Cuarteto de Nos o cómo divertirse durante 32 años

La banda realizó dos shows en el Teatro de Verano

En un Teatro de Verano donde cada vez es más difícil combatir el invierno, el Cuarteto de Nos invitó al público a cerrar el ciclo deHabla tu espejo, disco que hace un año presentaron en el Velódromo. El mismo Roberto Musso, una vez ya entrado el show, se sorprendió del paso del tiempo y la celeridad de los procesos: ser una banda profesional implica en parte mantener a la máquina siempre andando. Las giras presentación se transforman rápidamente en giras de despedida, que le ponen el punto final a la etapa de un disco para comenzar con otro, porque según confirmaron, entre agosto y setiembre comenzarán a grabar su decimoquinto trabajo.

Embed

Pero antes de eso (y antes de salir de nuevo de gira por Argentina, México, Perú y Ecuador) tenían que tocar en casa y saludar a los vecinos. El público que llenó el Teatro de Verano el viernes fue por demás familiar. Niños con sus padres, adolescentes que reconocían que esteera primer recital, otros jóvenes disfrazados de viejas, y cuarentones que luego cantaron Bo cartero abrazados por la nostalgia. El denominador común: absolutamente todos se sabían todas las letras y coreaban al ritmo de las rimas de Musso sin perderse un verso.

En esta despedida no era la idea aferrarse al presente sino repasar algunas canciones que hace tiempo no sonaban sobre el escenario. Así, un enmascarado Musso se subió al escenario para comenzar el pogo con Buen día Benito y siguieron Lo malo de ser bueno, Nada es gratis en la vida y Bipolar, acompañados por los vientos de la banda La Santa.

Embed

Con 32 años de carrera, la banda no solo tiene éxitos para llenar horas de show sino que además mantienen su esencia fresca. Eso se ve claramente desde en los ensayos hasta en el vivo: los tipos se divierten y hacen divertir al público, tanto gracias a las letras como al manejo del escenario de Musso y al infaltable Santiago Tavella, dueño de los momentos más Cuarteto de Nos con sus interpretaciones de Enamorado Tuyo, Pobre Papá y Whisky en Uruguay.

Es por eso que a pesar del frío, las casi dos horas de show pasaron volando, sea con canciones archipopulares como Inverno del 92 o la más reciente No llora, o con otras como una muy buena interpretación a bombo leguero de Todos pasan por mi ranchoo la energética Mírenme con el tecladista Santiago Marrero haciéndose cargo de los versos de Santullo.

Pero como se trata del show en casa, la banda terminó el show con Me Amo y Yendo a la Casa de Damián como bises, y sin demora cedió ante el pedido del público. “A ver si se la saben”, dijo Musso antes de que sonara el clásico coro de “¡pará!”. Y por supuesto, el público se hizo cargo de cantar Bo cartero.

Embed

Tras un muy aceitado y entretenido show, para el Cuarteto la diversión sigue hoy, también en el Teatro de Verano con un pequeño remanente de entradas a al venta en Red UTS.




Populares de la sección

Acerca del autor