Cuando un inversor es la mejor publicidad del país

Empresarios celebraron los vínculos comerciales que los unen con Uruguay

Hasta el momento los aplausos habían sido tímidos y la mañana en la Cámara de Comercio de la ciudad de Hamburgo -uno de los enclaves comerciales más importantes de Europa- estaba destinada a la normalidad: una conferencia más en la que el gobierno le presenta a empresarios extranjeros las bondades del país y le da buenas razones para que apunten su atención y sus recursos hacia Uruguay.

Sin embargo, Frank Hummel, representante de la empresa Sowitec, sacudió la mañana de una manera que ni el presidente Tabaré Vázquez ni los ministros que lo acompañaban ayer podían esperar. Sowitec invirtió en un parque eólico en Minas por US$90 millones y está construyendo otro en Flores por US$150 millones. Hummel le regaló a sus oyentes una imagen del país tan positiva que a medida que adjetivaba fue arrancando sonrisas, gestos de satisfacción y aprobación por parte de varios de los ministros.

El empresario alemán dijo que Uruguay tiene una estabilidad económica y social "muy importante", como no se exhibe en ningún otro país de la región. Sowitec tiene inversiones en Chile, Argentina, Brasil y México por lo que la comparación fue un elemento constante de su presentación. Y, justamente, arrancó las primeras sonrisas cuando sentenció que, en comparación a la región, en Uruguay no tuvo ninguna clase de problemas para instalar y hacer funcionar a su empresa. "Absolutamente ninguno", subrayó.

El empresario contó que en Uruguay pudo llevar adelante sus planes tal y como los había diseñado, que se encontró con "excelentes ingenieros" para capacitar en las especificidades del trabajo, que logró los permisos medioambientales en tan solo 18 meses y que su primer parque en Minas llegó a cumplir con el 99,98% de los objetivos que se habían fijado.

Insistió en el hecho de que Uruguay está a la vanguardia a nivel global en materia de diversificación energética y, especialmente, en energías sostenibles. En este sentido dijo que en algunas áreas específicas Uruguay supera incluso a Alemania en este tema.

Lea también: Vázquez busca a la elite empresarial y recibe frutos

El ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, asintió con orgullo cuando Hummel dijo que en Uruguay el "riesgo país es tan chico que siempre se puede conseguir financiación de los proyectos". Tanta confianza tiene Sowitec en el país que su próxima inversión contará con un 10% de capital propio lo cual "no lo haría en Brasil, Argentina y México", dijo el empresario.

Cerró la presentación con una foto del CEO de la empresa en las sierra de Minas y diciendo que en Uruguay –su segunda patria- la vida "llena de alegría". Y por eso cada vez que viaja a América Latina intenta terminar con unas vacaciones en el país.

Los aplausos fueron intensos. Hummel dejó el umbral tan alto que cuando el representante de Block Gruppe–una importante cadena de restaurantes y hotelería- agarró el micrófono no pudo ser menos y volvió a bañar en elogios al país. El empresario dijo que el gobierno del presidente Tabaré Vázquez le dio tanta confianza que seguirá comprando carne a Uruguay durante los próximos 30 años.

Las palabras de los empresarios alemanes emocionaron al presidente, según dijo horas después en una recepción que le brindó el consulado en Hamburgo.

"Tuvimos contactos con empresarios e inversores de este país (...) Quiero agradecer muy especialmente a quienes hoy en la mañana (por ayer), empresarios alemanes que trabajan en Uruguay, hablaron como hablaron de nuestro país. Me hubiera gustado grabar esas conversaciones porque yo creo que de acá en más no hablaríamos más ninguno de nosotros y pasaríamos lo que ellos dijeron. Lo aprecian de una manera que sinceramente a mi me emocionó".

Pero, sobre todo, las palabras de los empresarios alemanes reconfirmaron los dos puntos fundamentales que la canciller AngelaMerkel y el presidente Vázquez habían marcado como dos de los los pilares de la cooperación entre los países: la agro-industria inteligente y la energía sostenible.

Desacople

Lo que Hummel dijo con todas las letras había sido esbozado antes por Astori quien, junto al ministro de Transporte y Obras Públicas Víctor Rossi y al presidente Vázquez, había expuesto ante los empresarios alemanes.

Astori dijo que en materia económica, Uruguay se diferencia de las dinámicas de la región. "Vemos dificultades de las que Uruguay se desacopló", afirmó.

En este sentido, el ministro subrayó que, a diferencia de los vecinos, Uruguay nunca dejó de crecer y adelantó que "hay indicios muy positivos de que durante el transcurso de este año" habrá "un resultado superior al de 2016 en materia de evolución nacional".

Sin embargo, los aplausos para Astori llegaron cuando el ministro argumentó sobre la necesidad de mantener el orden macroeconómico. En un mensaje -que ciertamente no parecía dirigido a la audiencia alemana sino a otra audiencia que está a miles de kilómetros de Hamburgo-, Astori dijo que mantener el orden macroeconómico es el camino hacia la inclusión y que quien cree lo contrario no sólo está "equivocado", sino que estará generando "efectos contrarios". "La inflación perjudica más a los pobres que a los ricos", subrayó Astori.

El ministro de Economía le dio lugar al de Transporte quien en su intervención explicó la necesidad que tiene el país en materia de infraestructura y, sobre todo, enfatizó la inversión que el Uruguay requiere para llevar del siglo XIX al XXI los 300 kilómetros de vía férrea que van de Paso de los Toros a Montevideo. "Esa tecnología no la tenemos, no se ha hecho en nuestro país", reconoció Rossi. El ministro subrayó la necesidad de que el país pueda captar esas inversiones que posibiliten el desembarco de UPM con su segunda planta de celulosa.

La conferencia terminó con la alegría que Hummel dijo sentir cuando está en Uruguay. Y al presidente le pareció que poco podía agregar después de lo que había escuchado.

Populares de la sección

Acerca del autor