¿Cuánto tiempo debe quedarse en un mismo lugar de trabajo?

La globalización y la competencia apuntan a una mayor flexibilidad laboral, por lo que cambiar frecuentemente de empleo es una situación cada vez más normal

Muchas personas han pasado por esta situación: estar descontentos con un empleo en el que llevan poco tiempo, pero les preocupa dejarlo demasiado pronto, por temor a mostrar inestabilidad laboral en el curriculum.

Es una sensación cada vez más frecuente, especialmente porque los empleos “de antes”, en los que alguien entraba a una empresa y tenía la razonable expectativa de jubilarse en la misma firma, son cada vez más escasos.

La globalización, la competencia, todo apunta a una mayor flexibilidad laboral por parte del empleador y del empleado. Por lo que cambiar frecuentemente de empleo es una situación cada vez más normal.

Pero entonces, ¿hay un momento óptimo, una cifra mágica que indica el momento en el que hay que cambiar sin que transmita la sensación de inestabilidad laboral, pero tampoco la de estancamiento?

La opinión de los expertos sobre el momento indicado para buscar nuevos horizontes, cambia un poco según el país y el puesto desempeñado, ya que para cargos de alta gerencia, lo normal es cerca de cinco años.

En cambio, durar más de siete años en un mismo cargo puede también encender alarmas, pues genera preguntas sobre si el candidato podría sentirse bien asimilando el reto de una nueva empresa o posición después de mucho tiempo haciendo lo mismo.

“Normalmente estos plazos mínimos se ubican entre los tres y cuatro años, tiempo razonable para haber podido realizar su aporte de valor a la compañía”, dijo Claudio Fernaud, director de de Stanton Chase en Uruguay.

En Reino Unido un empleado cambia en promedio de puesto una vez cada cinco años, según la firma de seguros LV. Y en Estados Unidos es más frecuente, una vez cada cuatro años, según estadísticas oficiales.

Victoria Bethlehem, jefa de adquisición de talento en la firma multinacional de recursos humanos Adecco, dice que a ella le parecen bien los candidatos que cambian de roles cada tres a cinco años.

“La inmovilidad nunca es muy deseable en un currículum. Esto no quiere decir necesariamente que el candidato haya cambiado de empresa. Pero es importante constatar que tiene una actitud abierta al cambio y un deseo permanente de aprender, que lo lleva a buscar nuevos retos”, añade.

Nigel Heap, director en Reino Unido de la firma de reclutamiento Hays asegura que “a veces hay un estigma asociado con saltar de trabajo en trabajo”.

Moverse constantemente sin ofrecer una buena razón, puede preocupar a los empleadores. Algunos cuestionarían el compromiso del candidato con una organización y puede dar la impresión de tener dificultad para adaptarse a nuevos retos.

La opinión de los expertos sugiere que en esta discusión no hay nada definido. Pero si va a buscar empleo luego de haber estado apenas un año en la posición anterior, o después de llevar más de diez años en esa misma posición, debe ir preparado a la entrevista laboral con una buena explicación para justificar por qué eso no es evidencia o de inestabilidad o de estancamiento laboral.


Fuente: Gestión - Ripe

Populares de la sección