¿De qué se mueren los uruguayos?

Una radiografía de las estadísticas de mortalidad uruguaya indica que las principales enfermedades que la causan se mantienen desde hace décadas
De las pocas certezas que tienen los humanos, es que algún día morirán. El enigma es por qué motivo. Y las causas que provocan los fallecimientos de los uruguayos son casi las mismas desde hace décadas. Salvo por el aumento explosivo en los últimos 20 años de las defunciones por enfermedades causadas por presión alta, los uruguayos siguen muriendo de lo mismo.
A principios del siglo XX las enfermedades infecciosas lideraban la tabla. Tenían además gran incidencia en la mortalidad materna e infantil, que hoy está en la cifra mínima histórica (7,4 cada 1.000 nacidos vivos).

Ahora la principal causa de muerte son las enfermedades del apartato circulatorio (27% de los uruguayos en 2014 según el último dato del Ministerio de Salud Pública y el Instituto Nacional de Estadística). La segunda causa es el cáncer (25%) y luego los problemas respiratorios (10%). En cuarto lugar están lo que las autoridades agurpan como "causas externas" (7,4%), entre las que se destaca el suicidio.

Cardiovasculares
Las enfermedades cardiovasculares se ubican desde hace décadas como la principal causa de fallecimientos del país. Sin embargo, hubo una disminución de la cantidad de muertes por este motivo. Para el presidente de la Sociedad Uruguaya de Historia de la Medicina, Antonio Turnes, esto ocurrió porque "hay mucha prevención" y por la menor exposición al humo de tabaco. Según la Organización Mundial de la Salud, su consumo causa el 15% de las muertes en todo el planeta.

En 2014, 8.663 personas fallecieron por enfermedades del apartato circulatorio. De ese total, las que tienen mayor incidencia son las enfermedades del corazón (29%) seguidas de las cerebrovasculares (28%).

Pero las muertes por problemas cardíacos hipertensivos sufrieron un sustancial aumento en su incidencia en la mortalidad uruguaya. En 1991 hubo 206 muertes por esta causa y 23 años después, en 2014, fueron 721. Es definida por los médicos como un "asesino silencioso" que tiene mucho que ver con la alimentación y el control periódico de la presión arterial.

Se trata de un aumento del volumen de los músculos del corazón. Puede deberse a exceso de actividad física, consumo de tabaco o factores hereditarios. El alto consumo de sal y grasas también aumentan las chances de desarrollarlas.

"Habrá que ver cómo pesa la política contra el tabaco. Por lejos va a dejar una huella epidemiológica en el perfil de mortalidad", Fernando Tomasina, decano de la Facultad de Medicina

Cáncer
El cáncer produjo 8.053 muertes en 2014, mientras que 25 años atrás hubo 6.760. Una detección temprana de la enfermedad puede asegurar que sean curables en algunos de ellos, como pulmón, cuello uterino o colorrectal, por lo que la prevención y los controles son esenciales, aseguran los médicos.

Embed

En las mujeres el cáncer de mama es el que produce mayor mortalidad (13%), de pulmón (11%), colorrectal y de cuello de útero (7%). Mientras que en los hombres, el porcentaje de muertes por cáncer de pulmón es casi el triple que en las mujeres (30%). Luego aparece el cáncer de hígado (14%) y de estómago (13%) como los más mortíferos.

Respiratorias
El tercer grupo de enfermedades entre las que producen mayor decesos entre los uruguayos son las respiratorias. En el año 2014, 3.122 murieron por esa causa. Un tercio de ellos, fallecieron por gripe y neumonía. Las enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores (laringitis, traqueítis, bronquitis) tienen una similar carga (34%).

