Debido a Trump, Nueva York espera menos turistas extranjeros

Las políticas y palabras del presidente de Estados Unidos ahuyentaron a los visitantes
Patrick Mcgeehan, New York Times News Service

Por primera vez en siete años, funcionarios de la ciudad de Nueva York esperan que el número de visitantes extranjeros disminuya, un descenso que atribuyen a las políticas proteccionistas y las palabras del presidente Donald Trump, diciendo que esas acciones están ahuyentando a muchos de los turistas que han ayudado a avivar el vigoroso crecimiento de la ciudad desde la última recesión.

Recientemente, la agencia de marketing turístico NYC & Co. anunció que su predicción de los visitantes internacionales había pasado de positiva a negativa desde que Trump fue elegido en noviembre. La ciudad ahora espera atraer a 300.000 extranjeros menos este año que en 2016, cuando llegaron 12,7 millones de visitantes internacionales, un descenso que costará a las empresas que atienden a los turistas al menos US$ 600 millones en ventas, estima la agencia.

Fred Dixon, el director ejecutivo de NYC & Co., dijo que las declaraciones y acciones de Trump habían cambiado las percepciones sobre la hospitalidad de Estados Unidos justo cuando los potenciales turistas están haciendo planes de vacaciones para 2017. "Los europeos empiezan a venir a Nueva York alrededor de la Pascua y continúan durante el verano", dijo Dixon en una entrevista. "Es cuando uno verá que la retórica que sale de Washington realmente tiene impacto en los viajes", agregó.

Dijo que los promotores turísticos estadounidenses estaban "simplemente conteniendo la respiración" en anticipación de la revisión del abortado plan de Trump de prohibir los arribos de siete países mayormente musulmanes. "Sin importar los detalles, es bastante claro que el mensaje no será de bienvenida", dijo Dixon.

Informes noticiosos sobre ese plan, en vísperas de su anuncio oficial, podrían enfriar el interés de visitar la ciudad de Nueva York, que es el destino estadounidense más popular para los turistas extranjeros, dijo Dixon.

Funcionarios de la Casa Blanca no respondieron a solicitudes de comentarios.

Para combatir la percepción de un clima menos hospitalario, NYC & Co. planea empezar a reemplazar parte de su publicidad en el extranjero con anuncios que declaran que la ciudad está "Dando la bienvenida al mundo". Dixon dijo que la ciudad estaba "redoblando su mensaje de bienvenida".
Alicia Glen, la vicealcaldesa de la ciudad para vivienda y desarrollo económico, dijo que no es el estilo de la Ciudad de Nueva York rechazar a la gente.

"Somos un lugar que da la bienvenida a todos", dijo Glen. "Está en nuestros valores y en nuestro interés económico. Seguiremos recordando a los visitantes que lo seguimos haciendo, para que podamos seguir haciendo de esta la ciudad más visitada internacionalmente y la más segura de Estados Unidos".
Nueva York aún espera un ligero aumento en el turismo este año, pero solo debido a un aumento en los visitantes nacionales, dijo Dixon. NYC & Co. pronostica que la ciudad atraerá a 61,7 millones de visitantes, más que los 60,7 millones en 2016, con un aumento de 1,3 millones de visitantes nacionales que compensará la declinación en los viajeros extranjeros.

Antes de la elección de Trump, la ciudad esperaba un aumento de 400.000 visitantes extranjeros en 2017, dijo Dixon. Ese cambio será muy costoso para la economía de la ciudad, dijo, porque los turistas extranjeros se quedan más tiempo y gastan más libremente que los turistas nacionales. En promedio, los extranjeros gastan unos US$ 2.000 en la ciudad, comparado con unos US$ 500 para los estadounidenses.

"Estábamos esperando un 2017 realmente fuerte", dijo Dixon. "Los viajes son un producto muy valioso y la gente tiene opciones. Una vez que pasen las vacaciones de 2017, no se recuperarán".

Un golpe que sufrirá todo el país

Nueva York turismo

Operardores turísticos esperan que, más allá de Nueva York, el resto de Estados Unidos vea una disminución aún mayor en el turismo extranjero en los próximos dos años, dijo Adam Sacks, presidente de Tourism Economics, una firma internacional que pronostica las tendencias de viajes para varias ciudades en Estados Unidos, incluida Nueva York. Comentó que el número anual de visitantes extranjeros a Estados Unidos caería en 6,3 millones de 2016 a 2018 debido a las reacciones a las palabras y acciones de Donald Trump, como las promesas de retirarse de acuerdos comerciales internacionales.

"Vamos a ver un año muy desafiante para los viajes a Estados Unidos", dijo Sacks.

Señaló que los indicadores de interés en visitar Estados Unidos, incluidas las búsquedas en línea de pasajes de avión y hoteles, empezaron a descender después de la elección. Bajaron de nuevo después de la asunción de Trump y cayeron más después de que firmó un decreto ejecutivo que imponía la prohibición de viajes, dijo Sacks. "Los datos están mostrando un cambio muy drástico en el comportamiento y el interés", indicó. "Eso ciertamente se aceleró a partir del decreto ejecutivo", reafirmó. Sacks apuntó que su firma tenía un "sólido historial" en la predicción del turismo, pero añadió que había menos certidumbre en la estimación de lo que llamó "los impactos de Trump".

Un "desplome inmediato"

ForwardKeys, una compañía española que da seguimiento a los viajes, dijo que vio un "desplome inmediato" en las reservas de vuelos hacia Estados Unidos después de que la prohibición de los viajes desde siete países árabes fue anunciada inicialmente, incluyendo un descenso del 13,6 por ciento en Europa Occidental. La Asociación de Viajes de Estados Unidos hizo una predicción en el pasado otoño boreal que proyectó un aumento del 3,3 por ciento en los visitantes internacional, a casi 160 millones, este año. Pero el grupo está ahora reuniendo datos para evaluar si necesita revisar la predicción, dijo Jonathan Grella, vocero de la asociación en Washington. Grella dijo que el desafío sería desenredar las implicaciones políticas de los actos y palabras de Donald Trump de los efectos de la fuerza del dólar en los planes de viaje de los extranjeros.