Cuando Sophie Calle anda, el silencio es un buen consejero

No es un terreno fácil el de la instalación. Sophie Calle lo sabe. Sin embargo, lo recorre con un enorme vigor creativo y conceptual. Estará en Buenos Aires.

Por Linng Cardozo.

El Museo Tamayo de México se dedica al Arte Contemporáneo, una definición paragua debajo del cual existe y se expone cualquier porquería. Este museo lleva el nombre del reconocido pintor oaxaqueño Rufino Tamayo y tiene la misión de investigar, difundir y presentar lo más destacado del arte contemporáneo internacional.

Esta vez el Museo Tamayo sorprende. La arquitectura del museo envuelve y seduce. Allí, a la izquierda de la entrada hay una exposición de Sophie Calle. ¿Quién es esta dama? Es francesa y nació en 1953. Su padre fue coleccionista de obras de arte, incluyendo en ellas a las fotografías. Fue hippie, asume el arte desde su propia intimidad y no se juega a una sola herramienta para expresar su arte. Utiliza gran diversidad de medios de registro como libros, fotografías, vídeos, películas o performances. ¿Es una artista conceptual? Lo “conceptual” –bastardeado por oleadas de críticos y artistas?- asume en Sophie Calle una dimensión densa, acústica y bella. La artista se defiende con su obra y no necesita curadores, comentaristas y catálogo. Cuando pasa eso, estamos frente a un verdadero artista.

LA INTIMIDAD PÚBLICA. Según Wikipedia, en 1981 surge su proyecto Detective, donde encarga a su madre que contrate a un detective para que le siga y realice un pormenorizado detalle de su vida diaria incluyendo un soporte gráfico, de esta forma posee la información recibida del detective y la información que ella había recogido en su diario personal, así las compara. La artista afirmó: A petición mía, durante el mes de abril de 1981, mi madre se acerca a la agencia “Duluc. Detectives privados”. Pide que me sigan y reclama una relación escrita de mi empleo del tiempo y una serie de fotografías de prueba de mi existencia.”

En 1986 realiza la serie Les aveugles (Los ciegos). En ella recoge los testimonios de varias personas ciegas de nacimiento y les pide que digan que es la belleza para ellos. Cada una de las piezas (un total de 23) está integrada por una foto-retrato de la persona, junto a otro cuadro con su testimonio escrito, y debajo de todo ello una fotografía de aquello que la persona ha nombrado como su impresión subjetiva de la belleza.

LA CARTA DE RUPTURA. La muestra en México –que este mes de mayo estará en Buenos Aires, en la Bienal de Performance, en el Palacio de Correo, Centro Cultural Néstor Kirchner- se llama “Cuídese mucho”. Se trata de una obra maravillosa diseñada desde un mail que recibió de su amor. Un mail de despedida, de desamor, de ruptura. Desde su dolor, la artista mostró el mail a 107 mujeres de distintas disciplinas. Se lo dio a leer, le hacía fotos, filmaba, observaba y reflexionaba. Un ejemplo: el correo electrónico se lo entregó a una experta en criminalística Y esta le devolvió un informe pericial en donde califica al autor del correo como “manipulador”.

“Cuídese mucho” fue el envío francés a la Bienal de Venecia en 2007. Ha sido expuesta en infinidad de museos, desde la Biblioteca Nacional de Francia, Barcelona y el museo Rufino Tamayo de México.

En declaraciones a la revista Ñ, dijo que se imagina hacer otra muestra, con la mirada masculina, ausente en la primera. “Ahora cuando me han invitado a la Argentina tuve por primera vez la idea de buscar respuestas masculinas. No lo haremos con muchas disciplinas, sino entre artistas. Un escritor, un bailarín, un músico; serán ocho. Maricel Alvarez es, otra vez, quien trabaja con sus réplicas. Yo voy a filmarlos y fotografiarlos antes de la inauguración. Y luego serán mostrados”, dijo.

Sophie Calle no necesita un catálogo ni una charanga de curaduría. Os invito a conocerla, aquí o en Buenos Aires.


Comentarios

Acerca del autor