Decretan esencialidad en cocina de hospital para garantizar calidad de comida

Nutricionistas no quisieron participar de ocupación de trabajadores
Luego de que la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) resolviera echar a 11 funcionarios de la cocina del Hospital Pereira Rossell, los trabajadores afiliados a la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP) iniciaron una ocupación desde la hora 7 de este viernes. En la tarde, ASSE pidió que se declarara la esencialidad del servicio, y el Ministerio de Trabajo lo decretó en la noche.

Fuentes de ASSE dijeron a El Observador que se resolvió pedir la esencialidad porque las nutricionistas, que no participan de la ocupación, no podían asegurar que la comida que se sirviera a los pacientes fuera la adecuada para cada caso.

Ante la no participación en la medida gremial de las nutricionistas que trabajan a diario en la cocina del Pereira Rossell, los trabajadores pidieron la colaboración de especialistas de otros centros, según explicó a El Observador Nicolás Morales, delegado de ese hospital e integrante de la secretaría nacional de tercerizaciones de la FFSP.

Según Morales, la comida estaba asegurada tanto para los pacientes como para los padres de los niños internados. "La parte técnica la tenemos controlada. Nosotros hacemos énfasis en que la comida va a salir de la misma manera y, si podemos, mejor. Tenemos un menú semanal y otro mensual", había dicho Morales antes de que se resolviera la ocupación.

De todos modos, como los jefes de la cocina fueron desplazados a raíz de la ocupación, ASSE no podía corroborar que se cumpliera con todas las condiciones que aseguran la entrega de un menú correcto.
El reclamo de los trabajadores surgió porque consideran que de los 11 despidos, solo tres estaban justificados.

A raís de la medida tomada por el Poder Ejecutivo, la FFSP afirmó en un comunicado que "no descarta ninguna medida" hasta que "los compañeros sean reintegrados a los lugares de trabajo". "Esenciales somos todos todo el año, la preocupación por el pacientes es los 365 días del año. ASSE inoperante", sostienen.

ASSE resolvió el despido porque los funcionarios habían excedido el límite de faltas y no estaban justificadas, pero los trabajadores afirman que presentaron certificados del Banco de Previsión Social (BPS).

En el organismo sostienen que los certificados fueron presentados fuera de tiempo y a otros centros que no eran el Pereira Rossell.

El secretario general del gremio, Martín Pereira, dijo a El Observador que la medida de ocupación también respondía a la "mala gestión que tiene la cocina del hospital y que afecta la calidad de la comida que se brinda".

El sindicato solicitó al Ministerio de Trabajo (MTSS) que las jefaturas de la cocina del Pereira Rossell, así como del hospital Pasteur, sean evaluadas por un veedor, que represente a los propios trabajadores, para que la elección de los jefes de cocina no sea un "tema de simpatía" sino de "desempeño".
La última vez que ASSE solicitó la esencialidad de un servicio por una medida gremial fue en octubre de 2014, cuando la FFSP resolvió ocupar el Hospital Español. A fines del año pasado, los trabajadores amenazaron con ocupar el Pereira Rossell por reclamos salariales y el organismo de salud amenazó con decretetar al servicio esencial pero no llegó a aplicarlo.

Populares de la sección