"Delaciones del fin del mundo" llegaron a la Corte Suprema

Confesión de exejecutivos por escándalo Petrobras; nueva denuncia contra Lula
La Corte Suprema de Brasil recibió ayer lunes los documentos con las confesiones de 77 ex ejecutivos de la constructora Odebrecht implicados en el escándalo Petrobras, denominadas "delaciones del fin del mundo" por su potencial demoledor del mundo político.

"Los documentos llegaron por la mañana, están en una sala-cofre" (de seguridad), dijo a la AFP la asesoría de prensa del Supremo Tribunal Federal (STF).

Las "delaciones premiadas" fueron obtenidas por los fiscales de la Operación Lava Jato (Lavadero de autos) sobre el caso Petrobras, a cambio de reducciones de penas para los implicados.

El juez Teori Zavascki, relator del caso en el STF, deberá ahora homologarlas o invalidarlas. Su decisión se divulgará en febrero, después del receso judicial que empieza el martes.

Pero difícilmente la sala-cofre evitará nuevos goteos de informaciones como las que la semana pasada pusieron en la mira al presidente conservador Michel Temer, a varios de sus ministros y a legisladores de su gobierno, por supuesta aceptación de dinero de Odebrecht para financiación de campañas electorales en 2014.

Temer, que era vicepresidente de la izquierdista Dilma Rousseff (destituida este año por manipulación de las cuentas públicas), asegura que solo recibió donaciones debidamente registradas ante la justicia electoral.

En otra filtración, el diario O Estado de Sao Paulo afirmó ayer que la campaña Rousseff-Temer recibió dinero de "caja 2" (no declarada). El caso debería sumarse al expediente que ya trata la justicia electoral y que podría llevar a la anulación de esos comicios.

Las primeras filtraciones revelaron además que Odebrecht y otras constructoras sobornaban a políticos no solo para ganar licitaciones en la petrolera estatal, sino también para obtener leyes y decretos favorables a sus negocios.

Políticos y juristas indicaron que las filtraciones podrían llevar a invalidar algunas confesiones.


Otra denuncia contra Lula


El caso envuelve a políticos de casi todos los partidos.
En ese marco, el juez Sergio Moro, a cargo de los juicios a personas sin fuero privilegiado, aceptó ayer una nueva inculpación, la quinta, contra el expresidente de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva, bajo los cargos de corrupción pasiva y lavado de dinero.

Según esta última denuncia, Lula participó en una red que desviaba de 2% a 3% de los contratos firmados entre Odebrecht y Petrobras. El monto tot
al de los desvíos superaría los 75 millones de reales (unos US$ 22 millones).

El exsindicalista niega terminantemente cualquier implicación y denuncia un encarnizamiento judicial en su contra, para impedir su eventual candidatura en las presidenciales de 2018.

En la misma causa que Lula fueron involucradas otras ocho personas, entre ellas su abogado Roberto Teixeira, su esposa Marisa Letícia y el expresidente de Odebrecht, Marcelo Odebrecht.
Este último purga desde 2015 una condena de19 años y figura en la lista de los delatores. Sus confesiones podrían acortar considerablemente su castigo.

Un expresidente con cinco causas penales


El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva terminará el año 2016 como reo en cinco causas penales abiertas por presunta corrupción.

La instauración del quinto proceso contra el expresidente, uno de los líderes políticos con mayor popularidad en Brasil, fue anunciada antes de que hoy el Poder Judicial inicie un receso que se prolongará hasta comienzos de febrero, con lo que todos los juicios quedarán pendientes para el año próximo.

Fuente: Agencias

Populares de la sección