Defensa de la Competencia sugiere flexibilizar regulación en el mercado del taxi

La comisión rechazará la denuncia de la patronal contra el servicio de Uber
La Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia, un órgano desconcentrado que depende del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), tiene avanzado un informe que desestimará la denuncia que elevó el Centro de Propietarios de Automóviles con Taxímetro del Uruguay (Cpatu) contra Uber por prácticas anticompetitivas. Además, la resolución del órgano que se encarga de velar por la competencia de los mercados sugerirá a las autoridades legislativas departamentales y nacionales –cuando se avance en la regulación de servicios como los de Uber–, que se "flexibilice" la regulación del mercado del taxi en materia de tarifas e ingreso de nuevos jugadores para que tenga incentivos para mejorar, revelaron ayer El Observador fuentes al tanto del caso.

En su denuncia, la Cpatu había acusado a Uber de funcionar en Uruguay sin cumplir con los requisitos legalmente establecidos. Asimismo, sostuvo que la plataforma –que se describe a sí misma como una empresa de tecnología que conecta a un conductor particular con alguien que necesita un traslado– realiza la misma tarea que el taxi, pero no cumple con la normativa que se le exige a ese medio de transporte. Eso, considera la patronal, le genera una ventaja competitiva.

La denuncia contra Uber también planteó que ese servicio viola el artículo 4 de la ley 18.159 de defensa de la libre competencia en el comercio (que enumera prácticas prohibidas). También la acusaba de competencia desleal.

Sin embargo, el expediente que aprobará en los próximos días la Comisión de Defensa de la Competencia desestimará la denuncia de la patronal del taxi contra Uber. Si bien hay aspectos de la denuncia de la patronal del taxi que afectan la libre competencia, son "resortes de aplicación de autoridades especializadas" en la materia como el BPS, DGI, entre otros organismos de fiscalización, precisaron los informantes.

Por otro lado, la comisión tiene previsto realizar "recomendaciones" en vista de la "disparidad regulatoria" en un mercado donde una empresa "tiene restricciones marcadas" para ingresar al servicio por las matrículas y cupos que la Intendencia de Montevideo habilita, así como los mecanismos de "fijación de precios". A juicio de la Comisión de Promoción de y Defensa de la Competencia, estas son los principales variables en materia competitiva que impiden una mejora del servicio.

Por un lado, el ingreso libre al mercado –que no está operativo– y la fijación libre del precio, algo en lo que tampoco hay libertad para actuar. Eso hace que una nueva empresa (como Uber) encuentre cierta ventaja competitiva porque no tiene que invertir el "costo hundido" de pagar el precio que hoy el mercado pide por una matrícula. Además, según las fuentes, en el caso de las tarifas se entiende que se podría tener un comportamiento diferencial en lo que respecta a las horas pico, los fines de semana o días de lluvias, que están más asociadas a los niveles de oferta y demanda.

Para mejorar


Las sugerencias que elevará el órgano de contralor que depende del MEF apunta a aportar elementos para cuando el legislador nacional o departamental regule la actividad de Uber en Uruguay. Además, se sugerirá que se eviten imponer trabas anticompetitivas y que se considere "flexibilizar" el mercado en funcionamiento del taxi. Concretamente, sobre las tarifas la fuente se cuestionó el por qué de una tarifa diurna y otra nocturna, cuando a veces en la noche hay colas de taxímetros para brindar un servicio. "Lo razonable sería que me cobre más caro cuando no hay un taxi", argumentó la fuente.
Precisamente, Uber aplica un sistema similar con una "tarifa dinámica" que cambia en función de la demanda que tiene su servicio.

"Las sugerencias apuntan a que un mercado que tiene una regulación dispar, puede mejorar. La imaginación del legislador no concibió un producto de esta naturaleza (por Uber), que es producto del desarrollo tecnológico. Se generan formas sustitutivas de productos tradicionales que dentro de la regulación no tenían un encuadre específico. Que el mercado sea desafiable y el consumidor se vea favorecido por la multiplicidad de oferentes es algo positivo para la libertad de la competencia", dijo la fuente.

A diferencia de otros mercados, en el negocio del taxi "la rentabilidad se conoce de antemano. La cartelización del taxi y el ingreso cerrado llevó a que tenga un valor fijo (por la matrícula) determinado. Eso fue negativo respecto a la libre competencia porque desincentivó a los choferes y los que prestan al servicio a brindar más calidad. La prueba está que cuando llegó Uber, esas cosas se dinamizaron, como la posibilidad de quitar la mampara o no fumar", añadió. El caso de la apertura del corralito mutual fue citado como un ejemplo de incentivo para introducir mejoras en los servicios.

Asimismo, indicaron que "el apuro" por querer sacar a Uber del mercado llevó a plantear ante la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicaciones (Ursec) el retiro de la aplicación. "Esas son cosas que siempre las miramos con recelo y tratando de que no ocurran", informó.

Denuncia de Uber va por otro carril

Luego de la denuncia de la patronal del taxi, Uber respondió ante la Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia con una contradenuncia, en la que sostuvo que el Cpatu no respetó la normativa sobre libre competencia. La empresa argumentó que los propietarios de los taxis, a través de la gremial, conforman un "cartel" que llega a acuerdos "anticompetitivos" para que potenciales competidores no puedan ingresar al mercado uruguayo. Esa denuncia viene un "poco más lenta" que la de la patronal porque la denuncia de Uber "aparece como más sólida", indicaron los informantes.

Populares de la sección

Acerca del autor