Cursos y licencias de conducir especiales para repartidores

Preparan medidas para bajar la siniestralidad en el tránsito y formalizar a los que trabajan en ese sector
En 2015 la cifra de accidentes de tránsito descendió 5,9% en comparación con 2014, pero se mantuvo una problemática que preocupa al gobierno: la incidencia de las motos. Según datos de la Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev), del total de pasajeros que fallecieron el año pasado en siniestros viales, la mitad (51%) circulaba en ese tipo de vehículo.

El inspector de Trabajo y Seguridad Social, Gerardo Rey, dijo que del total de accidentes de tránsito en el país, el 2.5% ocurren a trabajadores que se trasladan en moto.

Como consecuencia de estos episodios, estos trabajadores son internados en CTI diez veces más que el promedio. Las cifras van en la misma dirección en cuanto al promedio de días de inasistencia por internación en el sector: mientras que estos trabajadores tienen un reposo de 48 días, a nivel general los trabajadores tienen un promedio de internación de 22 días, informó Rey.

"Estamos hablando de algo realmente serio. Esto impacta duramente en la familia de los trabajadores", agregó.

Según el Ministerio de Trabajo, la mayoría de las empresas que trabajan con deliveries fueron sancionadas por diferentes motivos como tener empleados en negro, incumplimiento de la normativa vigente o no darle ropa de trabajo adecuada a los trabajadores.

En cuanto al perfil de los trabajadores de este rubro, son preferentemente jóvenes: casi 40% tiene entre 20 y 30 años y cerca del 50% entre 31 y 45 años. Los datos recabados por la Inspección General de Trabajo durante las inspecciones indican que más de 90% de los repartidores son hombres,

Por otra parte, 96% de los trabajadores son dueños de la moto que utilizan y más de 75% realiza el mantenimiento. Casi 60% de los trabajadores tiene esta actividad como su única fuente de ingresos.
En cuanto a la antigüedad laboral en la empresa, en el 40% de los casos es menor a tres años y el 25% de los repartidores hace entre tres y seis años que realiza su tarea para el mismo empleador.

A fines de 2015 la IGT realizó un relevamiento para tener mayores detalles sobre la realidad del sector. De eso se concluyó que existe una "alta informalidad" en el sector e incumplimientos de la normativa. Además de haber trabajadores por fuera de las planillas, también se constató la carencia de elementos de protección, el uso de cascos no habilitados por la Unasev y la ausencia de ropa de trabajo proporcionada por la empresa.

Los operativos de control se realizaron en una primera instancia sobre los repartidores en moto que trabajan en el sector gastronómico. Se fiscalizaron 74 empresas y 136 empleados.

Ante esa situación, el Poder Ejecutivo decidió aumentar los controles sobre los repartidores (deliveries) con la intención de, por un lado, formalizar el trabajo en ese sector y, por otro, promover acciones que ayuden a disminuir la siniestralidad. Se trata de un rubro donde los accidentes laborales de gravedad tienen una mayor incidencia en comparación con otros, según un relevamiento realizado por la Inspección General del Trabajo (IGT) del Ministerio de Trabajo.

En el marco del Día Mundial de la Seguridad y Salud Laboral, celebrado ayer, el Ministerio de Trabajo organizó una conferencia en la que un grupo de trabajo del sector, integrado por Unasev, Cambadu, el Centro de Farmacias y la Federación de Empleados de Comercio y Servicios (Fuecys), anunció que se buscará capacitar y formalizar a los trabajadores del reparto en un plazo de dos años y medio, a través de cursos y la entrega de licencias especiales para conductores, que sean requisito de contratación,
"Con este panorama, siniestralidad alta, informalismo, competencia que hay que atender, hemos visto combinar estas tres propuestas: la capacitación, adecuación normativa y una campaña de comunicación", anunció el inspector general de Trabajo, Gerardo Rey.

Certificado y cascos gratis

En principio, la intención es que los repartidores en moto realicen cursos específicos de conducción defensiva que atiendan las características propias de la actividad, como vía para disminuir los índices de siniestralidad. Sobre este punto, el director de Unasev, Gerardo Barrios, dijo que se apuntará a la formación y capacitación tanto teórica como práctica, a través de la introducción de simuladores de la conducción segura en motos y la inspección técnica de motos.

"Cuando vos tenés 60% o 70% de informalismo no podés hacer una normativa muy exigente que de pique va a ser muy difícil de cumplir", Gerardo Rey, inspector general de Trabajo.

Según Rey, Unasev ya comenzó a diseñar el programa de los cursos junto con el Instituto Nacional de Empleo y Formación (Inefop). Este funcionará como "certificado garantizante" que luego la IGT solicitará a las empresas en las inspecciones. A futuro, la idea es que, una vez culminado el proceso de capacitación, se emita una licencia de conductor especial que no solo avale al trabajador sino que sea un requisito para su posterior contratación. Sobre este punto, Rey recalcó el desafío de Unasev para "convencer" a los intendentes de cada departamento de que acepten la iniciativa.

"Estamos reconociendo las dificultades para eso porque tenemos que convencer a 19 jefes comunales que hasta hace no mucho algunos cuestionaban que se deba usar casco", indicó Rey en No toquen nada (Océano FM)

En cuanto al curso de capacitación, Rey explicó que constará de tres partes: seguridad vial, derechos laborales de los trabajadores y conducta segura. Este último ítem apunta a formar conductores seguros y trabajar sobre los tiempos exigentes en algunos rubros que son los causantes de los accidentes.

"Dentro de un tiempo, que no va a ser menor a dos años, pueda ser exigible (el curso) como requisito para la contratación", indicó Rey.

Para alentar a los trabajadores a realizar este curso, Rey indicó que a quienes lo culminen y sean formalizados se les entregará un casco certificado y un contenedor isotérmico. El jerarca indicó que aún no se determinó si la entrega será gratuita o subsidiada.

"A través de las contribuciones que podamos hacer desde el Estado, de organismos estatales o similares y también de la responsabilidad empresarial, tendríamos que plantearnos el objetivo de lograr este año US$ 100 mil para tener una base" y poder invertir en "cascos, cajas contenedoras y chalecos para que en el segundo semestre de este año pueda efectivizarse", concluyó el ministro Ernesto Murro.





Populares de la sección