Decálogo de la fotografía de viaje

Consejos de un fotógrafo profesional para que fotógrafos amateurs encuentren sus joyas en cada viaje y sepan como manejarlas

El verdadero viaje del descubrimiento no consiste en ver nuevos paisajes, sino en tener nuevos ojos. Marcel Proust.

Muchos de nosotros muchas veces lo escuchamos o dijimos: No hay dinero mejor invertido que en los viajes.

Hace unos años un amigo me contó que su tía, maestra y directora de escuela, al volver de sus viajes juntaba a todos sus sobrinos y proyectando diapositivas, les daba una clase magistral sobre los lugares en los que había estado.

Durante décadas nuestros mayores o nosotros mismos fotografiamos con película e imprimimos nuestras imágenes de viajes para armar álbumes donde contábamos en colores, sensaciones y vivencias.

Viajes blog Sartorotti

Hoy todo parece más efímero, insustancial, pero la era digital nos ofrece herramientas relativamente económicas, de fácil uso que nos permiten recrear nuestros viajes en una forma nueva y dependerá de nosotros poder conservar esas imágenes para próximas generaciones.

En lo personal, siendo fotógrafo profesional en los viajes de carácter turístico que realicé en los últimos 10 años, nunca llevé un equipo que se pudiera considerar profesional. Viajé siempre acompañado por "Point and shoot", esas pequeñas cámaras que no tienen lente intercambiable, por ejemplo la Canon A650 o Canon G11. Livianas, nada pretenciosas a los ojos de la gente local, me permitían pasar desapercibido pero mantener una forma de ver diferente a la mayoría de los turistas.

En los últimos años agregué el celular como mi "cámara de bolsillo". Amante de la fotografía de calle lo uso permanentemente para subir imágenes cotidianas a redes sociales, sobre todo Instagram y Facebook. Para aquellos viajeros que quieran tener un punto de vista particular aquí van algunos consejos:

- Se respetuoso con la gente que te encuentres. Trata de comunicarte aunque no sepas el idioma. Aprender a decir "Hola", "permiso" y "gracias" en el idioma local es fácil y te abrirá muchas puertas. La gente estará dispuesta a regalarte una sonrisa y si entiendes su idioma incluso a contarte su historia.

- En lugares excepcionales no te dejes seducir por lo excepcional a los ojos occidentales, realiza tomas "folclóricas" pero también busca aquello que pueda ser un punto de vista diferente aún para los locales. Ejemplo, el señor en el arrozal puede ser una linda foto, pero si prestamos atención, sus manos con el manojo de plantas puede ser aún más atractiva como imagen: presta atención a los detalles.

- Los sitios emblemáticos de cada lugar que visitemos deben ser parada obligatoria para todo viajero. Pero si vamos a la torre Eiffel hay fotos diferentes, interesantes que incluso pueden terminar decorando nuestro living; por ejemplo la que podamos sacar desde los caballos de la calesita que está en frente, incluyendo a la torre.

- Evita en lo posible a los turistas que puedan arruinar tu foto. Ten paciencia, espera que el lugar que te interesa se despeje.

- Se respetuoso de lo que pide como condición cada lugar para ser visitado. Si vamos a un templo sea católico, judío o musulmán y nos piden que brazos, piernas y cabeza en el caso de las mujeres estén cubiertas, esas son sus reglas. Y adentro presta atención sobre la cartelería o la forma en que la gente local se mueve. Hay espacios que no deben ser pisados o ceremonias que no deben ser interrumpidas.

- Piensa antes de sacar tus fotografías. Las cámaras digitales nos dan la sensación de que podemos sacar miles de fotos por día y eso aparentemente esta bien. No, no lo está. Llenaremos tarjetas y discos duros con miles de fotos, luego será muy difícil editarlas, buscar entre todo eso aquellas fotos que realmente valgan la pena. En lo personal, mis cámaras, incluso las profesionales que me ofrecen sacar en ráfagas de 5 o 6 cuadros por segundo, las tengo seteadas para hacer los disparos de a uno, a menos que vaya a cubrir eventos deportivos.

- Si tu cámara, además de tener la pantalla trasera, te ofrece la posibilidad de apagar ese monitor y mirar para encuadrar a través del ocular, hazlo. Esa pantalla consume mucha batería.

- Dependiendo del tiempo que tengas prioriza los lugares comunes y los buses turísticos que te permiten subir y bajar con el mismo boleto. Pero el resto del tiempo úsalo para caminar, y caminar, y caminar. Ahí vas a generar hermosísimas fotografías.

. Piensa en la imagen como una oración con un sujeto y un predicado.

- Si te vas a hacer fotografiar o hacer fotos de tu compañero de viaje frente a un monumento procura quedar en un ángulo de la foto de medio cuerpo, no de cuerpo entero. Las cámaras de foto permiten enfocar, poniendo a la persona en el centro de la imagen, apretando el botón de disparo hasta la mitad y, sin soltarlo, reencuadrar para dejar a nuestro amigo al borde de la foto con el monumento o el paisaje ocupando el resto de la imagen. En el caso de los celulares, tocando en la pantalla sobre la persona cuando ya tenemos el encuadre definitivo, se enfocará la persona aunque esté al borde de la imagen.

- Si vas a viajar con equipo de fotografía con cámara y varios lentes evalúa el contratar un seguro que cubra por lo menos el viaje. Los seguros que se ofrecen en el mercado cubren el equipo durante todo el año en todas las condiciones y lugares.

- El flash incorporado que tienen casi todas las cámaras réflex de lente intercambiable o las "point and shoot" es muy útil como flash de relleno en pleno día, cuando tenemos a la persona a contraluz (una puesta de sol detrás del sujeto) o en fotografías con un sol sobre la cabeza, y por supuesto en aquellas fotos nocturnas del grupo de amigos. Es un buen y versátil recurso, pero no abuses, si vas a sacar la nave principal de un templo, sin flash por favor.

Nueva York Sartorotti

- Las mejores horas del día para fotografiar son las dos primeras del día y las dos últimas (la hora azul y la hora dorada), la ventaja de las dos primeras horas del día es que hay menos gente en la calle. Si vas a caminar sin rumbo fijo por el lugar que visitas, aprovéchalas.

- Trata de hacer tus fotos ordenadas; fotografía lo que quieras mostrar en un plano separado del resto. Piensa en la imagen como una oración con un sujeto y un predicado.

- Recuerda que cuando subes en muy buena calidad una foto a redes sociales deja inmediatamente de ser solo tuya. Manéjalo con sentido común, evaluando los riesgos de con quién compartes y en qué calidad. Hay muchos programas gratuitos para procesar tus imágenes con los que puedes bajar la calidad para hacerla más liviana y menos "robable" e incluso ponerle "marca de agua" con tu nombre.

- Imprime tus fotos más queridas, haz álbumes al viejo estilo. Recuerda que por ahora no hay forma de que ningún soporte digital sobreviva los 10 años. Eso implica que, para conservarlas debas tener la voluntad de ir migrando tus archivos de soporte en soporte periódicamente. Pero seguramente tengas fotos impresas de tu familia que tienen 50, 60 años y ahí están, tan campantes. La distancia que hay entre fotos impresas dentro de un álbum y nuestras fotos digitales es la misma que sigue existiendo entre el libro impreso y el libro digital.

Las tres fotos que acompañan este post fueron tomadas con cámara "Point and shoot" Canon A650 en Londres, Barcelona y Nueva York.

Armando Sartorotti realizará cursos durante agosto de Fotografía para viajeros. Consultas al 099628883 y a cursos@sarto.com.uy


Comentarios

Acerca del autor