Dato sorprende a analistas, que ya analizan elevar proyecciones

Prevén que suba del dólar ponga paños fríos sobre crecimiento del consumo

El fuerte crecimiento que mostró la economía en el segundo trimestre estuvo por encima de las expectativas de los analistas privados, que ahora comenzaron a analizar una corrección al alza de sus pronósticos para el cierre del año.

“El dato fue mejor que lo esperado, con desempeños muy buenos en transporte, en el rubro otras actividades económicas”, entre los que se encuentra el rubro logístico, comentó a El Observador el socio de la consultora Deloitte Pablo Rosselli. “También hubo un dato muy bueno en actividad comercial, a pesar del desempeño pobre del turismo y del efecto de más uruguayos yendo a Argentina. El dato fue mejor que lo previsto y puede dar lugar a alguna revisión al alza de nuestra proyección en los próximos días”, acotó.

En tanto, el socio de la consultora Vixion Consultores, Aldo Lema, dijo que el crecimiento esperado para el año sigue estando entre 3% y 4%, pero con el mejor desempeño trimestral, “en vez de estar cerca del piso del rango, se perfila hacia el techo, aún con desaceleración en el resto del año”.  Con ello, añadió, se ratificaría una expansión levemente por encima de los socios regionales (Brasil 2,5% y Argentina 3% genuina) y también superior a la del resto del mundo. 

Para Lema, “fue clave” en el  dato del segundo trimestre la recuperación del aporte del sector eléctrico, gracias a las lluvias que elevaron la generación eléctrica. Esa variable tendrá una incidencia positiva de entre 0,5 y 1 punto porcentual en el PIB de este año, estimó.
 Por su parte, la analista Mercedes Comas de PwC indicó que seguramente su consultora elimine el “sesgo negativo” para su proyección de crecimiento para la economía (de 3,5%) que había estimado para 2013, como consecuencia del dato del segundo trimestre que divulgó ayer el Banco Central.

En cambio para el economista, Alfonso Capurro, de CPA-Ferrere, será difícil llegar a un crecimiento del 4% este año, como proyectó el equipo económico en la presentación de la Rendición de Cuentas en el Parlamento. “El dato del segundo trimestre no cambia nuestro diagnóstico, pero hay factores exógenos que sí impactan en la proyección: la postergación del comienzo de Montes del Plata  y la depreciación reciente de la moneda que podría enfriar el consumo a nivel de bienes transables”, alertó.

Menor consumo
Respecto a la evolución del consumo privado –que mostró una expansión del 5,1% en el segundo trimestre en la comparación interanual y parece estabilizarse–, los analistas prevén una desaceleración a futuro. Según Capurro de CPA-Ferrere no se vislumbran “amenazas para el mercado interno en general”.

“Lo que sí notamos son tendencias a la desaceleración, en la medida en que estamos viendo un aumento moderado de la tasa de desempleo y una moderación de los salarios, que están creciendo bastante menos que lo que crecían el año pasado”, explicó. Recordó que a eso hay que agregar el efecto “desplazamiento de demanda” hacia Argentina por las diferencias de precios.  “Todo eso pone presión a la baja en el mercado interno”, sobre todo en rubros susceptibles como la vestimenta, el entretenimiento y otros servicios que se vuelven transables por la diferencia de precios relativos con los vecinos.

En una línea similar, Comas de PwC dijo que el dato de crecimiento del consumo del segundo trimestre recogió casi en su totalidad un tipo de cambio a $ 19.En ese sentido, estimó que probablemente en el segundo semestre se vea un impacto por el alza del dólar en una menor tasa de consumo de los bienes durables. “Seguramente veamos un consumo bastante más chato en lo que resta del año”, afirmó.


Algunas “luces amarillas” para el futuro

Para Pablo Rosselli de Deloitte hay “algunas señales de desaceleración de la economía”. El PIB sin electricidad, gas y agua creció 3,8% internanual en el acumulado a junio, frente a registros de más de 4% en 2012.  “El dólar subió y eso puede tener algún efecto en las decisiones de consumo. El crecimiento económico regional es bastante moderado y seguimos pensando que tenemos luces amarillas en materia de competitividad”, dijo Rosselli. Mercedes Comas de PwC acotó que gran parte del impulso de las exportaciones se dio por el “efecto soja” cuya incidencia caerá en lo que resta del año. Se mostró preocupada por la evolución de la industria sin considerar UPM, Pepsi y ANCAP. “Estamos observado un proceso de estabilidad y caída de la producción interanual en los últimos tres meses en varias ramas”, alertó.


Populares de la sección

Comentarios