Darth Vader le dio varios miles de millones de dólares a George Lucas

La franquicia de Star Wars produjo desde remeras y libros hasta papel higiénico y ropa para perros

El barbudo y treintañero George Walton Lucas Jr. sí imaginó el fenómeno mundial que estaba desencadenando cuando estrenó Star Wars: Una nueva esperanza hace 40 años. Su ópera espacial en la que nos legó conceptos como los jedi y los sables de luz generó una revolución no solo en la industria cinematográfica con sus taquilla millonaria sino también en el mundo del merchandising. La franquicia logró comercializar desde lo más básico como remeras y libros hasta papel higiénico hasta ropa para perros. Lucas ya había previsto esto y, por eso, cuando negociaba con Universal Studios sobre la financiación de la película prefirió resignar dinero de su contrato para poder quedarse con los derechos de los productos.

Después de varios traspiés en la preproducción y una caótica filmación, que contaba con los hasta ese momento desconocidos Mark Hamill y Carrie Fisher, la película se estrenó en 1977 con un presupuesto de US$ 11 millones. Aunque directores de renombre, como Brian De Palma, le aseguraron a Lucas que la historia sería un fracaso, el Episodio I - ahora conocido como Episodio IV - fue un éxito de taquilla y recaudó US$786 millones mundialmente. Las otras dos producciones no tuvieron la Fuerza de la primera en las recaudaciones, pero contaron con escenas y diálogos que quedaron en la historia del cine como la inolvidable frase de Darth Vader a Luke Skwalker en El imperio contraataca.

A 16 años del estreno del último largometraje, el padre de la franquicia decidió contar la historia previa a la que todos ya conocíamos y estrenó la primera de una nueva trilogía, esta vez de precuelas. Aunque los warsies (fanáticos de Star Wars) se desilusionaron un poco con la calidad de los nuevos lanzamientos, la taquilla terminó siendo positiva. La gran noticia llegó en 2012 cuando Disney acordó comprar Lucasfilm, la productora de Lucas, por US$ 4.000 millones quedándose así con los derechos y proyectando un relanzamiento de la marca.

Según Forbes, Lucas embolsó alrededor de US$ 20.000 millones por ventas de merchandising en 38 años de vida de la franquicia. No solo se vendieron toneladas de productos de lo más variados, sino que también se crearon videojuegos y libros que expandían el universo. Después de que Disney haga oficial la adquisición, JP Morgan pronosticaba que esto podía aumentar un 200% la venta de merchandising de la compañía, números que la empresa del ratón veía con buenos ojos. La estrategia fue unificar las historias de todos los productos que llevaran el sello de Star Wars y convertirlo en canon oficial desde ese momento. Los comics o novelas gráficas que relataban el trasfondo de algunos personajes o llenaban agujeros narrativos de las películas pasarían a llamarse Star Wars Legends en 2014 – abandonando el nombre de Star Wars Universo Expandido – y dejarían de ser considerados canon oficial.

Disney tenía muchos planes para la franquicia por lo que decidió relanzar una nueva trilogía de películas y spin-offs, además de hacer un reboot de los libros y videojuegos. Durante 2015 se vendieron alrededor de 2 millones de libros y se vendieron productos envasados con licencia oficial por casi US$ 243 millones. La marca estaba más vigente que nunca y la prueba fehaciente fue el gran éxito de taquilla del episodio VII El Despertar de la Fuerza – se estrenó en diciembre de 2015 - que unió a un nuevo grupo de jóvenes héroes como Rey, Finn y Poe Dameron con los clásicos Luke Skywalker, Leia y Han Solo. Con US$2.068 millones de recaudación mundial, se convirtió en la tercera película más taquillera de la historia y generó un gran impulso en la industria del merchandising.

Battlefront, uno de los videojuegos más icónicos de la franquicia, tuvo su gran regreso al mercado, esta vez con una historia ligada a la nueva trilogía. En solo dos meses en las estantería le reportó ventas por US$ 660 millones a Electronic Arts, dueña de la licencia para comercializar estos productos por 10 años. Por su parte, la editorial Del Rey, subsidiaria de Penguin Random House especializada en ciencia ficción, estableció un nuevo acuerdo con Disney. La compañía había acompañado el proyecto de Lucas desde 1976 cuando publicó la primera novela que relataba los hechos de Una nueva esperanza y, según el sitio oficial de Star Wars, la editorial había vendido más de 75 millones de libros hasta 2014.
Fuente: Cronista - Ripe

Populares de la sección