Cuba marcó la cancha a EEUU en tiempos que negocian apertura

La isla seguirá gobernada por la vieja guardia revolucionaria, que promete no dar ni un paso atrás
Aunque el descongelamiento de las relaciones con Estados Unidos generó expectativa en la comunidad internacional de que la revolución cubana flexibilice su doctrina, el último congreso del Partido Comunista Cubano (PCC) -máximo órgano de decisión en la isla caribeña- sepultó, al menos en el corto plazo, las perspectivas de cambio.

En una inusual imagen en los últimos años, el histórico líder de la revolución cubana, Fidel Castro, y su hermano Raúl Castro, que desde 2008 encabeza el gobierno de la isla, se mostraron juntos en público por primera vez desde 2013 en busca de mostrar la fortaleza de sus ideales ante el pueblo cubano.
La aparición conjunta se dio además un mes después de la histórica vista a La Habana en marzo de 2016 del presidente estadounidente, Barack Obama, en la que el mandatario del norte alentó de nuevo a cambios políticos y económicos en uno de los últimos bastiones del comunismo.
El mensaje enviado por el máximo órgano de resolución en la isla caribeña fue claro. Cuba irá a un ritmo más lento y cauteloso del esperado en su apertura al mercado, tras su acercamiento con Estados Unidos, según consignó la AFP.

Con la consigna de "no permitir jamás el retorno al capitalismo", Raúl Castro gobernará Cuba hasta 2018 junto con la vieja guardia del Partido Comunista, que postergó su esperada renovación al término de su Séptimo Congreso el martes en La Habana. Fidel Castro, en tanto, aludió a su muerte en un discurso de despedida, pero dijo que confía en la continuidad del legado que forjó.

El gobierno cubano además reclamó el fin del bloqueo económico, sobre el cual reconoció que tiene el apoyo de Obama pero señaló que está trancado en el Congreso de Estados Unidos, según informó el diario norteamericano The Washington Post.

La vieja guardia


Raúl Castro, de 84 años y al frente de Cuba desde 2008 tras la salida en 2006 de su hermano y líder de la revolución cubana, Fidel (89 años), ratificó su decisión de dejar el gobierno en 2018, pero mantendrá las riendas del PCC junto con compañeros de la gesta revolucionaria de 1959 y sin abrir espacio a otros actores políticos dentro del sistema de partido único.

"El Congreso acordó mantener en la dirección del Partido a un reducido grupo de veteranos de la generación histórica con elevada edad y que por su larga trayectoria revolucionaria gozan de autoridad ante el pueblo", justificó el mandatario en una intervención transmitida en diferido por la televisión estatal.

En su discurso Castro aludió a Estados Unidos como "el enemigo". El mandatario, que este año se mostró junto al presidente norteamericano advirtió a los cubanos de "estar más alerta que nunca" en relación a Estados Unidos, ya que entiende que cambiaron sus métodos pero no sus objetivos, según consignó el diario estadounidense Washington Post.

El mayor órgano de decisión de Cuba ratificó el mando de la isla y apenas introdujo pequeños cambios en el selecto y poderoso Buró Político, lo que sepultó cualquier expectativa de cambio profundo tras la reconciliación política con Estados Unidos. El Congreso aprobó una norma que limita a 70 años la edad máxima para ejercer cargos de dirección en el PCC. Sin, según informó la AFP, la nueva disposición regirá desde 2021.

El partido


Sin fracturas todavía visibles, el partido encara la resistencia de un sector de vieja guardia que no quiere que la tibia apertura iniciada por Raúl Castro en 2008 pueda terminar en concesiones al capitalismo.

"El Congreso acordó mantener en la dirección del Partido a un reducido grupo de veteranos de la generación histórica con elevada edad y que por su larga trayectoria revolucionaria gozan de autoridad ante el pueblo", justificó el mandatario en una intervención transmitida en diferido por la televisión estatal.

Además de Raúl Castro, el PCC ratificó en su puesto de segundo secretario del partido al médico José Ramón Machado Ventura (85 años). El Buró Político, entre tanto, fue ampliado de 14 a 17 miembros pero mantuvo casi la totalidad de los elegidos en 2011 al tiempo que aumentó, de una a cuatro, el número de mujeres.

En el Buró Político seguirán los tres primeros mandos de las Fuerzas Armadas, los generales Leopoldo Cintra, Ramón Espinosa y Alvaro López, así como tres hombres claves del gobierno: el vicepresidente Miguel Díaz-Canel, el ministro de Economía Marino Murillo y el canciller Bruno Rodríguez.

Además de las señales emitidas con Estados Unidos, el avance del empleo privado disparó las alarmas de algunos, pues ya alcanza 30%, lo que significa que 1,4 millones de trabajadores ya no tienen al Estado como patrón. De ellos, medio millón son trabajadores privados, 280.000 cooperativistas agrícolas y el resto campesinos privados. El Estado todavía controla 80% de la actividad. La continuidad, al menos hasta 2021, de esta vieja guardia opera como un amortiguador frente a los cubanos que pretendían un cambio más acelerado y profundo tras décadas de vigencia de un modelo centralizado de corte soviético y minado por el embargo estadounidense.


Fidel Castro confía en que su legado siga en pie

A cuatro meses de que cumpla 90 años, Fidel Castro pronunció el martes al cierre del Congreso del Partido Comunista de Cuba un discurso con aires de despedida en el que confió que el legado revolucionario cubano perdure después de su muerte. Un Fidel de buen semblante, con camisa y chaqueta deportiva azul, agregó que tras su muerte "quedarán las ideas de los comunistas cubanos como prueba de que en este planeta, si se trabaja con fervor y dignidad, se pueden producir los bienes materiales y culturales que los seres humanos necesitan". La aparición en el Congreso del PCC fue la segunda vez que Castro es visto en público en los últimos 12 días, tras hablar en una escuela el pasado 7 de abril. "Pronto deberé cumplir 90 años. Nunca se me habría ocurrido tal idea y nunca fue fruto de un esfuerzo, fue capricho del azar. Pronto seré ya como todos los demás. A todos nos llegará nuestro turno", afirmó Fidel Castro en un corto discurso.

¿Cómo es el sistema de gobierno?


Aunque el Buró Político es el encargado de ejercer en la diaria el poder en Cuba, según la normativa comunista el máximo órgano de decisión es el Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC) -de mil delegados-, que se reúne cada cinco años. Mientras, el Comité Central -que delibera dos veces por año- es el responsable de dar seguimiento a las resoluciones. El Congreso también amplió de 116 a 142 los miembros del nuevo Comité Central, con un promedio de edad de 54,5 años, 44% de ellos mujeres, y 36% de negros y mestizos.

Fuente: Agencias

Populares de la sección