¿De qué hablamos cuando hablamos de folklore?

Cambia, todo cambia. Ese parece ser el sino de estos tiempos. Sin embargo, a veces, el cambio es tan radical que hace perder la esencia de eventos tradicionales.

Por Jaime Clara

Un artículo del duraznense  diario El Acontecer,  (http://www.elacontecer.com.uy/25166-buitres-lucas-sugo-jaime-roos-rada-no-te-va-gustar-y-valeria-lynch-destacados-del-festival-2015.html) dio cuenta de la presentación de la 42 edición del prestigioso Festival Nacional del Folklore.  El intendente Luis Ayçaguer y varios de los integrantes de la organización, dieron a conocer la grilla de invitados al encuentro que se realizará entre el viernes 6 al domingo 8 de febrero.  Según el jefe comunal, el Festival de Durazno, “es pionero en nuestro país, con trascendencia nacional e internacional” y recordó que por su escenario han pasado las mayores figuras del canto folclórico uruguayo, argentino y de otros países. También destacó las posibilidades que brinda el Parque de la Hispanidad, siendo un lugar único y de excelentes condiciones, donde se unen el canto folclórico y la tradición a través del Encuentro Gaucho.

Viernes 6: concurso folclórico “Todo el Uruguay canta el Durazno” única etapa. Concurso de solistas, recitadores, payadores, dúos, y conjuntos. Apertura oficial espectáculo de danzas folclóricas de la asociación Prodanza. Siguen Los Hnos. Browston (rock - Durazno), Buitres (rock), Canto Cuatro (folclore) y Lucas Sugo (tropical).

Sábado 7: ballet de tango “Arrabal” de Santa Fe, Argentina, ganador argentino del Festival El Bailarín 2014. Dúo Nima (folclore Durazno), los payadores José Curbelo (Uruguay) y Martita Suint (Argentina), Antonio Tarrago Ros (folclore Argentina), Ruben Rada (música popular), El Chajá (humorista entrerriano. Argentina), y No Te Va Gustar (rock).

Domingo 8: grupo de danzas folclóricas Cuatro Rumbos de Las Piedras (ganador uruguayo Festival El Bailarín 2014), Wáshington Mateu (folclore), Copla Alta (folclore), Jaime Roos (música popular), Carlos Malo (folclore), Voces del Sur (folclore), Valeria Lynch (melódico-pop Argentina) y Sebastián Amaro Soria.

Definición

Por folklore, se entiende el conjunto de creencias, prácticas y costumbres tradicionales de un pueblo o de una cultura. En el área se incluyen, por ejemplo,  bailes, música, leyendas, cuentos, artesanías, tradiciones, ya sean reales o inventadas, y leyendas. Estas prácticas se transmiten, de generación en generación a través de diferentes modalidades, desde las académicas hasta supersticiones y orales.

Según la página definición.de, "el folklore es distintivo y propio de cada pueblo. En tiempos de globalización, la cultura tiende a homogeneizarse y los países dominantes imponen sus creaciones. Por eso el folklore supone un ámbito de resistencia para la identidad. Existen peñas, centros culturales y organizaciones que se encargan de defender el folklore y transmitirlo a los más jóvenes con la intención de perpetuarlo. De esta manera, el folklore garantiza su subsistencia intergeneracional y no depende solo del grupo de personas de mayor edad.

Sin que las preguntas supongan juicios de valor artístico y personal sobre los invitados al festival duraznense, ¿qué tiene que ver la cantante Valeria Lynch con la definición de folklore? ¿Cuál es el aporte a la identidad del pueblo uruguayo, o a la región, hace una cantante "melódico-pop"? Lamentablemente nada es lo que era. El criterio de los organizadores han desdibujado la esencia de un festival tradicional, que tenía como objetivo, fortalecer la identidad como nación, ya sea local (uruguaya) o regional. El tipo de música "melódica-pop" es, justamente la no-identidad, es la uniformidad, sin fronteras. Y está bien que así sea.

Puede ser polémico, y muy discutible, pero quizás hasta sea más auténtica la presencia de los grupos de rock nacional o hasta del fenómeno popular de Lucas Sugo,  porque  son parte de la música con sello uruguayo. Pero la Sra. Lynch no es la primera. Hace un par de años estuvo otro cantante del mismo estilo, Paz Martínez, el autor de la canción de telenovela, "Una voz en el teléfono".  Debe haber más ejemplos, pero estos dos son suficientes.

Modestamente, pienso que las autoridades y los organizadores deberían  repensar la razón de ser del festival: o regresan a la esencia folklórica del encuentro, o le cambian el nombre, y comienzan de cero con un nuevo festival que convoque la mayor cantidad de estilos musicales.


Comentarios

Acerca del autor