Cutcsa rechaza propuesta municipal para corredor Garzón

Las medidas "no mejoran ni los tiempos de recorrido ni la seguridad y comodidad" de los pasajeros, afirma la empresa en un comunicado

Cutcsa determinó en una asamblea general de accionistas que "no acompañará" las propuestas presentadas por la Intendencia de Montevideo para solucionar la circulación de vehículos en los corredores Garzón y General Flores. Las medidas de la comuna "no mejoran ni los tiempos de recorrido ni la seguridad y comodidad para el cliente del transporte", se lee en un comunicado de la empresa al que accedió El Observador.

A 4 años de haber sido inaugurado, el corredor Garzón sigue generando demoras y quejas. La obra millonaria que la pasada administración admitió como un error, espera ahora por cambios en la semaforización y en recorridos de líneas para por fin funcionar como debería hacerlo un corredor exclusivo. La Intendencia de Montevideo espera que antes de fin de año se vean los resultados.

Luego de realizar un estudio de circulación, los tiempos de espera y las velocidades en el corredor, la comuna presentó en abril al municipio G (Lezica, Colón, Peñarol) una batería de medidas: cambiar los recorridos de algunas líneas e incluir las suburbanas en el carril exclusivo, y reducir los tiempos de espera en los semáforos, a través de tecnología que permita el cambio según la demanda o eliminando giros.

Los accionistas de Cutcsa decidieron rechazar también la iniciativa presentada para el intercambiador Belloni con el mismo argumento: "Se empeoran" las condiciones de viaje de los pasajeros.

"CUTCSA no acompañará ninguna reestructura ni ninguna solución que la Intendencia de Montevideo lleve adelante, que su consecuencia termine perjudicando al cliente del sistema, a la Empresa y empresarios en su conjunto y a los obreros y trabajadores del transporte", se lee en el comunicado.

Según el estudio municipal, un vehículo particular demora el mismo tiempo circulando por el corredor que lo que debe esperar en los semáforos. En el caso del transporte urbano, 41,7% del tiempo que demoran en transitar el corredor, los ómnibus están parados. En general se identifica el problema en la falta de coordinación de los semáforos o porque existen cruces de más.

Para mejorar esos problemas, uno de los giros a la izquierda que se eliminará es el que permite ingresar desde la avenida Millán al corredor, que es uno de los más conflictivos y donde se dan más demoras. También se eliminará el giro en la esquina de Islas Canarias. En tanto, en el cruce con Lezica se pondrá un "loop de demanda", tecnología que permite el giro solo si detecta que hay un vehículo esperando.

Por el corredor circulan unas 1,7 millones de personas por mes. El 55% de las personas suben en la terminal o en la parada de plaza Vidiella. Con ello se buscará mejorar la espera en esa última parada eliminando los bancos. En su lugar se colocarán barras isquiáticas, que permiten esperar el ómnibus en una posición cómoda y no ocupan lugar.


Populares de la sección