"De una vez por todas tenemos que saber en dónde vivimos y de qué vivimos"

El presidente de la ARF insistió en que lo que es bueno para el agro es bueno para el país
Por Juan Samuelle, enviado a Florida

¿Qué significa presidir a la ARF en sus 100 años?

Ser presidente es un cargo más, me siento uno más, ya que hace mucho tiempo que estoy vinculado a la institución. Estoy en Florida desde 1990 y en el 93 o 94 empecé a colaborar en aquellos famosas ferias de terneros, enormes, que se cortaron con la fiebre aftosa. Tuve la suerte de trabajar con presidentes como Juan José Arrospide Otegui, Leandro Gómez, Manuel Lussich, Delmiro Costa, Ramiro Gerona, Fernando Dighiero, Aparicio Coito y Raúl Ibarburu. Siempre se dijo que la ARF fue muy presidencialista, pero no lo comparto y trato que no sea así, repartiendo funciones en distintas comisiones, asignando competencias y responsabilidades; acá todos cinchamos parejo.

Más allá de lo gremial, ¿cómo ha evolucionado últimamente la ARF, qué servicios presta?
Como en casi todas las instituciones, generalmente asociadas a un local feria, hubo un sacudón grande cuando la aftosa de 2001 que ambientó otro sistema de comercialización que se inició con la Pantalla Hereford inventada por la Sociedad de Criadores de Hereford y otros conglomerados de escritorios que luego se fueron sumando. El presidente era Ibarburu, se consiguió un crédito con la Unión Europa y se instaló balanza para camión, un galpón con una máquina de limpiar semilla, recién empezaba la siembra directa y como había carencias la institución compró dos sembradoras de directa, dos tractores, una excéntrica y se empezaron a gestionar esos servicios. Luego en conjunto con otras instituciones muy importantes de la zona, la Sociedad de Productores de Leche de Florida y Grumen, se montó y funciona dentro de la ARF el Laboratorio Florida, dedicado al análisis de semillas y luego se anexó un laboratorio veterinario, a cargo de la doctora Daniela Crespi. Los tiempos fueron cambiando, vendimos nuestras máquinas porque los particulares ya eran más eficientes y empezamos a fortalecernos en rubros que veíamos más debilitados. Así se hizo una fuerte apuesta, en una asamblea extraordinaria, cediendo 10 hectáreas del predio para formar lo que hoy es ARF Silos, con un aporte muy importante de ADM, una planta de semilla con capacidad de 22.000 toneladas que puede reciclarse hasta tres veces. Esta será su cuarta zafra de soja, siendo accionistas la ARF y varios de sus socios, pero también comerciantes de la zona, tenemos mucha interacción con otra institución muy importante, de más de 80 años, el Centro Comercial de Florida. Trabajamos mucho con otra empresa amiga, Barraca Maciel. La planta nos dio una fortaleza enorme.

De cada rubro que involucra a los socios, ¿qué lectura hace?
Es un momento muy complicado. Arrancó difícil ya en 2015, no olvidemos que en la primavera éramos zona de Emergencia Agropecuaria por una sequía, todo lo contrario a lo de ahora. El año pasado en un mes se levantó toda la cosecha de la zona y ahora estamos en mayo y recién arrancamos. Acá en abril cayeron 500 milímetros. Eso afectó a la soja, al maíz y al sorgo. En ovinos, la parte sanitaria se vio un poco fortalecida, el 2015 seco colaboró, es un rubro muy menguado en cantidad pero Florida posee una calidad magnífica. En las actividades conmemorativas de los 100 años la primera en marzo fue una expo de ovinos y hubo 1.000 lanares de altísima calidad. Vino el Secretariado Uruguayo de la Lana a buscar vientres Corriedale para poblar su nuevo campo en el norte, en Salto; que hayan elegido la genética de productores de Florida nos llena de orgullo. En esa expo anduvieron bien todas las razas. Florida es un gran invernador de corderos pesados. En la cría, fue muy duro el 2015, veníamos de una seca muy grande, los ganados parieron en malas condiciones y a la hora de los entores estuvo muy complicado. Por estas lluvias estamos demorados con los diagnósticos, hubo que gastar mucho dinero en dar de comer y los resultados van a ser muy menguados. Además, en el gordo una vez más vemos cómo la presión de los frigoríficos llegado el otoño se hace sentir mucho. El productor está viendo cambios de estrategia, si venden, si terminan a grano, se duda en vender una vaca gorda cuando le pasan US$ 2,30 por kilo, la sacan de los verdeos y ponen otra categoría a recriar. Todo es muy dinámico. Acá no hay rubro que no haya sido tocado, vemos la soja a US$ 360, es bárbaro, pero uno se cuestiona si no era mejor una soja de menor precio, con mejor rinde y calidad. El partido lo seguimos jugando, veremos cómo termina. Finalmente, este es un departamento muy lechero, un sector cuya problemática comenzó a principios de 2015 y se sigue agravando.

El otro día en la ARF estuvieron reunidos con Enzo Benech, ¿cuán útil es el diálogo?
Fue una invitación del presidente de la Federación Rural, Fernando Dighiero, integrante de nuestra directiva. Benech y el ministro tienen por norma salir los viernes a distintas actividades y nos acompañó. Estuvieron los directivos de la Asociación Rural del Uruguay, que auspicia nuestras exposiciones, y el intendente de Florida que fue invitado al evento (Expo Angus). Nuestra apuesta al diálogo no es novedosa, es un camino muy útil sobre todo en momentos complicados, acá decimos sí a seguir dialogando para buscar soluciones efectivas porque lo que es bueno para el agro es bueno para el país, de una vez por todas tenemos que saber en dónde vivimos y de qué vivimos.

La ficha


  • Datos: Nació el 24 de abril de 1964, en Montevideo.
  • Estado civil: Casado con Cecilia Lenguas Zorrilla de San Martín; tienen tres hijos: Ignacio (tiene 20 años), Magdalena (19) y Serrana (18).
  • Actividades: Médico veterinario; productor, encargado de producción de cabaña Loma Azul; integra la Cohdesa de Florida (delegado por ARU).
  • Pasatiempo: La lectura.
  • Hincha: De la selección uruguaya de fútbol y de Los Teros.


Populares de la sección

Acerca del autor