De Al Qaeda al Estado Islámico

La evolución de un terrorismo que se ha vuelto cada vez más fundamentalista y descarnizado
Aunque Al Qaeda y el grupo Estado Islámico (EI) tienen posiciones ideológicas similares respecto al islamismo e incluso coinciden en algunas de sus tácticas terroristas, hoy están enfrentados y muestran diferencias, de acuerdo a expertos consultados por El Observador.

Arlene Tickner, doctora en relaciones internacionales, recordó que el EI nació del seno de Al Qaeda, "grupo del cual se dividió en años recientes".

"Sus posiciones ideológicas, relacionadas con el islamismo, son similares, así como algunas de sus tácticas. Sin embargo, hay varios elementos que diferencian al Estado Islámico de su progenitor. Primero, es mucho más efectivo en sus actividades de reclutamiento, razón por la cual cuenta con ejércitos nutridos de jóvenes de diferentes países, tanto no occidentales como occidentales. Segundo, y en relación con lo anterior, su estrategia mediática es mucho más sofisticada y efectiva que la de Al Qaeda. Resalta la evolución en el uso de la propaganda por parte de este grupo. Tercero, sus métodos son más brutales. Y cuarto, su poderío militar y territorial es mayor que el que alcanzó Al Qaeda", afirmó.

Alberto Bueno, investigador español en terrorismo, señaló que "al día de hoy, las relaciones entre Al Qaeda y el EI son de confrontación", aunque "no quiere decir que vaya a permanecer siempre así".
"No debemos olvidar el encaje con actores locales de esos grupos, lo que podría llevar a que hubiera cooperación entre ambas organizaciones (...), donde converjan militancia y agenda", agregó Bueno.
Aseguró que Al Qaeda, al igual que el EI, también aspira al control de territorios como muestra la experiencia en Yemen, donde la filial del grupo fundado por Osama Bin Laden "tiene mucha fuerza, imbuida en el conflicto civil que arrasa el país" .

Industria de la violencia

Santiago Castro, politólogo e historiador, dijo que "Bin Laden hubiera soñado" contar con el "control territorial y las fuentes de ingreso relativamente permanentes" como tiene EI, y destacó que ese grupo "se mueve en un mundo con procesos de globalización que incluye su presencia en redes sociales".

"Irónicamente, el EI adoptó la estrategia de guerra que originó Al Qaeda de ataques por reclutas occidentales, con entrenamiento mínimo de quienes organizan ataques locales y aleatorios", comentó –por su parte– la experta Vanessa Neumann.

Según esta CEO de una consultora de seguridad basada en Nueva York, los grupos terroristas
–como Al Qaeda y EI– "compiten tal cual marcas mayores comerciales en cualquier industria (por ejempo, Pepsi versus Coca-Cola), pero su industria es la violencia". Los fundamentalistas islámicos "necesitan reclutas y financiamiento" que alimenten la causa yihadista, señaló.

Y esa "industria de la violencia" a la que se refirió Neumann desemboca en muerte y destrucción, como revelan los datos de un estudio de la Universidad de Maryland.
El grupo yihadista EI, sus predecesores y los que luego le han jurado lealtad, así como individuos a quienes inspiró, cometieron entre 2002 y 2015 unos 4.900 atentados que dejaron más de 33.000 muertos, según el reporte "Estudio de Terrorismo y Respuesta al Terrorismo" de dicha casa de estudio estadounidense, difundido el 10 de agosto.
Esas cifras representan el 13% de los atentados cometidos en todo el mundo en ese período, así como el 26% del número de víctimas, explicó el informe.

La lista comienza con el asesinato en 2002 en Jordania del diplomático estadounidense Laurence Foley por un grupúsculo dirigido por Abu Musab al Zarkaui, que según los autores del informe se desarrollará hasta convertirse en 2013 en la estructura hoy conocida como Estado Islámico.
Además de los 33.000 muertos, esta amalgama de grupos e individuos aislados provocaron unos 41.000 heridos y han estado implicados en los secuestros de más de 11.000 personas, precisa el estudio.
Desde mayo de 2013 hasta fines de ese mismo año, el EI realizó una media de 46 ataques por mes. Esta cifra aumentó en 2014 hasta 106 ataques mensuales, y se redujo levemente a 102 por mes en 2015.

El ataque más mortífero tuvo lugar en junio de 2014 en Irak, cuando 1.600 reclutas del ejército iraquí fueron secuestrados en Tikrit y a continuación casi todos asesinados.

El 80% de los ataques fueron realizados con explosivos y sólo el 16% con armas de fuego.

En EEUU, 42% se siente más inseguro que antes del 11-S

Un 42% de los estadounidenses cree que su país es menos seguro que antes del 11-S, según una encuesta del Consejo de Chicago sobre Asuntos Globales.

Casi nueve de cada 10, dice el estudio difundido en agosto, cree probable que el tema del terrorismo estará presente de algún modo en el futuro.

El terrorismo, un asunto caliente de la campaña electoral que enfrenta a Hillary Clinton (Partido Demócrata) con Donald Trump (Partido Republicano), genera una profunda preocupación entre los estadounidenses, independientemente de la filiación política, asegura el Consejo de Chicago sobre Asuntos Globales.
La especialista Vanessa Neumann sugiere que el resultado de la encuesta puede llamar a engaños: 42% representa una minoría; toda la población civil se sentía "muy segura" antes del 11-S y, por último, "desde 2014, la amenaza terrorista ha cambiado muy marcadamente".
El experto Alberto Bueno argumentó que el asunto de la "seguridad es, sobre todo, una percepción" y "tiene sentido que los estadounidenses sientan inseguridad" dado los atentados recientes. "Pero cuesta aseverar tajantemente que EEUU sea hoy más inseguro que en el año 2000".

Populares de la sección

Acerca del autor