David Bowie: alien, caballero, héroe, ícono

Ziggy Stardust, El Duque Blanco, David Bowie. Como se lo llame, el artista inglés marcó de manera definitiva el rock y el pop, y hasta el último momento creó su arte exactamente como quiso
David Bowie dejó este mundo en el momento menos pensado: habiendo lanzado un disco nuevo, con un video estrenado, una obra en cartel off-Broadway y 69 años recién cumplidos. Para sus allegados, sin embargo, fue un hecho esperado. Tras 18 meses de luchar contra el cáncer en silencio, el artista falleció el domingo, según confirmaron sus redes oficiales y su hijo, Duncan Jones.

Durante los 50 años que duró su carrera, Bowie –cuyo nombre real era David Jones–, elaboró una variedad de personajes, unió géneros y se deshizo de convenciones de género, especialmente durante su etapa más andrógina y experimental. Fue el artista que concibió un nuevo rock y un pop avant-garde, que no vio límites en lo que la música podía lograr y cómo ésta se podía representar visualmente.

Es por esto que, así como se transformó en un ícono musical atemporal, también supo ser un ícono de la moda. Desde la apariencia de otro planeta de Ziggy Stardust a los trajes a medida y el pelo engominado del Duque Blanco; su cabellera rojo rabioso y el parche en su ojo bueno; sus vestidos y plataformas; los vestuarios vanguardistas cortesía del diseñador japonés Kansai Yamamoto; el rayo que le atravesaba el rostro en Aladdin Sane; la moda estuvo al servicio de su música y la creación de sus personajes. Y al mismo tiempo, Bowie logró impactar las pasarelas, con Jean Paul Gaultier, Raf Simons de Dior y Hedi Slimane de Saint Laurent como grandes seguidores de su estilo. Su influencia sin dudas se seguirá viendo a futuro.

Moda david bowie

Su estilo camaleónico fue siempre igual de importante que su excelente composición. Sus 25 discos son un exhaustivo muestreo de sus inquietudes.

Desde los viajes estelares del Major Tom de Space Oddity (1969), continuados desde la perspectiva del alien que le da nombre al excelente disco The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars (1972) y su evolución en Aladdin Sane (1973). En el medio apareció el hermoso glam acústico de Hunky Dory (1971), con Changes como uno de sus más grandes y reconocidos temas.

David Bowie - Changes (Live)

Fue en Station to Station (1976) en el que desarrolló su siguiente personaje: El Duque Blanco, una personalidad clásica y estilizada, que tomó las riendas de la adicción a la cocaína que el artista comenzaba a padecer.

Los últimos años de 1970 estuvieron marcados por su llamada "trilogía de Berlín": los experimentales discos Low, "Heroes" y Lodger, creados junto a Brian Eno e inspirados en el Krautrock. Entre estos, por supuesto, se destaca el tema "Heroes", otro de los himnos que marcaron su carrera y que fue versionado por una enorme variedad de artistas, desde Blondie hasta la banda TV On The Radio.

La década de 1980 siguió con un regreso al histrionismo –ver el video de Ashes to Ashes–; sus destacadas colaboraciones con Iggy Pop y la grabación de Under Pressure junto a Queen; una inclinación hacia el new wave y su primer hit para las pistas: Let's Dance, realizada junto a uno de los gurús de la música disco, Nile Rodgers, guitarrista de Chic.

David Bowie - Ashes To Ashes

Los años siguientes fueron de experimentación con la electrónica. Notoriamente aparece I'm Afraid of Americans, tema que fue remixado por la banda de rock industrial Nine Inch Nails.

Los 2000 encontraron a Bowie reduciendo su actividad. Solo editó dos álbumes, Heathen (2002) y Reality (2003). Su alejamiento de los estudios duró diez años, pero logró sorprender gratamente tanto a fans como a la crítica con The Next Day, un álbum de rock realizado en total secreto. Con su voz casi intacta, cantaba sobre la muerte, aunque no la suya.

Eso parece haber llegado con Blackstar, su más reciente y último disco. Un "regalo de despedida", según su productor, Tony Visconti, lanzado en el día de su cumpleaños, dos días antes de morir.

Blackstar fue grabado en el último año, y sus canciones, especialmente Lazarus, su segundo corte, presagian el final que encontraría el músico el pasado domingo. Con un tono ominoso, una atmósfera totalmente actual y una fusión con el jazz cortesía del saxofonista Donny McCaslin, Blackstar engloba lo mejor que pudo dejar Bowie tras su desaparición: otro disco fundamental, una obra de arte.

David Bowie - Lazarus

David Bowie nació el 8 de enero de 1947 en Londres, y desde joven su aspiración fue dedicarse a la música. Sin embargo, eso no impidió que el artista incursionara en la pintura y en la actuación, participando en películas como El hombre que vino de las estrellas (1976), Labyrinth (1986), Twin Peaks: fuego camina conmigo (1992) y El gran truco (2006).

Entre los cambios, su famosa mirada se mantuvo como constante, consecuencia de una pelea con su amigo George Underwood por una chica, en la cual un puñetazo hizo que el ojo izquierdo del artista se dañara. Si bien no perdió la vista, su pupila lucía permanentemente dilatada, creando la ilusión de que el color es diferente. Este hecho contribuyó sin dudas a su extrañeza y su mitología.

Populares de la sección

Acerca del autor