas:

  • ¿Podría la posición de la persona proporcionar una manera de actualizar sus habilidades y rápidamente integrarla de nuevo al mercado?
  • ¿Está el empleador dispuesto a entrenar al empleado?
  • ¿Hay una oportunidad para volver a negociar o actualizar su salario durante las revisiones de desempeño una vez que sus habilidades esténn al día, y el empleado ha cumplido o excedido las expectativas de posición?

La mayoría de las veces, la negociación debe ser un paso natural en el proceso de oferta de trabajo. Sin embargo, si el empleado pertenece a una de las categorías antes mencionadas, es posible que desee pensar antes de pedir más dinero.

Fuente: Revista Time

Populares de la sección