David La Chapelle: diálogos imaginarios en Montevideo

Por primera vez una ciudad cuenta con cuatro exposiciones simultáneas del artista
David La Chapelle (Connecticut, 1969) es uno de los nombres de la fotografía más reconocidos mundialmente, especialmente en el área de moda y espectáculos.

Dueño de un estilo kitsch, saturado de colores y usualmente editado, su obra se caracteriza por mensajes sociales o reflexiones sobre temas contemporáneos, si bien la crítica al consumo suele tener menos efecto cuando se hace con mujeres-objeto con imágenes de muñecas inflables.

Su portfolio abarca un listado inimaginable en calidad y cantidad de personajes retratados por su lente: Whitney Houston, Hillary Clinton, Uma Thurman, Nicole Kidman, Elizabeth Taylor, Bjork, Elton John o Muhamed Ali son solo algunos de los objetivos del artista en múltiples campañas o editoriales.

Ha firmado videos para Moby, Britney Spears, Amy Winehouse, No doubt y Jennifer Lopez.

Montevideo es la primera ciudad en albergar cuatro exposiciones simultáneas del artista con 89 obras (muchas de ellas en gran formato, como "Diluvio", de hasta seis metros de largo) distribuidas en el EAC ("Posmodernidad"), AGADU ("Símbolos de inmortalidad"), CdF ("Contemporaneidad") y la Fundación Unión ("Iluminación"). Esta última y 212 Productions Los Ángeles son las organizadoras de tan singular evento, que podrá disfrutarse hasta el 3 de setiembre.

Sus comienzos datan de los años 80, en la época de Studio 54, donde conoció a Andy Warhol, quien más tarde lo reclutara para su revista Interview Magazine. A partir de allí, su lista de clientes incluye también otras publicaciones importantes como Vogue, GQ, Vanity Fair o Rolling Stone.

Se lo apoda "el Fellini de la imagen" gracias a que sus obras no se caracterizan por ser espontáneas, sino todo lo contrario: una suerte de escenografía y puesta en escena de múltiples piezas y personajes que componen temas usualmente vinculados al consumo, apocalipsis, referencias a grandes obras de la historia del arte, todo más parecido a un sueño donde casi siempre las mujeres rara vez escapan del cliché de objetos sexuales y los hombres suelen ser salvadores, dominantes o trasvestidos.

Se inspira en la cultura de la calle o los íconos pop, la religión o las marcas, la pornografía o la Biblia, todo es válido para su mensaje barroco y contradictorio que por un lado glorifica personajes y por otro reflexiona sobre la cultura del consumo.

Desde el año 2006 su trabajo se vuelca a una búsqueda de reflexión sobre temáticas actuales, más intelectual que comercial para galerías o museos, en los cuales ha registrado récords de concurrencia de público como en el Barbican de Londres o el Malba de BsAs.

En todo caso sus imágenes no pasan desapercibidas.

Suya es la frase " trabajo con la fantasía. Si quiere realidad, súbase a un autobús".

Pueden ver más fotos en este link.

Comentarios

Acerca del autor