Definieron fechas para que avance revocación de Maduro

Consejo Electoral fijó validación de las firmas a partir del 20 de junio
Tras una tensa semana de protestas y convulsión social por la escasez de alimentos y la lentitud mostrada por las autoridades electorales a la hora de avanzar con el proceso, la oposición venezolana esperaba ayer una convocatoria por parte del Consejo Nacional Electoral (CNE) para confirmar la ratificación de firmas que activarán el referéndum revocatorio contra Nicolás Maduro. Finalmente, las presiones sociales y políticas dieron resultado y Tibisay Lucena, presidenta del organismo, dio el visto bueno para la ratificación digital de las firmas entregadas por la oposición el pasado 2 de mayo.

"La validación se hará en las oficinas regionales electorales del lunes 20 al viernes 24 de junio", explicó la funcionaria en un anuncio sumamente esperado por la coalición opositora de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que promueve la consulta popular para recortar el mandato de Maduro.

Sin embargo, al exigir al oficialismo y la oposición "respeto a la integridad" de los funcionarios y sedes electorales, Lucena lanzó una advertencia. "Queremos decir muy enfáticamente: cualquier agresión, alteración, o generación de violencia conllevará a la suspensión inmediata del proceso hasta que se restablezca el orden, la tranquilidad y el respeto", declaró la titular del CNE, organismo al que la oposición acusa de estar alineado con el gobierno.

Tras la validación de firmas con huella dactilar, el CNE se tomará 20 días hábiles para revisar el proceso, hasta el 23 de julio, detalló Lucena.

En un hecho que ya había sido adelantado por la coalición opositora, el CNE abrió la posibilidad de que los firmantes anulen su firma del 13 a 17 de junio. La MUD vincula este hecho con las advertencias oficialistas de que los funcionarios del gobierno que firmaron por el referendo deben ser despedidos. Para activar el revocatorio, la MUD precisa unas 200.000 rúbricas, de un total de 1,3 millones que el CNE certificó.

El anuncio se realizó en momentos de tensión creciente. El jueves ocurrieron saqueos por falta de comida en el popular barrio Petare –al este de Caracas–, en tanto que una protesta de opositores que reclaman al CNE la fecha de validación concluyó con la agresión de un grupo de chavistas al jefe de la bancada parlamentaria, Julio Borges.

Aunque las manifestaciones opositoras no son multitudinarias, a diario se registran protestas espontáneas en Caracas al agravarse la escasez de alimentos y medicinas, y el costo de vida, debido a que el país tiene la inflación más alta el mundo: 180,9% en 2015 y proyectada en 700% por el FMI para 2016. "En Venezuela se combinan todas las crisis", declaró Erika Guevara, directora para las Américas de Amnistía Internacional, quien estimó que en el país se violan los derechos fundamentales por la falta de alimentos y medicinas.

La oposición exigía que el CNE fijara la fecha de confirmación de firmas para continuar con la segunda fase del proceso, la recolección de otros cuatro millones de rúbricas (20% del padrón electoral), necesarias para convocar la consulta. La MUD sostiene que el CNE dilató el proceso para evitar que el referéndum se haga antes de enero de 2017 –cuando se cumplen cuatro años del mandato presidencial–, ya que si se hace este año y Maduro pierde se llamará a elecciones. Si es el año próximo, sería sustituido por el vicepresidente nombrado por el gobernante.

Para el vocero de la MUD, Jesús Torrealba, "es perfectamente posible, desde el punto de vista técnico", que el referéndum se realice "a más tardar en octubre". "En este momento el gobierno no ganaría ningún evento electoral. La popularidad dejó de ser su variable clave", afirmó por su parte Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, empresa que ha establecido que siete de cada diez venezolanos apoya un cambio de gobierno.

Fuente: AFP

Populares de la sección