Cuidar la primera barrera

Temperaturas extremas, la arena o la nieve golpeando el rostro, deshidratación y quemaduras a la orden del día. ¿Qué debe hacer un corredor para cuidar la piel mientras entrena o compite? Al fin y al cabo, muchos estamos en este juego por salud

Por Daniel Ríos

Los deportistas son personas que, por lo general, cuidan mucho de su cuerpo. Sin embargo, en muchas oportunidades su propia actividad los expone a lesiones. Las más obvias y de atención inmediata, como un esguince, reciben los cuidados necesarios. Pero, ¿qué pasa con otras instancias en las cuales los daños no provocan dolor o inactividad? Este es el caso concreto de los cuidados de la piel, una parte del cuerpo que pasa factura con el paso del tiempo y no en el corto plazo. Para conocer más sobre las precauciones a tener en cuenta, Running consultó a la dermatóloga Ana Menéndez.

De cajón

Todos estamos acostumbrados a las campañas para cuidarnos de los efectos nocivos del sol. Las actividades al aire libre, fundamentalmente en verano, deben realizarse en horarios ya por todos conocidos para evitar una exposición a la máxima radiación ultravioleta. En este caso, los efectos negativos a corto plazo son el ardor, el enrojecimiento y hasta las ampollas. A largo plazo, el envejecimiento prematuro de la piel y hasta enfermedades potencialmente mortales, como el cáncer, pueden ser desarrollados por no tener los cuidados mínimos. Menéndez también destacó otro de los efectos del abuso del sol: las manchas marrones conocidas como lentigos. Subrayó la especialista: "Los lentigos tan frecuentes en las pieles fotoenvejecidas por exposición crónica, se pueden revertir parcial o totalmente con diferentes tratamientos dermatológicos". En ese sentido, el espectro va desde cremas (las más efectivas son aquellas formuladas con ácido retinoico) hasta láseres o equipos de luz pulsada intensa que logran resultados notorios en poco tiempo. En este punto, es sumamente importante recordar que entre tantas "manchas" puede ocultarse un cáncer de piel. De ahí la recomendación permanente de un control anual de la piel en su totalidad.

Supongamos que usted no es muy amigo de los cuidados de la piel. Bien puede que la preocupación comience en estos momentos. En ese caso, tenga en cuenta que los efectos reversibles son aquellos "visibles". Es posible mejorar las manchas, la textura, el brillo y la calidad de la piel, con diferentes tratamientos. Sin embargo, el daño celular acumulado permanece oculto. La piel es un órgano que tiene "memoria" y con el tiempo pueden continuar apareciendo lesiones de menor a mayor gravedad según la fotoexposición y las quemaduras severas acumuladas, fundamentalmente en la niñez y en la adolescencia. Además de tener en cuenta los horarios adecuados de exposición, se debe utilizar filtro solar de un factor de protección mayor a 50, protector labial y sombrero. Es interesante contar con ropa que dé una protección adecuada, porque una remera común y corriente es equivalente a una protección factor 4, es decir, muy baja. Otro punto a tener en cuenta es cada cuanto debe aplicarse el filtro solar. En ese sentido, Menéndez subraya que debe reponerse cada dos horas. "Aun cuando se lea en el envase que son resistentes al agua, se considera que el factor de protección solar baja a la mitad transcurrido este período de tiempo. Eso quiere decir que, para los entrenamientos usuales y las carreras de 10K, una pasada de filtro solar debería ser suficiente. Si las actividades se prolongan, se deberá realizar una nueva aplicación".

Para el frío

Muchas veces las carreras no se corren en el mejor clima. Sin ir más lejos, algunas carreras de aventura exigen pasar por bosques y nieve hasta que los corredores ni siquiera pueden sentir sus manos o sus pies (sobre gustos no hay nada escrito). En esos casos, Menéndez sugiere hidratar correctamente la piel tanto para el clima frío como para los ambientes áridos. La dermatóloga recomienda la hidratación especialmente en deportistas con pieles rosaceiforme (con rojeces y venitas dilatadas). "En estos casos, se prefieren cremas de tipo emoliente, que impiden la evaporación de agua transepidérmica por oclusión". Subrayó que las pieles jóvenes son más sensibles, pero que de ninguna manera esto implica que los adultos desarrollen resistencia a las variantes comentadas. Por tanto, todos deben cuidarse de la misma manera.

Kit básico de cuidado de la piel del deportista

- Ropa adecuada

- Sombrero

- Protector labial

- Filtro solar con factor de protección 50+

- Lentes con protección UV

- Crema hidratante