Causas externas
Cerca de 2.400 uruguayos murieron en 2014 como consecuencia de "causas externas" como las denomina el MSP en sus datos estadísticos. Son totalmente evitables. Los traumatismos accidentales (donde no se incluye a los siniestros de tránsito) son los protagonistas de la lista, con el 40% del total. Son seguidos por los suicidios, causa por la que murieron uno de cada cuatro de los 2.400 que lo hicieron por causas externas. Es un porcentaje que viene en aumento y en 2015 tuvo el peor índice de desde la crisis de 2002.

Las autoeliminaciones superan a los accidentes de tránsito, que causan el 20% y también vienen en aumento, como consecuencia de que cada vez hay más autos en la calle. En 2014 se produjeron 495 muertos por esa razón.

Dentro de las causas externas también están incluídos los homicidios (9% de ese subtotal) y las complicaciones de atención médica y quirúrica (4%).

Esperanza en guerra al tabaco
Uruguay encabeza desde hace varios años una campaña para disminuir la exposición de la población al humo de tabaco, que comenzó hace 10 años con la firma del Convenio Marco. Desde ese momento hasta ahora se aumentó el tamaño de las advertencias sanitarias en las cajas de cigarros, se convirtió en el primer país de América libre de humo en 2006 y se prohibió totalmente su promoción.

El tabaco es uno de los principales factores de riesgo de las enfermedades crónicas no transmisibles, que cargan con la importancia de ser la causa del más del 60% de las muertes totales del país, de las cuales un alto porcentaje se puede prevenir o enlentecer su evolución. "Es común que el tabaquismo sea la causa oculta que está detrás de enfermedades que se registran como causa de defunción", dice la Organización Mundial de la Salud.

"Hay que tomar en cuenta el valor de la medicina preventiva. Siempre se dijo que prevenir vale más que curar, pero se actuó poco en eso", Antonio Turnes

El consumo de tabaco en adolescentes bajó del 30% al 8% desde 2003 a la fecha. "Habrá que ver cómo pesa la política contra el tabaco. Por lejos va a dejar una huella epidemiológica en el perfil de mortalidad", aseguró a El Observador el decano de la Facultad de Medicina, Fernando Tomasina. En el cáncer de pulmón y las enfermedades cardiovasculares principalmente. Pero para saber el efecto que tendrá la disminución de su consumo se deberán esperar varios años.

El peso de la edad
En Uruguay 14% de la población es mayor de 65 años, según datos del Instituto Nacional de Estadística, un porcentaje que continuará en aumento y estiman que alcanzará a 22% para 2050. De todos los uruguayos que mueren, casi ocho de cada diez pertenecen a esta población. El aumento en la esperanza de vida –que ahora es de 77 años– es un indicador de mejor calidad para los países. Pero con ese cambio vienen también otras modificaciones: se manifiestan por ejemplo enfermedades crónicas, más propias de la vejez.

"En una población envejecida se ven más diabéticos, más infartos, mayores riesgos de desarrollar cáncer. Se ven más esas patologías que en la gente joven. En general, son pacientes con varias patologías y polimedicados", explicó Graciela Acosta, presidenta de la Sociedad Uruguaya de Gerontología y Geriatría. En 2014 murieron 848 personas por diabetes, una enfermedad que las autoridades sanitarias aseguran está subdiagnosticada. Estiman que hay 120.000 uruguayos que la padecen y no lo saben. "Un 30% de la población va a ser diabético y eso está vinculado a condiciones de vida y de alimentación, al sedentarismo y el envejecimiento", dijo Turnes. "Si la población y los médicos tienen más consciencia de que se puede prevenir, van a estar evitando problemas que los conduce con mayor rapidez a patologías crónicas", agregó.

Las autoridades sanitarias actuales, tienen como una de las prioridades disminuir la carga de las enfermedades crónicas no transmisibles, que tienen como principal factor promotor malos hábitos de las personas. "Hay que tomar en cuenta el valor de la medicina preventiva. Siempre se dijo que prevenir vale más que curar, pero se actuó poco en eso, salvo con las vacunas", dijo Turnes.

Populares de la sección

Acerca del autor