David LaChapelle: el ojo que destapa a los famosos

El fotógrafo y artista estadounidense visitó Montevideo y habló sobre su proceso de trabajo, por qué no define su estilo como "surreal" y el descubrimiento de "su nuevo mejor amigo": el mate

David LaChapelle no se pudo contener. Durante su visita a Montevideo, donde visitó la Asociación General de Autores del Uruguay (Agadu) para dar una conferencia el pasado martes de noche, el estadounidense mostró brevemente sus dotes como fotógrafo que han hecho que el New York Times lo nombrara como uno de los artistas más influyentes de su generación. Ante el fanatismo de un joven artista uruguayo, quien le mostró a LaChapelle sus ilustraciones desde un celular, el estadounidense le indicó con entusiasmo a un colega que posara rápidamente para que el uruguayo lo fotografiara e ilustrarlo después. Tras darle al modelo unas indicaciones sobre la pose y el vestuario, se sintió satisfecho con el resultado. "Ahí tenés", le dijo al uruguayo. "Ahora a dibujar".

La escena sucedió minutos después de la presentación que LaChapelle dio frente a un público integrado principalmente por jóvenes artistas uruguayos. La visita del fotógrafo estaba prevista originalmente para junio, cuando un circuito de cuatro galerías a lo largo de Montevideo expuso un gran compendio de su obra titulado Diálogos imaginarios.

Un traspié de salud impidió que LaChapelle, quien comenzó su carrera trabajando para Andy Warhol, visitara Uruguay a tiempo para presentar sus obras, que incluyen retratos a celebridades como Leonardo DiCaprio, Angelina Jolie y Hillary Clinton, entre muchas otras.

Fiel a un estilo que combina lo irreverente y lo colorido con naturalidad en una estética fantástica, LaChapelle ingresó al Teatro Agadú con termo y mate bajo el brazo y vistiendo una camisa de vaquero. "Lo descubrí hoy", indicó el fotógrafo al señalar la bebida uruguaya. "Es tanto más sano que el café. Es mi nuevo mejor amigo".

Durante la conversación, que primero fue dirigida exclusivamente a la prensa para luego hacer lugar al público, LaChapelle compartió las motivaciones detrás de una carrera que lo tuvo como el fotógrafo responsable de las portadas de revistas como Vogue, Vanity Fair, GQ y Rolling Stone. "Siempre dibujaba de pequeño con crayolas y sabía que sería un artista. Más adelante dejé de prestarle atención a las materias (académicas) que no me interesaban", relató. "A los quince, en Nueva York, conocí los clubes y eso fue todo para mí. Encontré a mi gente: artistas, bailarines, personas de mente abierta. Era una experiencia de la que no me podía aburrir. Conocí la fotografía cuando adolescente en un instituto de artes y me enamoré. Las primeras fotos que tomaban eran rajaduras en las escaleras. Las últimas eran mis compañeros de cuarto posando como figuras del Renacimiento", manifestó.

El fotógrafo, que fue introducido por el artista uruguayo Diego Masi y una breve presentación sobre el derecho de autor y la propiedad intelectual, mostró también un video de una de sus producciones más celebres: un retrato en el que Courtney Love, la exesposa del líder de Nirvana Kurt Cobain, sostiene el cuerpo de un doble de su marido, simulando la escultura la Pietà de Miguel Ángel. En el video, se puede ver como una decena de trabajadores ayudan a crear los atuendos y entornos irreales en los que el fotógrafo suele capturar a sus modelos. LaChapelle aclaró que no considera su fotografía –en la que prefiere el trabajo artesanal antes que las herramientas digitales– "surreal": "Son trabajos cuyos procesos documenté. Son reales. Los imaginé y se crearon. Ese es mi método, ni peor ni mejor que alguien que use una computadora. Son eventos creados con los artistas, diseñadores y los modelos".

Durante su breve visita, el fotógrafo no pudo escapar de la realidad actual de su país. Al ser preguntado sobre la posibilidad de retratar al candidato a la presidencia republicano, Donald Trump, LaChapelle expresó su disgusto por el empresario. "Honestamente no quisiera fotografiar a Donald Trump. Crecí en Nueva York y ya en 1984 lo conocía como personaje y no podía soportarlo. No tendría interés. No sería una buena experiencia para ninguno de los dos".

Populares de la sección

Acerca del autor