De 50 jueces y fiscales de Montevideo unos 15 fueron amenazados y tienen custodia

Fiscal de Corte dijo que están "dispuestos a tomar las medidas que sean necesarias" para cumplir su función
Las amenazas recibidas por el juez José María Gómez y el fiscal Gustavo Zubía se sumaron a las que la semana pasada habían recibido otros dos jueces y una fiscal adscripta para los que, tanto la Suprema Corte de Justicia (SCJ) como la Fiscalía General de la Nación, le solicitaron custodia policial al Ministerio del Interior. Pero esos jueces y fiscales no son los únicos protegidos. Actualmente, hay cerca de 15 jueces y fiscales que tienen custodia, informaron fuentes del Ministerio del Interior a El Observador.

La cifra es casi el doble que hace dos años. En febrero de 2015 eran ocho los jueces y fiscales que estaban bajo amenaza de delincuentes y aceptaron estar custodiados, informó El País en esa oportunidad.

En Montevideo hay 20 jueces penales, dos de Crimen Organizado y dos jueces penales de ejecución. A su vez, hay 24 fiscales en la materia penal, más dos de Crimen Organizado.

Para que un juez o fiscal tenga custodia, los organismos para los que trabajan la solicitan formalmente a una unidad de la Policía destinada especialmente para esa labor y el Ministerio del Interior analiza cada situación. Son los afectados los que deciden si quieren ser custodiados pero en caso de negarse, deben dejarlo por escrito.

"La SCJ no impone custodia personal", dijo en rueda de prensa el presidente de la Corte, Jorge Chediak, quien reiteró que "hay que elevar el nivel de seguridad". Quienes reciben custodia sin que haya una solicitud formal de por medio son los dos jueces y fiscales especializados en Crimen Organizado, tal como lo estableció la ley de Rendición de Cuentas de 2007.

La cantidad de efectivos que integran la unidad del Ministerio del Interior que se dedica a esa tarea es reservada, pero las fuentes consultadas aseguraron que tienen capacidad suficiente para dar custodia a los magistrados y fiscales que lo soliciten. Además de contar con personal entrenado para esa tarea, tienen autos blindados y mecanismos de comunicación específicos.

El caso de las amenazas a Zubía y Gómez es mantenido en reserva por las autoridades. Según informó Subrayado, fueron amenazados de muerte a través de un audio por parte de familiares de uno de los procesados en el caso del atentado contra el abogado Gustavo Bordes.

En rueda de prensa el fiscal de Corte, Jorge Díaz, prefirió no dar detalles sobre el caso al que están vinculadas las amenazas. "Estamos dispuestos a analizar y tomar todas las medidas que sean necesarias para poder seguir desempeñando nuestra función normalmente. Ni la institución, ni ninguno de los fiscales, va a dejar que nos amedrenten", aseveró. Zubía tampoco quiso dar detalles a El Observador sobre el caso pero dijo que está armado y tramita un segundo porte de armas. Por su parte, a través de un tuit, el fiscal Enrique Viana cuestionó a "los fiscales penales que se viven quejando de amenazas". "¿Qué dejan para el ciudadano común que sale a trabajar todos los días?", se preguntó.

Populares de la sección