¿Cuánto cuesta cuidar a la familia Trump?

Con viajes por el mundo y un clan numeroso, el estado invierte hasta 3 millones de dólares por semana
Aviones que salen cada viernes desde Washington a Mar-a-Lago, el resort que funciona como Casa Blanca de fin de semana. Vuelos hacia países árabes para inaugurar un club de golf. Un dispositivo de seguridad en una elevada torre neoyorquina. Así, a tres o más bandas, se trabaja en la seguridad de una inusual familia presidencial. Los Trump, cuyos intereses entrecruzan lo político y lo financiero, además de ciertas exigencias que los caracterizan también en este nuevo período.

Si bien es cierto que todos los presidentes y su familia son sujeto de extensos protocolos de seguridad, en el caso de los Trump los costos pueden elevarse por millones.

Donald Trump es la cabeza del núcleo, sí, pero también allí están sus hijos, Eric y Donald Jr., que llevan los asuntos de su marca a inauguraciones y eventos en hoteles y campos de golf (el Washington Post señala que la semana pasada, sin ir más lejos, los hermanos estaban en Emiratos Árabes inaugurando instalaciones de la marca. En el caso de Eric, levantó polvareda un viaje a Uruguay que insumió costos altos de alojamiento para la comitiva de seguridad que lo escoltó, incluso cuando faltaba tiempo para que su padre asumiera la presidencia.


A esto hay que sumar otros dos factores: que el presidente suele manejar su cotidianidad con un grado elevado de exposición pública (para muestra está la reciente cena en Mar-a-Lago con Shinzo Abe, el presidente japonés, de la que participaron otros miembros del resort que simplemente son ciudadanos con acceso al presidente) y que además la primera dama, Melania Trump, decidió vivir en Nueva York con su hijo Barron, el menor de los Trump.

Durante los fines de semana Melania y Barron van al encuentro del presidente, sea en Washington o en Florida. Según estima la policía local, cuidarlos a ellos y a la torre Trump ubicada en pleno Manhattan cuesta US$ 500 mil por semana.

A esto hay que sumar también las actividades de Ivanka Trump y de su familia. Su esposo, Jared Kushner, también trabaja como asesor principal del presidente. En el caso de ellos al menos sí viven en Washington, lo que faciita la administración de recursos.

Pero son los traslados lo más costoso: según El País de Madrid, la cifra escala a unos US$ 3 millones de los contribuyentes que se va en forma semanal por este tipo de desplazamientos. En algunos casos, Trump junta a su familia y la lleva en el Air Force One, el avión presidencial, rumbo a Mar-a-Lago pero haciendo escalas en otros puntos, como el caso del pasado fin de semana en el que además organizó un acto político en Melbourne, Florida. En ese mismo viaje descendió en Charleston, Carolina del Sur, para visitar la empresa Boeing .

Barack Obama gastó US$ 96 millones en este apartado durante su gestión y tanto él como George Bush o Ronald Reagan vacacionaban mucho más lejos de donde suele ir Trump, con lo cual es posible inferir que no es tanto el asunto de las vacaciones como el de los traslados y el dispositivo amplio de seguridad lo que llama la atención.

Fuente: El Observador y agencias

Populares de la sección