Daniel Martínez: un año en la IMM a pedaleo lento

Los logros, los proyectos y los debes en el inicio de la gestión del intendente socialista
El entusiasmo que tenía Daniel Martínez el 9 de julio de 2015 era evidente. Antes de las nueve de la mañana, se puso un jean y un buzo deportivo, se ató una vincha alrededor de la cabeza y arriba se abrochó un casco. Después de ponerse el chaleco reflectivo, abrió el portón del garaje en su casa de Buceo y empezó a subir la rampa con su bicicleta, con una botella de agua en el cuadro y una cámara GoPro en su manillar. Pedaleó 40 minutos en un trayecto que ya había practicado antes, aunque eso no evitó que las gotas de transpiración le corrieran por la cara.

Martínez ya había recalcado que iría a la Intendencia de Montevideo a asumir como jefe comunal en bicicleta y así lo hizo, porque era la forma en que iba al Parlamento cuando era senador y porque además, quería promover su uso en la ciudad.

Pero su impulso de los primeros días se empezó a desvanecer cuando se dio cuenta de que, una vez como intendente, no sería tan viable usarla como medio de transporte. Algunas veces salió de la comuna cuando ya era de noche y entonces tuvo que dejar la bicicleta para volver a buscarla el fin de semana. Hoy solo la usa para ir a la IMM una vez por mes.

Ya dentro del Palacio Municipal, se encontró con una cultura de trabajo que también frenó su impulso. Frases como "siempre se hizo igual y esto no lo cambia nadie" o "la intendencia siempre trabajó con déficit" le hacen hervir la sangre. Y las escucha "14 veces al día", según contó a El Observador.

Martínez asegura que llegó con la idea de generar cambios estructurales en diferentes áreas: lograr que la administración trabaje de manera transversal, modificar el funcionamiento del sistema de transporte y convertir Montevideo en una ciudad limpia. Estos últimos dos puntos fueron los que más le costaron y, hasta ahora, no se dio el gusto de ver esos objetivos cumplidos.

El problema es que son los aspectos más débiles de la ciudad y donde los montevideanos quieren resultados. En entrevista con El Observador, Martínez reconoció que no pudo avanzar en lo que importaba porque se dedicó la mayor parte del año a "apagar incendios".

Primero fue el desborde de basura en las calles. La rotura de camiones recolectores y la debilidad del sistema de mantenimiento lo obligaron a pedir apoyo a los militares y a contratar ONG para limpiar los residuos tirados alrededor de los contenedores. Con esa medida se logró salir del apuro, pero el retraso en la recolección siguió y durante varios meses el vaciado de algunos contenedores debió quedar para el día siguiente.

Ahora el intendente espera a que lleguen cinco camiones de Europa y otros 15 en diciembre. La IMM tiene altas expectativas de que eso mejore de forma decisiva la limpieza de la ciudad. Pero los resultados se verán recién el próximo año.

Otro de los "incendios" fue Raincoop. El jefe comunal se dio de frente contra la realidad cuando la cooperativa de transporte ya no tenía dinero ni siquiera para cargar combustible –los sueldos los dejó de pagar en diciembre–.

La negociación con el resto de las empresas de transporte para absorber las líneas y los trabajadores llevó siete meses. Casi en paralelo, la aplicación Uber irrumpió en Montevideo y descolocó a las autoridades, que aún no lograron establecer una norma para regularla ni tampoco un mecanismo de fiscalización acorde.

En los últimos 12 meses, el precio del boleto urbano subió $ 4. Martínez sostiene que, para frenar los aumentos semestrales debe haber una modificación de la paramétrica –el sistema de cálculo del precio–.

Si bien el intendente empezó a reunirse con los actores del transporte y los cambios están en proceso, aún no hay logros concretos y es poco probable que se logre evitar una nueva suba en setiembre.

Fondo Capital, triunfo amargo

Martínez apostaba sus fichas a que la Junta de Montevideo aprobara la formación del fideicomiso del Fondo Capital, donde incluía 20 obras de infraestructura para todo el quinquenio.

