Cuatro delitos recientes que dejaron a Bonomi en el banquillo

Intento de robo, destrozos, balas en Santa Lucía y crimen en Carrasco

Cada semana hay cinco crimenes en Uruguay, pero por determinadas razones algunos pesan más que otros en los medios, la población, el gobierno y los políticos. El sábado hubo dos homicidios: Roberto Veiga fue asesinado en San José y Heriberto Prati en Carrasco Norte. Las circunstancias del crimen, en el primer caso enigmáticas aún, en el segundo, claras y públicas, y la respuesta de los vecinos de Carrasco que salieron a la calle con cacerolas y pancartas, llevaron a que un homicidio tomara mayor relevancia pública que el otro.

El senador colorado Pedro Bordaberry interpelará al ministro del Interior, Eduardo Bonomi, por la situación de inseguridad, que en las últimas horas resurgió azuzada por una serie de delitos de alto impacto.

El 18 de setiembre, el intento frustrado de robo a través de un túnel subterráneo de 30 metros a la sucursal de Colón del Banco República presentó una novedad en la agenda de inseguridad y la respuesta estatal quedó en falso. La cúpula policial informó que detuvo a cinco integrantes de la banda que organizó y ejecutó el intento de robo pero la jueza los dejó en libertad. Sin embargo, la fiscal Sandra Boragno explicó a El Observador que las pruebas reunidas no fueron suficientes para pedir el procesamiento de los indagados. Para intentar avanzar en esta investigación, el lunes, con la autorización de la jueza Dolores Sánchez, la Policía difundió imágenes de dos hombres y una mujer que permanecen prófugos.

Diez días después del intento de robo al banco, en la noche del 28 de setiembre, un conjunto de hinchas de Peñarol destrozó vidrieras y autos en Pocitos y robó comercios. Dos hombres fueron procesados sin prisión y como medida alternativa, la jueza María Noel Odriozola les impuso como pena concurrir a la seccional más próxima los días que juega Peñarol durante seis horas.

Esa misma noche, durante los festejos en Santa Lucía por un nuevo aniversario del club, tres jóvenes fueron baleados por un grupo de delincuentes, algunos vestidos con camperas de Nacional, que llegaron a robar banderas. Los heridos se recuperan, mientras la Policía busca a los agresores. Los vecinos salieron a la calle en protesta por la inseguridad. En los tres casos, las cámaras de seguridad registraron los delitos y las imágenes recorrieron el país en informativos y portales.

La bala que agitó el humor público se disparó en la madrugada del sábado en Carrasco Norte, cuando Prati intentó evitar que un delincuente rapiñara a una amiga. "Dame la cartera que no te voy a hacer nada", le dijo el rapiñero a María Laura Methol. Prati, de 56 años, que veía la situación desde su auto junto a su esposa, se bajó con una navaja.

"Vos sos un cagón de mierda, no me vas a disparar", dijo Prati, según contó a El Observador su amigo Walter Lusiardo, esposo de María Laura. "No pasó un segundo que le disparó contra la frente, por lo cual cayó fulminado en ese momento", contó. Luego del disparo, el asesino agarró la cartera de María Laura y abandonó el lugar.

Una vez más, vecinos y amigos salieron a protestar. Como en 2012, luego del crimen de Gastón Hernández, las marchas en reclamo de seguridad repicaron en varios barrios. Tras el crimen de Prati, el ministro recomendó, una vez más, que la población no se resista a las rapiñas. "Que se calle la boca y haga lo que tenga que hacer", le respondió la vuida en Telenoche.

La Policía realizó ayer allanamientos en Carrasco Norte en busca del homicida de Prati, detuvo a un adolescente, que quedó en libertad a las pocas horas, y a un mayor, que hoy declarará ante la jueza Odriozola. La hija de Prati difundió ayer en Facebook una carta en la que pide que la muerte de su padre "se transforme en algo positivo".

La imagen pública de Bonomi

El sociólogo y politólogo Ignacio Zuasnábar considera que "no es claro que ninguno de estos hechos vaya a modificar sustantivamente la imagen que hoy la gente tiene de Bonomi".

"La gente ya venía con una imagen crítica de Bonomi pero no es por lo que sucedió ayer o la última semana. La personalización de la molestia es una simplificación del asunto", explicó Zuasnábar, director de Opinión Pública de la consultora Equipos, a El Observador. "Para uno será el gobierno, para otros la sociedad y la pérdida de valores, etcétera. La dinámica del foco en Bonomi se inscribe en las élites políticas, en el juego político y no solo en lo que la gente ve como un problema", dijo.


Populares de la sección