En principio, el intendente quería que la inversión fuera de US$ 500 millones, pero una vez que llegó a la comuna se dio cuenta de que, con el estado financiero de la IMM, podía invertir apenas la mitad. Tras un acuerdo con el líder de la Concertación, Edgardo Novick, logró que le aprobaran un fideicomiso mucho menor, por US$ 94 millones.

Con ese dinero se empezará a principios de 2017 obras de movilidad, veredas e iluminación. Entre ellas, está previsto hacer un cruce a desnivel en avenida Italia entre bulevar Artigas y Centenario. También se realizará una planta de preclasificación y compactación de residuos.

Sin embargo, de las 20 obras que Martínez quería hacer, varias quedaron postergadas.
La rambla del Cerro, la Unidad Alimentaria de Montevideo, el Centro de Hidroterapia en el faro de Punta Carretas, tendrán que esperar algún tiempo más.

Para la oposición fue más de lo mismo

La visión de algunos ediles de la oposición en la Junta de Montevideo es que el intendente Martínez no logró cambios sustanciales al compararlo con la administración anterior. "Muchos ruidos y pocas nueces. Se han propuesto muchas cosas pero en la realidad se han llevado a la práctica muy pocas. Los problemas de Montevideo siguen sin solucionarse", comentó a El Observador el edil nacionalista Javier Barrios. Si bien señaló que el intendente es "una persona abierta al diálogo", cuestionó el hecho de que no haya sabido de antemano el estado de los camiones recolectores, cuando la administración anterior tenía integrantes del Partido Socialista, del cual el jefe comunial es integrante. Del mismo modo opinó el edil del Partido de la Concertación, Marcos Laens, quien señaló que en vez de apretar el cinturón, el intendente brindó partidas extrasalariales y se comprometió con Adeom a presupuestar a 1.000 trabajadores contratados. También criticó el aumento del precio del boleto y la ausencia de logros en el transporte y en la basura. "Fue un desastre", resumió, aunque aseguró que tampoco esperaba más de su administración.

LOGROS

  • Tránsito: Se inauguró el Centro de Gestión de Movilidad, una obra que estaba prevista desde la administración anterior.
  • Trámites: Puso en funcionamiento una ventanilla única para la realización de 150 trámites. También aplicó el sistema de expedientes electrónicos.
  • Internet: La IMM realizó un convenio para brindar wifi gratis en 100 espacios públicos de la ciudad.
  • Trabajadores: La relación con Adeom mejoró luego de la firma del convenio colectivo por cinco años. En dos oportunidades el gremio colaboró con la administración.
  • Basurales: Se instalaron ocho cámaras en basurales endémicos. Se controlaron 10 de los 30 que existían. Las cámaras son rotativas y llegarán más.

EN PROCESO

  • Ómnibus: El intendente mantiene reuniones para analizar la forma como se fija el precio del boleto y los recorridos de las líneas. También se implementará el pago electrónico.
  • Limpieza: Aún no llegaron los cinco camiones comprados de forma directa para normalizar la recolección. Otros 15 llegan a fin de año.
  • Taxis: Una comisión trabaja con todos los actores para reformar el servicio.
  • Ciudad:Se está trabajando en la rehabilitación de Ciudad Vieja.
  • Tecnología: Se instalarán sensores en contenedores y las luces de la ciudad serán inteligentes. Así se podrá monitorear el servicio de forma constante.
  • Obras: previstas en el Fondo Capital empezarán a principios de 2017.

POR AHORA NO

  • Cerro: El proyecto de reconstruir la rambla en ese barrio quedó sin fecha a raíz del recorte en el Fondo Capital. También quedó postergada la reforma de la fortaleza.
  • Uam: La Unidad Alimentaria de Montevideo, adonde se pretendía trasladar el Mercado Modelo, quedó postergado a raíz de la falta de apoyo que tuvo en la Junta de Montevideo.
  • Tránsito: El Fondo Capital también preveía la construcción de vías rápidas en calles importantes de la ciudad. Martínez pretende hacerlas con fondos propios, aunque no se concretará este año.
  • Obras: El intendente también preveía construir seis plazas integradoras y formar parques como un modo de revitalizar determinadas zonas. Sin embargo, con la negativa de la Junta, deberá realizarlo con fondos propios. y e concreción.

Populares de la sección

Acerca del autor